X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el nuevo 'corredor' tendrá una longitud total de 5,5 kilómetros

Castelló estrenará la primera fase de su bulevar de la Plana metropolitano antes de terminar el año

Discurrirá por la antigua N-340 y Salvador espera que Fomento dé su visto bueno a actuar en el tramo que conecta con Vila-real

24/07/2018 - 

CASTELLÓ. Las obras de la primera fase de lo que será el nuevo bulevar de la Plana, que pretende reconvertir la antigua N-340 a su paso por Castelló en una vía estratégica en la que se conjuguen el tráfico rodado y un espacio ciclopeatonal, y todo dentro de un entorno de movilidad sostenible, comenzarán a ejecutarse en septiembre con el propósito de que en diciembre puedan estar concluidas.

Estas actuaciones suponen la avanzadilla de un proyecto que estará dividido en tres fases y que, en un primer momento, llegará hasta el término municipal de Almassora aunque con posterioridad se prevé completar la conexión con la vecina ciudad de Vila-real y cubrir una extensión del bulevar de unos 5,5 kilómetros.

Con el propósito de presentar este arranque del proyecto, la consellera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, María José Salvador, detalló que esta primera actuación, con un plazo de ejecución de tres meses, supondrá un coste para las arcas de la Generalitat de unos 330.000 euros, del millón que se prevé destinar para los tres tramos previstos. Durante el acto de presentación de los nuevos planes, la consellera ha estado acompañada por la alcaldesa de Castelló, Amparo Marco; Carlos Domingo, director general de Obras Públicas, Transporte y Movilidad del gobierno valenciano, y Rafa Simó, concejal de Urbanismo castellonense.

Marco, que aprovechó para destacar que las obras se adecúan a los estándares europeos de movilidad sostenible, agradeció el apoyo de la consellera "a un proyecto que para Castellón es una necesidad y que viene a ordenar una parte muy importante para la ciudad".

La primera fase de las obras, según detalló Domingo, contempla la creación de una vía ciclopeatonal y la construcción de una rotonda, que vendrá delimitada en la bifurcación entre las avenidas Enrique Gimeno y Ribesalbes. Además, se colocará un separador en la mitad de la calzada para impedir los giros de los vehículos, con lo que se ganará en seguridad. Además, se actuará en la conocida como la rotonda de Salera, para reordenar el tráfico, ampliar los accesos, pero también se procederá al cierre de una de las entradas al centro comercial desde la misma glorieta, con el fin de evitar las aglomeraciones y reducir las situaciones de riesgo tanto para los automovilistas como para los viandantes.

En cuanto a la segunda fase, se extenderá este bulevar a través de la antigua N-340 hasta la rotonda de la autovía de acceso al puerto, pasando por la nueva conexión al centro comecial Estepark y el tercer tramo de este proyecto unirá este último enclave hasta los límites con el término municipal de Almassora, según explicó el director general de Obras Públicas.

Estas tres fases, que se llevarán a cabo a lo largo de 2,3 kilómetros íntegramente en el término de Castelló, forma parte de los planes de Conselleria para unir los municipios de Almassora y Vila-real a través de la antigua carretera N-340. En este caso, Salvador evitó pronunciarse sobre cuándo se llevarán a cabo los proyectos para enlazar estas obras con las ciudades vecinas, ya que en este caso son tramos que dependen del Ministerio de Fomento, aunque sí dijo que percibe sensibilidad en el departamento que dirige el ministro José Luis Ábalos para sacar adelante estos proyectos.


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email