GRUPO PLAZA

hasta el 13 de junio

Cerámica y joyería se dan la mano en el González Martí

La muestra 'Conexiones entre joyería y cerámica. Del diseño al objeto y puesta en escena' incluye quince piezas confeccionadas por los alumnos de las Escuelas de Arte y Superior de Diseño de València y Castelló

14/05/2021 - 

VALÈNCIA. Cerámica y joyería. Dos disciplinas muy diferentes, pero que unidas pueden dar lugar a muchos tipos de innovación. Por ejemplo, sustituir el metal del interior de las joyas por cerámica otorga al objeto final mucha más ligereza. O la ornamentación, que puede resultar muy original. Aunar estos dos artes es una tarea complicada, pero da sus frutos.

El Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias “González Martí” presenta la exposición Conexiones entre joyería y cerámica. Del diseño al objeto y puesta en escena. No es una muestra al uso, pues surge de un proyecto estudiantil impulsado entre las Escuelas de Arte y Superior de Diseño de València y Castelló. Las quince piezas de joyería que incluye la exposición han sido diseñadas y confeccionadas por alumnos, así como el catálogo y el montaje de la muestra, que además incluye fotografías de todas las piezas. Se podrá ver hasta el 13 de junio.

A la presentación han acudido los docentes de las escuelas de València y Castelló Carlos Pastor y Ana Llorenç, la comisaria de la muestra Heidi Schechinger y la directora del Instituto Superior de Enseñanzas Artísticas Inmaculada Sánchez.

'Conexiones entre joyería y cerámica. Del diseño al objeto y puesta en escena'

Innovar desde la unión

Conexiones entre joyería y cerámica no fue un proyecto expositivo en un principio. Surgió como un trabajo que los profesores de la Escuela de Arte y Diseño programaron para sus alumnos. Les hicieron juntarse en parejas y comenzaron a confeccionar bocetos y diseños. Posteriormente, comenzaron las sinergias entre las escuelas de València y Castelló. Las parejas eran mixtas: un alumno de joyería y otro de cerámica. Así, poco a poco, el proyecto fue cogiendo forma.

La idea era clara: tenían total libertad para crear piezas de joyería con base de cerámica. Los profesores, además de guiar a los alumnos en todo el proceso, les dieron un tema. “Viene de una cita del diseñador Enzo Manzini: «Grande, resistente y ligero». Grande porque, aunque las piezas confeccionadas sean pequeñas, el proyecto ha sido de grandes magnitudes. Ligereza porque la cerámica es mucho más ligera que el metal. Resistente por los metales utilizados por la escuela de joyería”, explica Carlos Pastor.

'Conexiones entre joyería y cerámica. Del diseño al objeto y puesta en escena'
De esta manera, algo tan pequeño como un trabajo entre alumnos, pasó a tener mucha más amplitud. La muestra debería haberse presentado el año pasado, pero la pandemia impidió que así fuera. Y uno de los objetivos de todo el proceso ha sido, según Ana Llorenç, “dar una visión comercial, social y político de ambas disciplinas, para que los alumnos aprendieran todas las fases de este mundo”. Tanto es así que, conforme se desarrollaba el proyecto, fueron integrando a alumnos de otras escuelas: fotografía, audiovisual, diseño gráfico y, por último, moda. Se trata de una muestra que pone de manifiesto la importancia de explotar las sinergias en los contextos educativos para alcanzar resultados de experimentación artística.

Las piezas

Tradicionalmente, la cerámica no ha sido un material muy utilizado en joyería, puesto que siempre se ha considerado que esta última debía estar compuesta por materiales nobles, no de barro. Sin embargo, hay referencias históricas que demuestran que esta tendencia ya se ha roto alguna que otra vez en el pasado. En el Antiguo Egipto, en la Grecia Antigua, durante la época del Neoclasicismo en Europa…

'Joya Viva'

Ahora, los alumnos de las Escuelas de Arte y Diseño de València y Castelló traen una selección de quince piezas. Y cada una de ellas esconde un mensaje concreto, expresado con libertad por los alumnos en cuestión. La pieza Joya Viva, de Sofía Pérez y Miguel Ángel Boto, por ejemplo, es un anillo de porcelana esmaltada y latón de cuyo interior crecen los brotes de una planta. “Realizamos esta joya con el fin de desarrollar una pieza capaz de albergar la vida de una planta. Esta comunicación entre pieza y planta creará un ambiente experimental donde el tiempo decidirá cuándo la planta deja de formar parte de la joya”, explican los alumnos sobre su pieza.

Por su parte, Perspectiva celular son dos anillos de porcelana blanca torneada y perforada, y latón chapado en oro y plata. Sus creadores fueron Noelia Boccasini y Adriana Fayos. Describen su pieza: “Al igual que todas las células derivan de células precedentes y necesitan de la interacción con otras, esta conexión entre dos disciplinas vive y crece de un trabajo a la par, que al igual que nuestra propia naturaleza tiene su belleza en lo imperfecto, en la variabilidad de las formas y en la perspectiva del cambio continuo”.

En Modulus, por otro lado, los alumnos Pepe Azpitarte y Sunsi Martínez confeccionaron un collar de porcelana esmaltada, plata, latón, baño de oro y neopreno. Expresan que se trata de “una obra inspirada en la arquitectura, que juega con la repetición y la modularidad. Un juego de sombras, huecos, espacios interiores y exteriores, que crean una repetición imposible porque, como en la vida, no existen dos piezas iguales”.

Al final de la presentación, la directora del ISEAC Inmaculada Sánchez ha destacado la importancia de proyectos como este: “Los jóvenes quieren vivir de esto, y son sectores que deben ir evolucionando, puesto que ya no vivimos hace cien años. Un proyecto así adapta las disciplinas de la cerámica y la joyería a la realidad actual. Es muy interdisciplinario”.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email