GRUPO PLAZA

sueños tras la rehabilitación

Cinco propuestas para el futuro de La Ceramo

14/01/2022 - 

VALÈNCIA. La València cultural mira de unos años para acá a sus espacios abandonados, una revisión de los lugares existentes que está transformando poco a poco la ciudad. En este proceso encontramos casos de recuperación patrimonial como el museo Bombas Gens, ubicado en una antigua fábrica; el futuro Centro de Arte Hortensia Hererro, en el Palau dels Valeriola, o la nueva sede del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM), que ocupará una de las naves de Ribes. También hay ejemplos de recuperación de espacios mucho más recientes, como la de un Ágora sin uso firmada por Santiago Calatrava, que a partir de verano ocupará el nuevo Caixafòrum. Por recuperar, también València se ha propuesto dar una nueva vida a la rotonda donde se ubica la Torre Miramar, un mirador cuya millonaria inversión no evitó su prematuro cierre al público. Ahora será un nuevo "espacio de cultura urbana", tal y como lo definen desde el Ayuntamiento de València, donde se podrán dar cita los amantes de disciplinas como el parkour, el patinaje, la danza urbana o la skate.

Todos estos proyectos hablan de una nueva forma de habitar la ciudad, una mirada que ha encontrado en los proyectos culturales su gran aliado. Y es que pocos ejemplos de nuevos centros culturales apuestan ahora por la nueva construcción, con casos muy puntuales como el de la nueva sede del Teatre Escalante, creando un nuevo (y, a la vez, viejo) mapa de la ciudad que tiene todavía una gran cuenta pendiente con su patrimonio industrial: La Ceramo. La antigua fábrica de cerámica inició su actividad en 1885, unos hornos desde los que salieron piezas que hoy forman parte de edificaciones clave de la ciudad como la estación del Norte, el Mercado Central o el propio Ayuntamiento de Valencia. La propia fábrica, que se caracterizó por la recuperación de le técnica de reflejo metálico de origen árabe, cuenta con una característica portada que, sin embargo, desde hace más de un cuarto de siglo está cerrada.

Su abandono ha sido uno de los caballos de batalla de numerosos especialistas del patrimonio y el arte, una dolorosa cuenta pendiente a la que, tras muchos años de espera, le llega su turno. La Concejalía de Desarrollo y Renovación Urbana ha adjudicado la redacción del proyecto de recuperación del inmueble, que estará listo en marzo, tal y como anunció el consistorio hace apenas unos días. Este avance tan esperado abre, por otra parte, un nuevo –e importante- melón: una vez recuperado el espacio, ¿qué hacemos con él? Aunque parece que su futuro irá vinculado a la Universitat Politècnica de València (UPV), lo cierto es que su uso definitivo es todavía una incógnita por resolver. Es el momento, pues, de iniciar una conversación para la que Culturplaza ha invitado a distintas voces del sector cultural. La pregunta: ¿qué uso le darías a La Ceramo una vez rehabilitado?

Foto: EVA MÁÑEZ.

Javier Colomer 

Director de la EA+SC de Manises

"La antigua fábrica de cerámica mayólica La Ceramo podría albergar El Museo Valenciano de la Cerámica Contemporánea (MVCC). Un espacio con una colección permanente de obras de diseño, artesanía y arte cerámico contemporáneo, de artistas/ceramistas nacionales e internacionales. También se podrían dar una serie de exposiciones itinerantes que exhibirían las obras de los valores emergentes en el campo del arte, la artesanía y el diseño cerámico. Además podría funcionar como un contenedor de conocimiento y como recurso didáctico que promocione y comunique las posibilidades expresivas y de sostenibilidad del material cerámico. Podría funcionar como un satélite del Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí"

Vicent Martínez

Presidente de la Fundació del Disseny

"Podría ser un Centro Cultural con muchos reflejos. Un reflejo podría ser el espacio donde contar la memoria y la historia de la cerámica con reflejos metálicos. Otro reflejo emanaría al mismo tiempo de ser un Centro Cultural y tener una gran biblioteca. Zonas de lectura, descanso y meditación. Un ágora para debates, conferencias y exposiciones. Talleres/ espacios equipados con máquinas de coser y cortar textiles, ordenadores e impresoras 3D, cabinas de radio para grabar, para fotografiar o filmar, todo para acceso de la ciudadanía. 

Podría ser reflejo de lo abierto y contemporáneo que puede ser Benicalap…. ser algo normal, como el Centro Oodi de Helsinki…. Donde vi lo que cuento y ahora lo sueño"

Foto: EVA MÁÑEZ.

Ana Illueca

Ceramista e impulsora del proyecto ADN Cerámico 

"Es un espacio que debería implicar al barrio y a la ciudadanía. Un espacio donde poder hacer tangible el legado, el conocimiento, el diseño y la creatividad cerámica y que ayudaría a construir nuestra identidad con valores muy positivos. Demostrando con una mirada al pasado, pero innovando con una mirada al futuro.

Me parece importante que potencie entre los ceramistas la profesionalización, para ayudar a construir un tejido económico real y diferenciador de la ciudad.

Un espacio con un foco claro en la participación, experimentación y profesionalización de la cerámica"

Tono Vizcaíno

Arqueólogo y gestor de patrimonio

"En la meua opinió, un edifici tan emblemàtic com La Ceramo hauria de ser necessàriament un espai públic i obert a la ciutadania. Me l’imagine, a més a més, com un lloc de trobada amb una activitat compromesa amb la seua pròpia història. Per això plantejaria un projecte híbrid, que disposara, d’una banda, d’un centre de documentació col·lectiva que permetera recollir i conservar objectes, documents, sabers i memòries associades a aquest espai; i, d’altra banda, un espai d’aprenentatge, creació i experimentació al voltant de la ceràmica. També pensaria en com la vocació que va tindre La Ceramo de recuperar la tradició ceràmica hispano-àrab de València podria connectar, conceptualment, amb una activitat que fomente el diàleg intercultural en el present"

Miguel Maestro

Diseñador e impulsor del proyecto ‘TiposQueImportan’

"Sería maravilloso  que la antigua fábrica de cerámica de València se reconvirtiera en un espacio creativo en torno a su uso, la cerámica. Salas de exposiciones, talleres y workshops con precios populares para los valencianos. Con una gran sala/museo entorno a la rotulación comercial llena de rótulos de Manises, grandes letras de cerámica y azulejos publicitarios de porcelana. Muestra de toda esa herencia en la que se encuentran fabricas como la Ceramo, la Valencia Industrial de los Hermanos Bayarri o los trabajos de Francisco Lahuerta, Manises.

Siempre habrá tiempo de que se convierta una tienda de bicis de alquiler"

Foto: EVA MÁÑEZ.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email