GRUPO PLAZA

la compañía arritmados estrena 'pa i circ' en espacio inestable

Circo político para profundizar en la explotación de nuestros días

15/09/2022 - 

VALÈNCIA. En 1892, Piotr Kropotkin publica La conquista del pan, uno de los libres más célebres del anarcocomunismo. En él, aboga por renunciar a las tibiezas de las fórmulas medias: ni derecho al trabajo, ni a cada uno el producto íntegro de su trabajo. “Todo es de todos”, afirma. Si bien se cumplen 130 años de esta afirmación, el mundo laboral y las desigualdades económicas que vive la sociedad sigue validando esta aspiración. El mundo, si ha cambiado, no ha sido hacia una mayor igualdad en el uso y disfrute de los recursos.

La compañía alicantina Arritmados, decidió, en el marco de Graners de Creació, hacer “una adaptación libre” del libro de Kropotkin a escena a través de un espectáculo de circo. La premisa era sencilla: “En el contexto político y social de la Europa contemporánea ¿en que se ha convertido “el pan” del que hablaba Kropotkin?”. Y a partir de entonces, manos a la obra.

Hoy, y hasta el domingo, Espai Inestable acoge Pan y Circo, un espectáculo en el que, a través del cuerpo, Julia Martínez, Luis Reche y Hèctor Rodríguez representan algunas de las escenas más reconocibles de la nueva explotación y autoexplotación laboral. La contemporánea, la que no depende de ir a una fábrica. “Como entendemos que lo personal es político, hemos analizado nuestro propio trabajo como artistas asalariadas, autónomas o como compañía. Nosotras mismo somos una compañía. Queremos mirar cómo somos como clase obrera, incluso con nuestras contradicciones, ya que somos artistas que hemos podido trabajar de lo nuestro”.

La historia empieza con una escena cotidiana en el Imperio Romano y termina en nuestros días. La misma violencia y explotación hacia las personas débiles, pero con diferente máscara. Hoy en día, con dos pilares: el de la uberización y la desalarización, y por otra parte, el de la autoexplotación, que tan bien desarrolló Remedios Zafra en El entusiasmo. Así, en la obra estará un empleado de una empresa de riders, el jefe de una star-up, unas limpiadoras… La dramaturgia es un colllage, unos esbozos, una radiografía a vuelapluma que buscar una dirección completa: “que la masa se rebele”.

Foto: ARRITMADOS

Kropotkin se hace cuerpo a través de los tres artistas. ¿Cómo adaptar un ensayo político en una obra de circo? Se puede. “Por ejemplo, hay un momento en el que un obrero de la fábrica, haciendo malabares, representa claramente una especie de cadena de montaje que la gente puede identificar. O una pequeña pieza entre un jefe y un obrero en el que el jefe está siempre por encima, espacialmente hablando. Todo esto es muy fácil de entender y ser definido por el público”, explica Julia Martínez, que forma parte de la compañía.

Circo político: un camino por hacer

Arritmados empezó en la calle en 2010, haciendo un tipo de circo que poco tiene que ver con lo que proponen ahora en Pan y Circo. Fue una lesión la que provocó el giro en la compañía hacia el circo político, una propuesta para destacar el contenido ideológico de la obra por encima de la espectacularidad de las acrobacias.

Pan y circo es su quinto montaje (el primero dirigido por Hèctor Rodríguez en vez de por Julia Martínez). “Los dos venimos de familias de izquierdas, rojas, y por tanto, es fácil que un ensayo de estas características enciendan nuestras convicciones. Ha sido un trabajo de cerca de dos años saber hacer la adaptación”, relata Martínez.

Según desarrolla, el circo político, este camino que han tomado, tiene todo un camino por hacer. Se han hermanado con Atirohecho, con quiénes comparten “espacio, material y vidas”. La participación de Martínez en Les Solidàries encendió la mecha de lo que son ahora como compañía: “en vez de buscar solo el entretenimiento, nuestra prioridad es contribuir a un discurso político”. 

El público a veces se cuestiona cuánto de circo es eso, pero Martínez recuerda que “todo pasa por el cuerpo”. “Desde que estrenamos el primer espectáculo en sala, nuestro público ha cambiado. Pero nos gusta pensar que sí hemos ido generando un público nuevo sin haber abandonado lo que éramos cuando hacíamos propuestas más cómicas y cercanas al entretenimiento”.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme