X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

NOSTÀLGIA DE FUTUR / OPINIÓN

Ciudad e ideología

Foto: EVA MÁÑEZ.
23/03/2017 - 

Las ideologías son conjuntos de ideas, principios, doctrinas, mitos y símbolos de los movimientos sociales, instituciones, clases o grupos. Las ideologías explican cómo debe funcionar la sociedad y ofrecen un modelo cultural y político para alcanzarlo. Por ello, las ideologías se preocupan de muchos aspectos de la sociedad: la economía, la sanidad, la educación, la justicia, el empleo, el medio ambiente, el bienestar, la inmigración, la seguridad, la cultura o la religión. Las dos dimensiones principales de las ideologías son sus objetivos (qué pretenden conseguir), y sus métodos (de qué manera y con qué políticas llegar a ellos).

Las ideologías políticas se pueden clasificar en distintos segmentos: izquierda-derecha, progresista-conservadora, liberal-intervencionista, libertaria-autoritaria o, el más reciente, nueva-vieja política.

Las políticas públicas: acciones, regulaciones, medidas, leyes y prioridades de gasto dependen obviamente de los objetivos y métodos definidos por la ideología de quien gobierna, definida en programas electorales y refrendada con los votos. De hecho, una crítica común a algunas políticas (cómo la de movilidad, o la de educación) se basa en que son ideológicas. La alternativa, supongo, es que estén basadas en conocimientos técnicos o análisis científicos. Sin embargo, hay una frontera muy permeable entre lo que entendemos por técnico y aquello ideológico. Los análisis científicos y académicos también nutren y dan forma a las ideologías.

Las ideologías tampoco son estáticas: hay principios o ideas de unas ideologías que han sido absorbidos por otras. Por ejemplo, los partidos conservadores europeos han incorporado cierta idea del estado del bienestar mientras que los socialistas han hecho suya, con matices, la doctrina del mercado.

Como las políticas tienen siempre impactos desiguales en las personas (hay ganadores y perdedores), la gestión política trata de gestionar preferencias en desacuerdo llevando al proceso de toma de decisiones las distintas posiciones ideológicas en función de su peso electoral. Cuando asociamos política e ideología es fácil que nos venga a la cabeza la educación (pública o concertada) o la sanidad (universal o privada); pero probablemente no caigamos en el urbanismo de manera inmediata.

Foto: KIKE TABERNER.

El urbanismo, la manera como diseñamos y construimos las ciudades, determina como nos sentimos, como nos movemos, con quien convivimos, cómo y de qué trabajamos y cómo consumimos. Las políticas urbanas generan también ganadores y perdedores y, por tanto, el urbanismo supone responder al conflicto entre expectativas y deseos distintos de personas distintas.

El problema del urbanismo es que algunos lo disfrazaron de disciplina técnica, limpia de ideología, para alegría de algunos: planes y normas, lenguajes complejos y dibujos preciosos en 3D que nos prometían una felicidad que nunca llegaba. El render arquitectónico como metáfora de soluciones totales, con efectos homogéneos definiendo un presunto bien común que no existía, y con parejas jóvenes con carrito paseando por los brillantes diseños de parques, casas, equipamientos y centros comerciales.

En el urbanismo se concretan muchas posiciones ideológicas. Las políticas de movilidad, vivienda, espacio público o turismo tienen impactos distributivos distintos. También es distinto su nivel de intervención, pueden ser más permisivas a las decisiones espontáneas de la sociedad o influir más en ellas.

¿Es la bicicleta de izquierdas o el coche de derechas? ¿Es la vivienda en alquiler nueva política y la propiedad vieja política? ¿Es la regulación de los horarios comerciales conservadora o progresista? ¿Tiene Benidorm un modelo de desarrollo socialdemócrata y Oropesa uno neoliberal?

Partiendo de la imposibilidad de clasificar las políticas urbanas en categorías ideológicas puras y con el ánimo de romper algunos mitos, o heurísticos ideológicos, el jueves 30 de marzo a las 20:00 charlaremos sobre la relación entre ciudad e ideología en el Beers and Politics que tendrá lugar entre cervezas en Olhops.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email