GRUPO PLAZA

la CEV avisa que está cobrando fuerza un escenario de estanflación

Climent anuncia un decreto a finales de marzo para agilizar la autorización administrativa de renovables

11/03/2022 - 

VALÈNCIA. (EP) El conseller de Ecnomía Sostenible, Rafa Climent, ha anunciado este viernes que están planteando un decreto ley, que probablemente se apruebe el 25 de marzo, para agilizar la autorización administrativa de renovables y ha anunciado que trasladarán a los Ministerios de Transición Ecológica, Trabajo e Industria las peticiones que le han hecho llegar en el Observatorio de Industria las empresas valencianas en el contexto de la crisis generada por la invasión rusa de Ucrania.

En el Observatorio, convocado de forma extraordinaria, se ha hecho una "radiografía de la situación económica" generada a raíz de la invasión, de los costes energéticos, la falta de materias primas, problemas con las exportaciones e importaciones o la posible especulación con los productos, la logística y que trabajadores en ERTE puedan tener que acabar pasando a ERE.

Las empresas han propuesto a la Generalitat qué incentivos pueden tener para ayudar ante los costes energéticos. "Vamos a estudiar el tema de una manera directa", ha confirmado Climent, que ha anunciado que tienen planteado un decreto ley, que probablemente se apruebe el 25 de marzo, "donde intentaremos agilizar el tema de renovables administrativamente hablando y también vamos a ver las posibilidades de introducir en este decreto la posibilidad de tener materias primas para el sector del azulejo". Entre ellas, estudiar si algunas minas en desuso aún se pueden utilizar.

Asimismo, se ha comprometido a hablar con el Gobierno central porque casi todas las propuestas planteadas en la reunión son de su competencia, como alargar los ERTE, impuestos o créditos ICO, y otras las tendrán que trasladar a Europa, como la regulación del precio de la luz. De igual modo, los empresarios han solicitado la creación de una comisión de seguimiento, a partir del Observatorio de la Industria, para ver el desarrollo de la guerra y la evolución de la crisis sanitaria por la covid.

En cuanto al sector del transporte, que está sufriendo también en especial con la situación y la posibilidad de recibir ayudas directas, Climent ha dicho que se trata de una competencia de Política Territorial, aunque se ha mostrado seguro de que se estudiarán posibles ayudas a todos los sectores, también en logística.

En el caso concreto del azulejo, ha subrayado que entienden especialmente su problemática por los costes energéticos y porque el 73% de la arcilla que utilizan proviene de Ucrania y porque, debido a sus características, no pueden fabricar baldosas grandes puesto que el material importado de Rumanía o Turquía no se acopla a sus máquinas.

El presidente de la Comisión de Industria de la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV), Vicente Lafuente, ha sido quien ha trasladado al Observatorio las problemáticas de los sectores industriales con más peso en la Comunitat Valenciana derivadas de la invasión de Ucrania.

Desde la CEV se advierte de que el encarecimiento del gas y del petróleo, así como de las materias primas, está haciendo que cobre fuerza "un escenario de estanflación", que ya está afectando de forma directa a las industrias más intensivas en energía y a las más dependientes de materias primas y derivados y, de forma indirecta, a todas las actividades vía el aumento de costes y la ralentización de la recuperación, según ha puesto de manifiesto Lafuente en la reunión.

Ruptura de contratos

Según la CEV, sectores como el calzado o la alimentación han informado de la ruptura de contratos de precios fijos por parte de algunas compañías eléctricas, con aumentos del 100% e incluso del 400%, y de la incertidumbre imperante ante el vencimiento de contratos.

Desde el sector del mármol señalan que los costes de producción son "inasumibles" debido al aumento de los costes energéticos y advierten que algunas empresas están valorando realizar "de forma inminente una parada total o parcial" hasta que los precios de energía eléctrica, gas y trabajos subcontratados "permitan volver a hacer viables las actividades que desarrollan". De hecho, aseguran, "ya hay empresas que han paralizado su actividad por ser irrentables con los costes actuales" y, de no ajustarse, podrían llegar al cierre total.

Por su parte, el sector de la alimentación confirma la falta de abastecimiento actual de aceite de girasol y otros aceites sustitutivos; así como de la falta de garantías de provisión de materias primas producidas en las zonas de conflicto tipo cacahuete, pipa, maíz, trigo, semillas varias o harinas.

Unas carencias que también afectan al sector de la madera, tras el corte de toda la cadena de suministro de madera procedente de Ucrania, o a la construcción, que alerta de la paralización de obras, la declaración de licitaciones desiertas "por no tener revisiones de precios" y de la posibilidad de que el cierre de empresas por este aumento de costes pueda paralizar el sector.

Los sectores del metal y la automoción comparten la preocupación por la provisión de algunas materias primas como el aluminio, el paladio o el níquel -empleado en la fabricación de microchips-, en cuya provisión resultan fundamentales Rusia y Ucrania, así como la subida de precios. En el caso de la automoción, además, se prevén problemas de suministros de gases que afectarían a la producción de semiconductores, el gran cuello de botella actual en la fabricación de vehículos.

Paralización de exportaciones

La paralización de las exportaciones hacia Rusia y Ucrania es otra de las repercusiones que se han expuesto durante la reunión. Así, para el caso de las empresas que exportan piedra natural se ha paralizado toda la actividad y también se han paralizado contenedores, sin posibilidad de volver a poner el material en venta. De hecho, desde el sector apuntan a la "complicada" continuidad de empresas que trabajan íntegramente con ambos países.

También se han quedado totalmente paralizados pedidos de nuevas colecciones de calzado, mientras que otros han sido cancelados ante el riesgo de impagos. La preocupación del sector se extiende a los países cercanos a la zona de invasión.

Por su parte, desde la automoción también muestran su preocupación por la seguridad para hacer cobros y pagos con Rusia y del debilitamiento de la demanda interna de vehículos, así como un encarecimiento de los mismos y sus componentes, ante la devaluación del rublo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme