GRUPO PLAZA

CRÍTICA DE CONCIERTO

Coelho, Menezes y la OV ponen muy alto el listón en la inauguración del primer Festival de Llíria

23/07/2022 - 

VALÈNCIA. No siempre se escribe la crítica del primer concierto de la primera edición de un festival musical que aspira a cumplir el mayor número de ediciones posibles. Así que tras este breve apunte anecdótico no me cabe otra cosa que felicitar al Ayuntamiento de Llíria y a su director mi querido compañero y, sin embargo, amigo, Justo Romero, director y factotum del certamen y a la localidad de la comarca del Camp de Turia, porque pienso que un festival musical, y más, en una localidad tan musical es para congratularse. De hecho, en casos como esto es algo que es de lo más natural hace a Llíria un lugar mejor. Pues dicho y hecho: ya tenemos aquí la primera edición del Festival de Llíria. Musicalmente hablando, además de sus excelentes programas a lo largo de cuatro días, salta a la vista algo sin precedente: en cuatro días vamos a tener la ocasión de escuchar las cuatro grandes orquestas de la Comunidad Valenciana. Un hecho creo yo que sucede por primera vez.

En este concierto inaugural, además de un nutrido público local, más los que nos desplazamos de fuera de la localidad se pudo ver entre el respetable a representantes de las autoridades locales y a directores de orquesta como el valenciano Enrique García Asensio, al edetano Manuel Galduf, el actual director musical de la Orquesta de Valencia Alexander Liebreich, el director de Alcásser Cristobal Soler o a la concejala de cultura del ayuntamiento de Valencia, Gloria Tello.

Una gran idea de programación fue que la primera nota que se tocara en este festival recién nacido fuera de un valenciano: Francisco Coll. Sin duda nuestro compositor vivo más internacional. No sólo se interpretó su obra, sino que el mismo Coll hizo acto de presencia en el teatro para recibir los honores del público. Su Aqua cinérea (que se encuentra grabada con la Filarmónica de Luxemburgo y Gustavo Gimeno), es una pieza  de excelente escritura orquestal, que en apenas diez misteriosos logra dejarnos sin aliento a través del despliegue de una enorme carga emocional. Una música también dotada de un componente visual y cromático indudable, pues Coll desarrolla también su parte creativa como pintor, una circunstancia que, sin duda, le influye a la hora de componer.

Volvíamos a deleitarnos con esa excelente pianista que es Marta Menezes y, de nuevo, también con la obra que interpretara hace unos meses en el auditorio del Palau de Les Arts en aquel caso con el director norteamericano Karel Mark Chichon a la batuta: la Rapsodia portuguesa de Ernesto Halfter, una evocadora partitura que debería, por derecho propio, figurar en más ocasiones en los programas de mano de los teatros no sólo españoles si no europeos. Si en aquella ocasión ya nos gustó Menezes, en esta todavía lo ha hecho más si cabe, además con una acústica más calidad que el auditorio de Palau de les Arts y que, por tanto, en esta ocasión fue una aliada de pianista y formación orquestal. 

Se vio disfrutar a Menezes de la partitura demostrando que no es sólo una excelente pianista sino que además es poseedora de una gran musicalidad y clase para abordar esta clase de obras de alto componente lírico y poético. Destacar su pulsación segura, su transparencia y su elegancia expositiva. Portuguesa y portugués, al piano y en el podio, nos condujeron, junto a la orquesta de Valencia por los aromas que destila esta partitura de Halfter que nos acerca musicalmente a nuestro país hermano, sin renunciar a las influencias de la mejor música francesa. Menezes fue excelentemente dirigida por Nuno Coelho y por una orquesta, transformada tras la obra de Coll, que desplegó todos los colores de esta partitura magistralmente escrita. A destacar la aportación solista del flauta Salvador Martínez.

El caluroso aplauso de los allí congregados “obligó” a Menezes a una propina que se encargó ella misma de presentar: “Una noche en Lisboa” del francés Camille Saint Saens, interpretada con la Saudade que la pieza demanda, por muy francés que fuera su compositor.

La segunda parte estuvo ocupada por la magistral segunda sinfonía de Sibelius y tal como demostró el director portugués con la misma formación hace algo más de un mes, Coelho logra una intensa y telúrica lectura, y permítanme la apreciación, quizás un tanto aberrante, una lectura más latina que nórdica. En esta ocasión sí encontró una acústica más adecuada a esta sinfonía para que apreciáramos el sonido global con algo más de reverberación lo que le viene perfecta a esta música. Como ya lo demostrara en su concierto en el Teatro Principal, Coelho lleva a cabo una lectura vibrante, sanguínea y no tanto atmosférica. Se sirve para ello de una gestualidad vehemente marcando con precisión las entradas, notándose una asimilación de todos los recovecos de esta partitura, que no son pocos. 

En el sonido conseguido y la lectura global, quizás fue esta una versión más redonda que su predecesora, sin embargo, se escucharon algunos desajustes en la orquesta que no se apreciaron en la lectura de hace aproximadamente un mes. De nuevo magnífico Salvador Martínez a la flauta, José Teruel en el oboe en su intervención en el primer movimiento, o el fagot de Elena Pechuán y excelente toda la cuerda grave, de nuevo. Sensacional como siempre Javier Eguillor a los timbales con toda esa amplia gama dinámica que exige la interpretación de esta sinfonía. Bien los metales, aunque eché en falta algo más de claridad y equilibrio en los corales. Majestuosa y perfectamente planificada la coda en la que Coelho opta por una lectura viva en lugar de otras interpretaciones más tendentes a retener el tiempo. Los continuos aplausos e incluso bravos dieron lugar a una propina infalible como es el Intermedio de La boda de Luís Alonso que elevó la temperatura de la sala todavía unos grados más. ¡Que siga el festival!

Ficha técnica: 

Jueves 21 de julio de 2022

Festival de Llíria, primera edición

Teatro de la Unión Musical de Llíria

Obras de Francisco Coll,  Ernesto Halfter y Jan Sibelius

Marta Menezes, piano

Nuno Coelho, director musical

Orquesta de Valencia

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme