GRUPO PLAZA

crónica por los otros / OPINIÓN

Comercio justo, consumo responsable y... confinado

Las calles de las principales ciudades y pueblos de la Comunitat Valenciana no se llenarán hoy sábado, como es tradicional, de actividades infantiles, música, artesanía y degustaciones de chocolates y cafés… con motivo del Día Mundial de Comercio Justo pero en época de crisis debemos ser más responsables que nunca con nuestro consumo

9/05/2020 - 

La crisis del coronavirus ha obligado a las ONGD valencianas a cancelar todos los actos programados para celebrar el Día Mundial del Comercio Justo, pero  dada la situación que estamos viviendo y el impacto económico que está teniendo y que afectará todavía más , especialmente a los países más vulnerables, la CVONGD lanza un mensaje de concienciación y sensibilización  a toda la ciudadanía y piden que, en la estrategia de salida de esta crisis global, se prioricen los derechos de todas las personas, el consumo responsable y la defensa del medio ambiente. Y es que es ahora cuando más se debe velar por los derechos laborales dignos, los derechos humanos y un comercio justo para todas y todos.

Hoy especialmente tenemos que ser más conscientes que nunca en no caer en abusos de ningún tipo con personas y países más vulnerables, como solución para que los más fuertes salgan antes de la crisis que nos afecta a todos.

Cualquier crisis, y ésta también, pone de manifiesto la vulnerabilidad y las diferencias sociales y económicas que existen,  además de los mecanismos y herramientas que existen para salir de ella. En ocasiones e históricamente los más fuertes han salido más fortalecidos a costa de los más vulnerables, que han quedado más dañados. Y la salida económica a la que nos enfrentamos ahora que comienza el desconfinamiento, tendrá mucho que ver con el consumo que hagamos cada una de las personas. Por ello , en este día del Comercio Justo , se sigue llamando la atención sobre este aspecto con el que convivimos cada día, ya que el consumo es diario y una constante en nuestras vidas.

Se puede consumir de manera responsable en cada una de nuestras acciones diarias desde la compra de alimentos, ropa o servicios… todo consumo puede tener una vertiente y una mirada responsable.

“La crisis sanitaria ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad de nuestro sistema económico, que deja a demasiadas personas atrás, en condiciones indignas, sin sus necesidades básicas cubiertas. Ante esta situación es más necesario que nunca el comercio justo, que sigue garantizando precios y salarios dignos a las personas que producen lo que consumimos, y respeto a sus derechos humanos y laborales, vivan donde vivan”, ha explicado Carles Xavier López, portavoz del Grupo de Trabajo de Comercio Justo de la Coordinadora Valenciana de ONGD.

Recordamos que el movimiento del comercio justo agrupa a empresas y ONGD de todo el mundo que trabajan  más de un millón de entidades productoras de 75 países desde hace más de 60 años con un modelo económico alternativo, que además del pago de un precio justo por las materias primas y los productos elaborados que comercializa, garantiza la igualdad entre hombres y mujeres, la protección del medio ambiente, garantiza que no existe trabajo infantil o trabajo esclavo o el pago de una prima a las comunidades productoras que se reinvierte en servicios esenciales para la comunidad, como la sanidad y la educación cuya accesibilidad para todas las personas por igual y su mantenimiento  es tan importante, tal y como se ha evidenciado con una crisis sanitaria como la que estamos viviendo.

Comercio Justo Online

La actividad de las ONGD y empresas de comercio justo se ha visto afectada en gran medida por el coronavirus pero, como otros muchos sectores, siguen trabajando para adaptarse a esta situación. Las tiendas físicas que hay en la Comunitat Valenciana -en ciudades como València, Alicante, Algemesí, Port de Sagunt y Oriola- permanecen cerradas aunque ya trabajan para abrir en cuanto esté garantizada la seguridad para  y voluntariado.

La venta de productos de comercio justo continúa, en todo caso, en las tiendas online de las ONGD, en grandes superficies, supermercados, herbolarios y tiendas de productos ecológicos.

El impacto es más desigual entre las empresas y las comunidades productoras en los países empobrecidos de los que provienen los productos como el café, el cacao, el azúcar, los tés, las prendas de vestir, artesanías y artículos de decoración que se fabrican y distribuyen bajo los sellos de comercio justo.

Las actividades agrícolas se mantienen, aunque con algunas dificultades logísticas en la distribución de productos por las restricciones a la movilidad y el cierre de fronteras internacionales. En cuanto a la producción de artesanía, está mucho más afectada por el parón en la demanda y por el riesgo sanitario que supone para las comunidades productoras mantener la actividad.

En la Comunidad Valenciana, impulsan el comercio justo y el consumo responsable ONGD como ACOEC, Cáritas Diocesana de València, CERAI, Ecosol, la Tenda de Tot el Món, Fundació Novessendes, Oxfam Intermón, Petjades y Solidaridad Internacional-PV. Estas entidades quieren hacer hoy un llamamiento a la población para que haga un consumo más responsable.

Y es que tal y como nos recuerda , Carles Xavier, los altos niveles de consumo actual, no solo provocan un peligroso deterioro medioambiental, sino que además alientan fenómenos como la deslocalización de empresas para producir en países con menor renta donde hay menos regulaciones y en los que los sindicatos o están prohibidos o su acción no es completamente libre. Esto, provoca pobreza para quienes están en los últimos eslabones de la cadena, pero también en nuestro país. Ante esta situación, todas y todos tenemos la responsabilidad y el poder de consumir de otra manera, porque respetando los derechos de todas las personas, vivan donde vivan, también protegemos nuestros derechos.

La semana que viene… más!

Noticias relacionadas

XEITO I ESPENTA 

Nos infantilizan

Los cambios de criterio de las autoridades sanitarias y las políticas de nuevo nos provocan inquietud. La comunidad científica ha hecho un gran esfuerzo. En apenas un año tenemos vacunas contra la covid-19 aunque los intereses económicos y la gestión errática de algunos nos provocan confusión

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email