GRUPO PLAZA

exposición permanente

Cómo hemos cambiado: el Museu de Prehistòria renueva su mirada a los cazadores y recolectores

Presenta la nueva exposición que recorre el Paleolítico desde la narración y la interacción con el público

17/12/2020 - 

VALÈNCIA. El Museu de Prehistòria de València termina la remodelación de su sala permanente. Después de cinco años desde que empezaran los planes de reforma, la sala abre con un hilo conductor renovado, poniendo el foco en la narración. El objetivo es llegar a todos los públicos a través de un relato de la evolución de las sociedades cazadoras-recolectoras. La museografía se reinventa de manera mucho más comunicativa, invitando a la reflexión del público, huyendo de explicaciones complejas e incluyendo los hallazgos arqueológicos descubiertos con nuevas técnicas de investigación. 

La sala Les Societats caçadores i recol·lectores ha sido presentada durante la mañana del miércoles, acto al que ha acudido la directora del proyecto museístico, Helena Bonet; el responsable de exposiciones del museo, Santiago Grau; la directora del Museu, María Jesús de Pedro; y el diputado de Cultura, Xavier Rius

Necesidad de renovar el discurso 

La sala hace un recorrido a través los inicios de la arqueología valenciana, que desde el año 1927 ha sido clave a la hora de agrupar los hallazgos encontrados y custodiados ahora por el Museu de Prehistòria. En 1995, el centro abría sus nuevas salas. Tenían nuevas ambientaciones, maquetas, recursos audiovisuales, etcétera, acordes con aquel momento. Sin embargo, en palabras del diputado Xavier Rius, “hacía falta renovar el discurso y el espacio físico para adaptarnos a los tiempos actuales”. Querían una museografía atractiva y no solo dedicada a la contemplación, sino que “contara historias”.

De esta forma, la sala permanente gira en torno a varias ideas además de ese recorrido valenciano por la antigüedad. Una de las partes está dedicada al origen de la humanidad, transportando al espectador al desarrollo del proceso de hominización en África, hace siete millones de años. Helena Bonet ha explicado que esta parte trata “la evolución tecnológica del ser humano en relación con su capacidad cognitiva”.

Presentación de la sala permanente del Museu de Prehistòria

El tercer ámbito, grueso de la exposición, profundiza en el Paleolítico en tierras valencianas. Reúne figuras e información de hace unos 350.000 años, hasta el final del pleistoceno, hace alrededor de doce mil años. Se centra en yacimientos del Paleolítico medio como el de la Cova Negra o Abric de la Quebrada; y del Paleolítico alto como la Cova de les Malladetes de Barx. A través de lo que Bonet define como “un discurso diacrónico y didáctico”, se exponen restos fósiles humanos, además de otros objetos. “Se lanzan reflexiones sobre cómo y por qué desaparecieron los neandertales y en qué medida somos diferentes a ellos”. 

La exposición permanente se extiende a lo largo de una sala dividida en distintos apartados. Al fondo, una estancia redonda pone punto y final. Se trata de la sección dedicada a la creación artística de los cazadores y recolectores. “Esta parte que ultima la sala muestra la magia de la capacidad cognitiva que tenían”. En el interior de una vitrina circular se expone una selección de 90 plaquetas pintadas escogidas de las 5.600 que posee el fondo del Museu. En ellas se puede observar cómo a lo largo de la historia las pinturas se iban superponiendo, así como la época a la que pertenece cada una.  

El discurso que sigue la exposición, por otra parte, sigue dos ejes expositivos: por un lado, el de los paisajes cambiantes. El Museu aúna piezas encontradas en los últimos 90 años, y hace un recorrido por la evolución del ser humano a lo largo de toda su historia. Esto incluye una parte importante de la colección paleontológica y del conjunto de fósiles humanos de la muestra. Por otro lado, también se centra en analizar el comportamiento del ser humano de manera transversal. Este eje se articula de la mano de importantes yacimientos valencianos como la Cova del Bolomor o la de Parpalló. “Aquí se abordan aspectos referidos a la socialización y la dimensión de los grupos, las cuestiones de género o la transmisión del conocimiento, así como aspectos de su forma de vida relacionados con la apropiación del territorio, el uso y control del fuego, el hábitat, la tecnología, la caza y la recolección, las creencias y las manifestaciones artísticas”.  

Presentación de la sala permanente del Museu de Prehistòria

“Museografía es narración” 

El responsable de exposiciones del Museu, Santiago Grau, ha apuntado que la clave de la nueva sala permanente es hacer narración de la museografía. “Hemos querido conectar con todo tipo de personas, hacer un trabajo que eduque, que sea ocio didáctico. En 1995 el discurso era más tipológico y dividido por yacimientos. Ahora es más comunicativo, las temáticas son más transversales. Los mensajes y la información expuesta están más clarificados. Hemos querido que el público se sienta acogido”.  

Y para ello, la museografía ha estado marcada por cuatro aspectos. “La narración está ordenada en secuencias y escenas en un recorrido por la cronología y, paralelamente, por los yacimientos más importantes. En segundo lugar, la información interactúa con el público no especializado a través de ilustraciones, imágenes, producciones audiovisuales y puntos de experimentación. Por otro lado, el diseño de la sala es sobrio, pero atractivo y elegante. Y por último, el visitante tiende a sentirse confortable, lo cual invita a la reflexión y el aprendizaje”.  

Grau también ha explicado la razón de que se haya tardado tanto en finalizar el proyecto. Es debido a que “el proceso ha sido administrativamente muy complejo. Todo ha salido a concurso público, así que lleva tiempo. Pero hace el trabajo mucho más transparente”. La exposición muestra por primera vez restos botánicos y microfauna.  

La muestra hace un recorrido no solo de la evolución del ser humano y su comportamiento en sociedad, sino también de cómo se relacionaba con el entorno y, en especial, con los animales. “Los procesos de interacción -ha contado Alfred Sanchis, miembro del Servicio de Investigación Prehistòrica- entre animales y humanos cambian según la era. Competían por zonas de abrigo y por cuevas, ocupaban los territorios del otro... También había confrontación a la hora de cazar.  

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email