GRUPO PLAZA

pacto compromís-pspv-valència en comú

Crece la tensión en el Ayuntamiento de Valencia por el reparto de competencias

En Compromís incomoda el relevo en la portavocía socialista de Joan Calabuig por Sandra Gómez y, 20 días después, el alcalde no ha firmado las nuevas competencias de la dirigente

24/08/2016 - 

VALENCIA. El gobierno local del Ayuntamiento de Valencia, conformado por Compromís, PSPV y València en Comú, apunta a iniciar el nuevo curso político con turbulencias. Tal y como informó este diario antes de verano, las tensiones -principalmente entre las dos fuerzas mayoritarias del pacto- se habían incrementado en las últimas semanas por diferentes cuestiones: los cambios en el segundo escalón del Consell que acometió el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, el pasado 4 de agosto y que afectaron a la disciplina del grupo socialista en el Cap i Casal, abrieron una nueva vía de agua en las relaciones del Pacto de la Nau, centro universitario donde se selló el acuerdo local.

Así, el hasta entonces portavoz del PSPV en el Ayuntamiento, Joan Calabuig, fue designado nuevo delegado de la Generalitat para la Unión Europea, cargo dependiente de Presidencia de la Generalitat, lo que conllevó el cese definitivo de sus funciones en el consistorio. No obstante, la solución estaba prevista: la número dos de la candidatura y concejal de Protección Ciudadana, Sandra Gómez, tomaría el relevo en la portavocía así como las competencias que dejaba Calabuig. A su vez, la hasta entonces alto cargo de la Generalitat Anaïs Menguzzato se incorporaría al gobierno local recogiendo las responsabilidades de Gómez.

Una maniobra que no agradó en Compromís, desde donde se apuntó que era "pronto" para "aventurar quién se encargaría de qué". En esta línea, el propio Ribó instó tras conocerse los cambios a "hablar y dialogar" sobre las competencias que asumirían las concejalas. Unas palabras a las que acompañan los hechos: a día de hoy, 20 días después, el primer edil todavía no ha firmado las nuevas competencias de Gómez, que ya se encuentra trabajando en el consistorio y, curiosamente, como alcaldesa accidental.

En este sentido, fuentes de la coalición apuntan a que Ribó ya señaló su intención de "esperar" a que se incorporara la nueva edil Menguzzato, algo que ocurriría "el último día de agosto o el primero de septiembre" para abordar el asunto de las competencias. Una postura que ha causado cierto malestar en el seno del grupo socialista, más aún cuando crecen las especulaciones en torno al interés por un nuevo reparto de competencias dentro del gobierno local por parte de Compromís.

De hecho, algunas áreas que hasta ahora había ostentado Calabuig son objeto de deseo -o al menos así se comenta en los mentideros del consistorio- por parte de los otros grupos. Así, las fuentes del consistorio consultadas por este diario señalan el interés de Compromís sobre Turismo y de València en Comú, sobre Empleo. En esta línea, otro de los rumores -si bien rechazado por fuentes de la concejalía responsable-  apunta a la ampliación del área de Movilidad incorporando materias como la grúa -dependiente de Protección Ciudadana- o los párkings públicos -dentro de Urbanismo-, ambas dentro de departamentos dominados por los socialistas. 

Si bien resulta evidente que parece excesivo un desmantelamiento total de competencias de estas características, el posible reorganización sigue sobre la mesa, algo que desde el PSPV no parecen dispuestos plantearse. De hecho, fuentes del partido consultadas por este diario confiaron en que Ribó desistirá de abrir el melón de un nuevo reparto, dado que a su juicio conllevaría reiniciar por completo el Pacto de la Nau. Un debate que tendrá un primer asalto el próximo 9 de septiembre en la reunión prevista para analizar el año I del gobierno local, una cita para la que el PSPV cuenta con llegar con sus cambios ya completados.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme