GRUPO PLAZA

startups con propósito

Cuando la cuenta de resultados te exige algo más que ser rentable

Se trata de crear empresas con impacto positivo. Algo que beneficie al conjunto de la sociedad, que incluya a todos y revierta el deterioro del planeta. Para ello, entran en la ecuación dos factores: ser rentable y generar un impacto real

15/11/2022 - 

VALÈNCIA. De haber encontrado una opción mejor, Carlos Ferrando no hubiese montado una empresa. Tenía un sueldo más que holgado como Area Manager en una multinacional de veinticinco mil personas y una vida tranquila, de no ser por una inquietud creciente por el deterioro del planeta. Amante de la naturaleza, seguía con especial preocupación todos los informes y noticias relacionadas con el cambio climático y la presencia incontrolada de plásticos en mares y océanos.

«¿Pero qué planeta estamos dejando a nuestros hijos y nietos?» —se preguntaba—. «Me imaginaba a las generaciones futuras paseando por las calles con una escafandra para protegerse de los rayos ultravioleta», dice. La imagen debió de ser tan vívida que se animó a dejar su puesto de trabajo y montar una empresa que ayudase a revertir la situación.

Con estas miras fundó Closca, una startup valenciana, mundialmente conocida por dos productos icónicos, aunque de apariencia tan sencilla como son un casco para bicicletas y una botella de agua. Para aquellos que se pregunten cómo se puede aspirar a crear un cambio social con esto, ahí va la respuesta de Carlos Ferrando. «El objetivo de crear productos basados en el diseño y la innovación no es otro que llamar la atención para cambiar la actitud de las personas. Nuestro lema, Inspire Change, lo deja claro. No es solo una cuestión de procesos o de productos, todos podemos hacer algo. El poder de transformar algo está en las comunidades y nosotros queremos ser la marca que inspire, tanto a las personas como a otras  marcas, a dar el salto a la sostenibilidad».

Closca ha desarrollado el Closca Helmet, un casco plegable único, merecedor de los mayores premios internacionales de diseño, y la botella eco-friendly portable Closca Bottle para reducir el consumo de plástico con la que han conseguido ya más 1,5 millones de rellenados. Promueven también el movimiento #mylastplasticbottle que busca generar una comunidad a través de Closca Water App que ayuda a encontrar la fuente de agua más cercana y te premia por una actitud sostenible. La aplicación fue seleccionada por TED como uno de los productos más inspiradores de 2017. 

Códigos para invidentes

NaviLens es una señalética digital inteligente que ayuda a las personas con dificultades visuales a ser más independientes en entornos desconocidos y a obtener información accesible. Se basa en unos códigos de colores fácilmente identificables y una aplicación gratuita para el usuario. En el caso de una parada de autobús, por ejemplo, le ayuda a llegar con precisión hasta la misma y a obtener información en tiempo real sobre los próximos autobuses que pasarán. En el caso de un museo ayudan, por ejemplo, al guiado y a la obtención de información accesible sobre una obra de arte.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

La idea surge de la empresa Nuevos Sistemas Tecnológicos y la Universidad de Alicante como solución a una necesidad. Previamente habían trabajado en otros proyectos orientados a ayudar a personas con dificultades visuales apoyándose en otros dispositivos externos como gafas o móviles 3D, «pero con la pérdida de viabilidad de mercado estos dispositivos iban desapareciendo y los proyectos se quedaban sin continuidad», reconoce Nuria Fructuoso Ruiz, fundadora y directora de comunicación de la compañía.

El paso siguiente fue crear algo que no dependiese de otro dispositivo que no fuera el móvil que cada uno de nosotros llevamos encima. Surge así NaviLens, algo tan sencillo, y complejo a la vez, como un código y una app. La principal innovación es la increíble capacidad de lectura del código, el cual puede leerse desde muy lejos, con un ángulo de hasta 160 grados, en movimiento y sin necesidad de enfocar o encuadrar. Por eso, los usuarios ciegos pueden usarlo (a diferencia de un QR), porque no necesitan saber previamente dónde está colocado, sino que la aplicación lo detecta y va ayudándole.

* Lea el artículo íntegramente en el número 97 (noviembre 2022) de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme