Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 27 de febrero y se habla de coronavirus DESCONFINAMIENTO hostelería enfermeros mascarilla
GRUPO PLAZA

26 y 27 de febrero

'Daimon y la jodida lógica' lleva su rebelión a La Mutant

22/02/2021 - 

VALÈNCIA (EP). La compañía gallega Matarile presentará los próximos días 26 y 27 de febrero en La Mutant de València Daimon y la jodida lógica, un espectáculo donde recupera el gran formato y se "rebela contra lo establecido".

En este montaje, la autora y directora Ana Vallés y el iluminador y escenógrafo Baltasar Patiño -fundadores de la agrupación en 1986- parten de "un concepto mitológico que, en función del contexto, puede representar el destino, la conciencia o el impulso creativo, pero que simboliza siempre aquello que hay más allá de lo establecido, lo trivial, la jodida lógica".

El espectáculo propone un despliegue artístico y técnico "de primera magnitud", que incluye a 14 personas sobre el escenario, ya sean actores, bailarines, músicos o el propio daimon, un demonio zancudo y narigudo convertido en una figura constante e inquietante.

"Podemos darle una corporeidad, una presencia oscura o colaboradora, imaginarnos una figura que nos acompaña y que no es yo, y nuestro yo quedaría intacto", explica Vallés, que fue finalista a la mejor dirección en los Premios Max 2019. "Pero a mí me interesa más el daimon que es yo, nuestro yo incomprensible, una parte de nosotros que conecta con lo irracional, con el misterio, con lo fantástico. Una puerta a lo extraordinario, a lo que nos salva, a lo sublime o a la locura", añade.

A partir de aquí, todo es posible en Daimon y la jodida lógica. El espectador asiste a una puesta en escena arrolladora, con cuatro creadores musicales interpretando en directo, una sugerente y desconcertante atmósfera lumínica, impactantes coreografías, ecos circenses, abundante filosofía y hasta pinceladas de Bob Fosse.

Entre las figuras que desfilan sobre las tablas, hay violinistas enfurecidas, baterías que tocan con los dientes, una mujer-vaca, perfiles extremos que escapan a toda lógica y quieren huir de la prisión que establece nuestra rutina. "Hablamos de pelucas conviviendo con ensayos filosóficos", corrobora Ana Vallés. "De desayunos, cigarrillos, manos, refugios, quizás del gato, de aquella voz. Hablamos de las cosas que importan", explica la artista.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email