GRUPO PLAZA

el tintero / OPINIÓN

De pactos y coaliciones

Una de las palabras que más se utiliza en las democracias, casi de manera sagrada, pues se le considera como la virtud máxima a la que deben aspirar los gobernantes de un estado de derecho es consenso.

27/10/2021 - 

El acuerdo entre diferentes, el pacto, el acuerdo, el llegar a un punto en común con los que piensan distinto es algo propio de las sociedades modernas, complejas y diversas y al mismo tiempo dadas a la búsqueda de lugares de encuentro, de ideas compartidas para lograr poner en marcha acciones, iniciativas, políticas públicas que cuenten con un respaldo mayoritario de la sociedad y que sirvan para avanzar y mejorar la vida de las personas. La idea suena impecable y muchas veces pienso que su origen es el de la antigua Grecia y su ágora, lugar de reunión, debate y reflexión de los asuntos públicos. La versión más actual (y castiza) en esta España nuestra, siempre se ha considerado que es la barra de bar o la tertulia del café tras la comida, donde parece que cada uno tiene su receta ideal para solventar los problemas de esta sociedad y por supuesto su selección de fútbol ideal.

La reflexión sobre la forma que tenemos de reunirnos para buscar fórmulas compartidas y por tanto llegar a los tan aclamados consensos, viene a colación de las tensiones crecientes y notorias que en las últimas jornadas estamos conociendo tanto en la coalición de gobierno nacional entre PSOE y Podemos, como de la coalición en la Comunitat Valenciana, especialmente entre los dos socios principales, PSOE y Compromis. Las coaliciones en política son la fórmula mágica para alcanzar el gobierno cuando ningún partido de los concurrentes a las elecciones ha logrado la mayoría parlamentaria, y en consecuencia se unen dos o más partidos para alcanzar esa cifra que les permite apoyar a un candidato y después gobernar.

El momento de las reuniones post electorales y los acuerdos de gobierno o pactos suele ser de gran intensidad mediática, lleno de constantes cruces de acusaciones y con manifestaciones contradictorias de unos y otros líderes, hasta que de repente anuncian que han llegado a un acuerdo y todo es perfecto. Se reparten cargos, ministerios, consejerías, secretarías de estado y autonómicas y luego poco a poco se van creando. El ejemplo del actual gobierno nacional y autonómico es perfecto, récord en altos cargos y carteras para poder tener tranquilos y bien pagados a los diferentes socios de las coaliciones. Pese a todo, los problemas y las desavenencias llegan y en el ecuador de la legislatura estamos viviendo los días de mayor tensión en ambos gobiernos. Hasta en el de la ciudad de Valencia llevan unos días con declaraciones, mensajes en redes y cómo no, la intermediación de la propia vicepresidenta del Consell refiriéndose a unas declaraciones del concejal de Hacienda.

La elección de los socios, como de las parejas, es muy importante para saber si el viaje que vas a recorrer junto a ellos será tranquilo o lleno de problemas y sinsabores. El socio del PSOE no parecía el más adecuado y así lo manifestaba el propio presidente antes de llegar a la Moncloa con su famosa declaración “yo no dormiría tranquilo con Podemos en el gobierno”, una de las pocas verdades que ha dicho y que seguro más de una vez piensa antes de dormirse, si lo logra. Porque no es habitual que entre los diputados haya un condenado por golpear a un policía y que además se resista a abandonar su escaño pese a que así lo dictamina la Justicia. Tampoco es habitual que todo un vicepresidente del gobierno decida abandonar su cargo y la política a mitad de la legislatura. No parece un socio que garantice seriedad y estabilidad.

Los pactos y las coaliciones en política podríamos decir que son un mal necesario, como reconocía la concejal de vivienda del Ayuntamiento de Valencia, Isa Lozano que declaró en Plaza Radio: “Las diferencias entre los socios van en contra de nuestra supervivencia política”, más claro imposible. Ahí podemos ver que muchos de los pactos no son siempre los más adecuado o favorable para los intereses ciudadanos, pero sí para la supervivencia de los partidos que los firman para alcanzar el poder a toda costa. Ahí entraría el debate de otro sistema electoral o la segunda vuelta que otorgaría un único ganador, pero eso lo comentaremos otro día.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email