GRUPO PLAZA

Batalla legal por la construcción de un hotel sin licencia en el Ensanche de València

17/08/2022 - 

VALÈNCIA. La construcción de un hotel en el distrito del Ensanche de València se ha convertido en motivo de conflicto legal en el Ayuntamiento de València. Desde hace más de un mes la concejalía de Actividades tramita una denuncia por la falta del permiso adecuado para las obras de rehabilitación del edificio, sito en la calle Félix Pizcueta, y su conversión en un hotel. 

Ahora, tanto el denunciante, el letrado Martín de Oleza, como el denunciado, el promotor del establecimiento hotelero, el fondo Opportunity Valencia Real State, apuntan a fallos del propio consistorio en la tramitación administrativa que habrían posibilitado el desarrollo de la intervención sin el título habilitante adecuado. Por su parte, el Ayuntamiento señala que a raiz de la denuncia se está investigando lo ocurrido.

Los promotores presentaron el pasado 18 de mayo de 2021, con el visto bueno de una entidad colaboradora, un procedimiento conjunto para llevar a cabo obras de rehabilitación del edificio y convertirlo en un hotel de dos estrellas y 45 habitaciones mediante una declaración responsable. Esta figura, la declaración responsable, está contemplada en la normativa y permite iniciar las obras sin necesidad de licencia, pero su uso está restringido a determinados supuestos. Y este caso no entraba en esos supuestos.

Al menos, a juicio de los técnicos municipales de la Sección Urbanística del consistorio, quienes dos meses después de recibir el proyecto, en julio de 2021, emitieron un informe explicitando que las obras previstas no se podían hacer mediante declaración responsable, sino que requerían una licencia de obras -cuyo trámite administrativo es más largo-, tal como consta en el expediente administrativo.

Concretamente, según el informe, las obras proyectadas para transformar el edificio en un hotel afectaban a su percepción exterior, a elementos protegidos de manera singular e incluían la instalación de antena, así como remoción de subsuelo en una zona de vigilancia arqueológica. Por ello, señalaban los técnicos, "la obra que se pretende realizar no se encuentra entre los supustos recogidos" por la normativa para emplear la figura de la declaración responsable. Es decir, debían hacerse con una licencia de obras.

Uno de los pilares del conflicto se halla en que el consistorio notificó este informe mucho tiempo después, en abril de 2022, cuando las obras ya estaban en un estado muy avanzado. En ese sentido, los promotores se excusan alegando que, al no haber sido notificados de ninguna deficiencia tras presentar el proyecto, y tras abonar el impuesto de obras, iniciaron las actuaciones en septiembre de 2021 "al amparo de lo que se creía un título habilitante válido".

Así, aunque según los técnicos municipales las obras deberían haberse hecho con licencia, lo cierto es que, a la postre, se hicieron sin ella. Y por ello el abogado denunciante carga contra el Ayuntamiento porque "no notificó" el informe negativo "hasta más de nueve meses después ni ordenó su inmediata paralización, permitiendo así que se consolidara una obra ilegal en edificio protegido". "Esos nueve meses han acunado a OVRE dejándola señorear sin control", acusa la denuncia al Ayuntamiento.

El fondo aduce, además, que si bien en el formulario presentado se hacía referencia a una declaración responsable, la solicitud inserta sí solicitaba una licencia de obras. Y por ello también alega que hubo un "error de terminología" que "hubiera sido de muy fácil subsanación -incluso antes del inicio de las obras-" si el Ayuntamiento le hubiera advertido tras una revisión inmediata de la documentación, como exige la normativa.

También señala que la ley impone un plazo de tres meses para resolver este tipo de licencias, de manera que la falta de respuesta se podría haber considerado un "acto presunto", esto es, que -alegan los promotores- se podía haber dado por supuesto el otorgamiento del permiso. Con todo, apenas un mes después de notificarse el informe desfavorable a la declaración responsable, ya en mayo de 2022 y con la intervención en un estado muy avanzado, el promotor procedió a solicitar de manera correcta la licencia de obras.

Fuentes de la concejalía de Actividades, que dirige Lucía Beamud, señalaron a Valencia Plaza por su parte que se investigará lo acontecido y que, tras las alegaciones de los promotores, el expediente está pendiente de resolverse. Por el momento, no se han otorgado los permisos, tampoco la licencia de actividades, de manera que el hotel todavía no puede abrir ni llevar a cabo la inauguración, según la concejalía.

Obras anteriores

Además de lo relatado, el letrado denunciante va más allá y acusa al Ayuntamiento de "permisividad y trato de favor" al haber permitido al promotor la realización de obras previas a la rehabilitación integral con "expedientes parciales". Primero, con una licencia para el cerramiento del patio interior sin uso, cuyas obras realizadas, según una inspección municipal, no coincidían con el proyecto presentado y hubo que modificar el permiso con el visto bueno municipal. Más tarde, con la aceptación de una declaración responsable para la implementación de un ascensor en el edificio.

A juicio del abogado, todas las actuaciones deberían haber formado parte de un mismo proyecto de rehabilitación del edificio para su uso hotelero, que habría requerido de licencia, y por eso considera que se llevó a cabo mediante diferentes procesos en las concejalías de Urbanismo y Actividades y, denuncia, infringiendo la normativa del ramo. De ahí que critique que no se hayan paralizado las obras hasta el momento y considere un "escándalo" si se acabara concediendo la licencia.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme