X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

tribuna libre / OPINIÓN

Desencantados de la Política

Tras un año de gran tensión electoral, corroborado por los continuos sondeos sobre el comportamiento electoral, nos encontramos con la necesidad de conjugar el verbo negociar. Es la demanda ciudadana y los partidos políticos van a tener que asumir ese mandato y llegar a acuerdos de forma constante, no solo para formar gobierno.

22/12/2015 - 

VALENCIA. El rodillo, esa herramienta utilizada en tiempos de absolutismo, quedara aparcado en el viejo almacén ante la añoranza de aquellos que consideran la imposición como fórmula de éxito en la dirección. Estos son los primeros desencantados de la política, de la vieja política, ya que la nueva política se basa en la comunicación, el dialogo, la escucha y el intercambio de ideas.

Llama la atención que la mayor intensidad de la información político-electoral confirmada por las mayores audiencias televisivas, las campañas y los debates no hayan tenido un mayor refrendo en las urnas. El incremento de un punto de participación sobre unas anodinas elecciones generales de 2011, donde el resultado era la crónica de una muerte anunciada, parece una escasa cosecha democrática tras el esfuerzo realizado. 

La abstención en nuestro país comienza a ser estructural, al igual que el paro, aunque este último se impone sobre personas con ganas de mejorar su calidad de vida. La voluntad del abstencionismo ha cambiado de color, tantos años defendiendo las tesis de la necesidad de alta participación para victorias de la izquierda y, ahora quienes dejan de acudir a las urnas son los de la derecha. Las expectativas arrastran mareas y los ciudadanos que no quieren ver perder a su equipo se quedan en casa. 

Pablo Iglesias y Albert Rivera son protagonistas centrales del cambio de escenario que se ha producido en España, su irrupción en la vida pública supone un hito que tendrá consecuencias en la forma de hacer  política y gestionar las instituciones.  

Iglesias se ha diferenciado de sus principales rivales ideológicos, si los de izquierda, llegando a pactos preelectorales con grupos locales. SunTzu en su obra “El Arte de la Guerra”, ya señaló que para aprovechar las ventajas de un terreno hay que utilizar guías locales. Su crecimiento por acumulación de siglas y su meditada sonrisa complaciente llenó de moral a sus huestes y atrapó voto útil a su causa.

Rivera, por su parte, no consiguió materializar la positiva inercia de su éxito en las catalanas, tampoco su ascensión a los cielos de los sondeos electorales y, tras los debates de candidatos en los que no convenció, el temido crecimiento del partido de Pablo Iglesias entre los electores conservadores, hizo el resto. Se le escapo el voto indiferenciado en busca de mayor tranquilidad. 

Las encuestas preelectorales acertaron en los partidos tradicionales, las que se realizan a pie de urnas acaba siendo una hora inicial de confusión entre los contertulios invitados a los programas de la jornada electoral. De las primeras, utilizadas para elaborar el Informe de Tendencias Electorales publicado en el pasado número de la Revista Plaza, podemos afirmar que se han reproducido los porcentajes y escaños asignados a PP y PSOE en los comicios del pasado 20D. Las expectativas eran inferiores para Podemos, aunque gran parte de su crecimiento se basa en el éxito de las confluencias y las muy últimas encuestas, las que ya no se podían publicar en España por la ley electoral pero que en nuestro globalizado mundo se hacen visibles en Andorra, ya vaticinaban. Sin embargo, Ciudadanos es el error recurrente de los sondeos electorales, también en las autonómicas daban mejor en la foto de las encuestas, que le sitúa como opción “refugio” de aquellos que prefieren una respuesta elegante que reconocer un comportamiento más bronco en la batalla. 

La gobernabilidad se ha puesto muy cara, también en nuestra Comunitat. La coalición electoral de Compromis y Podemos, partidos que apoyaron, de manera distinta y por separado, a Ximo Puig como President, ha obtenido un magnífico resultado y cuentan con mayor número de escaños conjuntos en Les Corts. No habrá paz para el actual inquilino del Palau de la Generalitat.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email