GRUPO PLAZA

ENTREVISTA A LA ALCALDESA DE GANDIA

Diana Morant: “Gandia quiere ser una Smart City”

6/06/2016 - 

VALENCIA. A una semana de cumplirse el primer año de legislatura, la alcaldesa de Gandia, Diana Morant, realiza un balance de lo que ha acaecido en este tiempo. Un periodo marcado por la difícil situación económica de la ciudad, por los casos de corrupción y en el que se han sentado las bases para revertir la situación heredada.

- 356 días al frente del Ayuntamiento, ¿qué balance hace? 
-Ha sido un año difícil y complicado donde hemos tenido que hacer una programación, sobre todo económica, a largo plazo para que Gandia tuviera viabilidad. Ha sido productivo y gratificante pero también de demasiado despacho porque las urgencias tenían que ser abordadas y en ocasiones han desplazado lo que también es importante: estar en la calle. Éste es el reto para los próximos meses. Una vez puestas las vías toca caminar.

"Vamos a ser el primer gobierno de la historia de Gandia que dejará menos deuda de la que se encontró. En concreto, unos 50 o 60 millones"

- ¿Cómo le ha cambiado la vida desde que es alcaldesa? 
- En muchas cosas. Ser alcaldesa de Gandia es un privilegio; notar cómo la gente deposita sus esperanzas sobre ti pesa mucho, especialmente porque las expectativas son grandes y la situación de las personas sigue siendo mala. Ahora hay que estar a la altura de las expectativas.

- Llegó al consistorio con una gran deuda, ¿en qué situación se encuentra ahora? 
Llegamos con una deuda de 250 millones de euros a bancos y de 75 millones a proveedores si sumamos la deuda de Iniciatives Publiques de Gandia (IPG) y del Ayuntamiento. Estamos en una situación en la que pagar todo lo que debíamos y seguir manteniendo el ritmo de vida de la ciudad de Gandia era imposible, por eso tuvimos que acogernos al Plan de Ajuste. Es lo que hemos hecho y por eso podemos seguir abasteciendo la ciudad de sus servicios básicos. Vamos a ser el primer gobierno de la historia de Gandia que cuando termine su legislatura dejará menos deuda de la que se encontró. En concreto, unos 50 o 60 millones de euros de deuda menos.

- ¿Y qué me dice de los proveedores? 
En números absolutos no se pueden comparar cifras, pero podemos decir que la deuda a proveedores se ha reducido a la mitad. Hemos ido ahorrando y produciendo más de un millón al mes que se ha destinado a pagar, la mejor manera de generar economía y empleo.

Acaban de presentar los presupuestos, ¿Cuáles son las prioridades para este año?
Son unos presupuestos legales, realistas y responsables, donde se han dejado fuera las cosas prescindibles (saraos y grandes fastos) y se han dejado dentro las prioridades de este ayuntamiento: las personas. Nos centramos en las prioridades pero también en las cuestiones estratégicas. Gandia quiere ser una smart city, una ciudad que acoja todo el talento que está generando la Universidad Politécnica de Valencia y que esos estudiantes y emprendedores no tengan que abandonar Gandia e inviertan su conocimiento y riqueza intelectual en la ciudad.

- Se ha destinado más dinero a Turismo.
- Exacto, la partida presupuestaria de Turismo ha aumentado en un 40%. Sabemos que para recoger hay que invertir. Para nosotros Turismo no es la política de la chequera, montar un concierto del que no queda luego ni rastro y que hay que seguir pagando años y años, es invertir en las cuestiones estratégicas que quedan para siempre, en ofrecer Gandia como un producto consumible todo el año y con una oferta muy variada y rica. 

- ¿En qué medida ha influido su presencia en la Diputación en las ventajas que ha tenido la ciudad?
- No se trata de influencias ni que la diputación de Valencia hiciera un convenio singular con Gandia porque su alcaldesa fuera diputada, se trataba de que una ciudad como Gandia, que está viviendo una situación de miseria absoluta, tuviera voz en una institución como la Diputación de Valencia; una voz que representara a tantas otras localidades que viven lo mismo. Se trata de rescatar a unos ciudadanos que no tienen la culpa de que sus gobernantes anteriores hayan despilfarrado el dinero. De la Diputación vamos a recoger unos 2 millones de euros, o bien porque nos ahorran dinero no cobrándonos ciertos servicios o bien porque aparecen nuevas inyecciones de dinero.

- ¿Se podrían haber elaborado esos presupuestos sin la ayuda de la Diputación?
- Sí, los presupuestos los podríamos haber sacado de manera unilateral y sólo con los ingresos del Ayuntamiento pero hubiesen significado la muerte de muchos proyectos ciudadanos. Las ciudades no crecen por sus gobernantes, lo hacen gracias a los proyectos de los ciudadanos y en nuestra obligación está no ser un obstáculo. Cuando no se tiene ni un céntimo porque hay una ley que obliga a destinar todo el presupuesto en tus competencias sin poder invertir en cultura o educación, ves la posibilidad de que desaparezcan algunos proyectos y es entonces cuando necesitas que te ayuden otras administraciones. 

- ¿Espera nuevas ayudas? 
Sí porque no voy a dejar de pedir. No es por insistencia es por justicia. 

- Dígame, ¿cómo es la relación con los socios de gobierno? 
Perfecta. Al igual que en la investidura no se pudo esconder que había tensión y que se había confluido de una manera complicada, ahora también se nota que estamos muy bien. Estamos muy unidos en el objetivo de sanear la ciudad y generar nuevas oportunidades y, como el fin es común, las discrepancias quedan fuera. Las discrepancias son buenas porque es la nueva formula de política que ha decidido la gente, la de decir no a las Mayorías Absolutas y sí a los gobiernos de coaliciones. Somos mejores como equipo y representamos mucho mejor a la sociedad. 

"El PP se ha enrocado en no contribuir a las soluciones de los problemas que ellos mismos generaron. Cada vez que el gobierno propone cosas tan simples como reconocer facturas, votan en contra"

- ¿Y con el Partido Popular? 
- Siguen siendo de uno frente a otro porque se han enrocado en no contribuir a las soluciones de los problemas que ellos mismos generaron. Quieren tener un papel en la ciudad de Gandia y que les escuchemos pero cada vez que el gobierno propone cosas tan simples como reconocer facturas generadas en su gobierno, votan en contra. El día que quieran construir, este gobierno les escuchará. 

- Ciudadanos sigue teniendo la llave del gobierno… ¿afecta al gobierno que la decisión última recaiga sobre Ciro Palmer?
- Ciudadanos tuvo la llave de la investidura porque de su voto dependía que hubiese una alcaldesa o que repitiese Arturo Torró. Él fue llave decisoria. Pero en el día a día no depende de un sólo concejal porque en la votación cuentan los 7 del PSPV, los 5 de Més Gandia, el de Ciudadanos y los 12 del PP. La llave la tenemos todos. Hasta el momento no se ha tenido que negociar nada con Ciro Palmer porque las propuestas que está haciendo el gobierno son sensatas y transparentes. Ciudadanos ha actuado con responsabilidad y ha estado al lado de la solución y de la buena gestión, que no del gobierno. Se lo agradecemos profundamente.  

- En este tiempo se ha producido un cambio en las filas del Partido Popular, ¿cómo son las relaciones con Víctor Soler al frente?
Víctor Soler tiene ciertos talentos pero los sigue dejando en un segundo plano y sigue llevando a delante una política tóxica: La del enfrentamiento y las malas praxis. Hemos escuchado decir en boca de Arturo Torró y de Dionisio Ollero que es el responsable de haber pedido a una empresa que es adjudicataria de proyectos del Ayuntamiento y de IPG pedirle como favor que pagara facturas del PP. Por eso Víctor Soler y otros miembros del Partido Popular han sido señalados por un juez. Si Soler quiere tener presente o futuro en la política tendrá que demostrar que no ha sido responsable y, de serlo, para mí es un cadáver político. Además, le aconsejaría que dejara de estar sumiso a esa política tóxica de Arturo Torró que dejó una mala huella en la ciudad y en el Partido Popular.  

- Los casos de corrupción han seguido siendo noticia: Tele 7, créditos o Púnica, ¿En qué acabará todo esto?
En la oposición denunciamos varias operaciones que consideramos que eran interesadas y que no iban destinadas a intereses públicos. Se pervirtió lo público y privado. Parecía más una partida de Monopoli que jugaba Arturo Torró en la que se iba repartiendo el patrimonio de la ciudad, que la gestión pura y dura de una ciudad. Todos esos casos de corrupción han acabado en la ruina de la ciudad económica y moral. Nuestro objetivo final no es que imputen a Arturo Torró o Victor Soler sino reclamar el daño económico y de reputación hecho al Ayuntamiento de Gandia. A quién le cabe en la cabeza que a Gandia, con la situación económica en la que estamos, se gastara 6 millones de euros en la compra de unas boleras y cines en la playa de Gandia. Me gustaría que un juez decidiera que la compra de las boleras no se hizo de manera regular y que el Ayuntamiento no tuviera que pagar esos 6 millones de euros. Y como éste, los demás casos.

- ¿Qué se sabe de la auditoria de los últimos 12 años que ustedes anunciaron?  
- El Departamento de Intervención estaba absorto por el plan de ajuste, arreglar la deuda,… así que es ahora cuando su prioridad es hacer la Auditoría. Está iniciada de manera reglada en una comisión y ahora el interventor está elaborando las líneas y el plan a seguir que se presentará en otra comisión y una vez aprobado tendrá lugar la auditoria como marca la Ley. No acabará el año sin que tengamos la auditoría interna. 

- ¿Se va a crear un proyecto que repercuta en la ciudad o se va a contener el gasto?

- Nos hemos marcado muchos objetivos, como hacer de Gandia una ciudad innovadora. Se trata de gestionar de manera inteligente la ciudad para que reviva sola. La administración no puede continuar con la política de la subvención o del talonario sin sentido que trata de tapar agujeros, lo ideal es que la ciudad tape los agujeros por sí misma porque le das los mimbres para hacerlo. Tenemos que generar una ciudad capaz, competitiva, que ayude a las empresas a generar trabajo y que ayude a los ciudadanos a crear sus propias oportunidades en la ciudad. Eso y la planificación de una ciudad amable, culta, universitaria, emprendedora, que utilice el medio ambiente como herramienta aliada del progreso,.. es el gran proyecto de Gandia, una ciudad más competitiva e inteligente. Una smart city. 

- Una alcaldesa vive de cuatro años en cuatro años, ¿cómo ve Gandia al final de este mandato? 
- Los alcaldes acabamos en un sitio u otro en función de lo que estamos ofreciendo y de lo que la gente quiere comprar de nosotros. El día que deje de ofrecer lo que la gente necesita no seré alcaldesa y estaré en otra posición social. Ser o no alcaldesa no es una ambición personal, es fruto de un proyecto o necesidad colectiva y estaré mientras y hasta que se me necesite. Cuando ya no se me necesite, volveré a mi vida profesional más allá de la política. Espero que la gente en una legislatura considere que hemos gobernado de manera sensata, honrada y para las personas y que eso signifique que sigo formando parte del proyecto colectivo. Eso sería lo deseable porque significaría que lo estoy haciendo bien. No tengo una ambición personal de estar años y años en la política. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email