X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 23 de febrero y se habla de PUNK Más Allá ovnis pirámides agricultura Botànic II
GRUPO PLAZA

made in cv

Dídac Ballester: «Los diseñadores no somos magos»

20/01/2020 - 

VALÈNCIA. El diseñador valenciano, ganador de los Premios ADCV, Red Dot y Laus, será el responsable de la imagen de Fallas 2020. 


—En la última edición de los Premios Laus fuiste galardonado junto con otros valencianos como Sebastián Alós, Ibán Ramón o estudio Fase. ¿El diseño valenciano recibe el reconocimiento que merece?

— Creo que el diseño valenciano siempre ha estado reconocido por parte de los profesionales de toda España. Quizá ahora nos preocupamos más por promocionar los proyectos, enviarlos a premios... y esto hace que sea más visible, al menos mediáticamente. Pero creo que es solo eso. Date cuenta que nombres como Nebot, Bascuñan, Gallen, Gimeno, Lavernia… siempre han sonado fuera. Otra cosa es que estemos ahora más presentes en medios, redes.... De todas formas, no nos olvidemos que los premios reflejan el buen estado actual del diseño valenciano, pero el verdadero reconocimiento llega cuando empresas de fuera de la Comunitat llaman a tu puerta. Ese es el paso realmente interesante. 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

—Los Premios Nacionales de Diseño han vuelto a mirar a la Comunitat Valenciana con galardones para Marisa Gallén, Point o Porcelanosa. ¿Este momento debe servir de impulso para que el diseño sea asumido por la sociedad?

—Por supuesto. La sociedad debe asumir el diseño como la herramienta que es, una herramienta con capacidad de mejorar la vida cotidiana de las personas. Ahora bien, no es menos cierto que los diseñadores también debemos asumir nuestro compromiso con la sociedad, y cuestionarla, pensarla, y proponerla, no solo desde el estrecho margen de nuestra actividad profesional sino como personas comprometidas, activas, críticas y conscientes. Este es un camino de doble dirección y de mucha humildad. Si hablamos en clave valenciana, estos reconocimientos deben servir para que tengamos conciencia de lo que somos capaces de hacer y para que la administración y empresarios nos vean como esa herramienta de la que hablaba antes.

* Lea el artículo completo en el número de enero de la revista Plaza

Noticias relacionadas

la opinión publicada

El peaje del independentismo

Que ya no haya que pagar por utilizar la AP-7 entre Tarragona y Alicante (de momento) puede ser un signo de los tiempos y una puerta abierta a confiar en una posible reforma de la financiación autonómica

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email