X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

las 7 diferencias

Diseñar con ‘chuleta’: el cartel de la Volta protagoniza otro caso más de posible plagio

25/11/2016 - 

VALENCIA. Busque las siete diferencias. Un nuevo caso de posible plagio sobrevuela por el frondoso bosque de los concursos de diseño. Tal y como se informó en el diario DissenyCV, el cartel de la Volta a la Comunitat Valenciana-Gran Premi Banc Sabadell 2017, diseñado por Javier Antonio Marinas, guarda un curioso parecido con otra pieza, uno de los carteles de la prueba Race 2 Replace, organizada en 2006 por Discovery Channel. Este nuevo caso ha agitado por enésima vez al sector del diseño, que han criticado vivamente el caso, incluyendo a la misma Asociación de Diseñadores de la Comunitat Valenciana (ADCV), desde donde ya se advirtió a los organizadores de la Volta.

Este no es el primero concurso que gana el diseñador asturiano que, entre otros, también se ha hecho con el premio de cómic en lengua asturiana ‘Alfonso Iglesias’, otorgado por la Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Principado de Asturias; el concurso del cartel de la XXVIII Fira del Vaixell d’Ocasió 2016, convocado por el ayuntamiento de Castelló d’Empúries; el cartel anunciador del Carnaval de Badajoz de 2015; o la imagen de la XXVII edición de la feria Mercoequip, celebrada en la ciudad de Fraga (Huesca).

Si no es el primero que gana, tampoco es el único polémico. Este mismo año Javier Antonio Marinas ganó el concurso convocado por el Ayuntamiento de Boadilla del Monte (Comunidad de Madrid) para el diseño del cartel de sus fiestas patronales, las fiestas de Nuestra Señora del Rosario. La sorpresa llegó al comprobar su parecido a la imagen de la feria mexicana San Marcos 2011, una noticia que llevó al jurado del concurso a dejar sin efecto el fallo por el que se declaraba el diseño de Marinas ganador “al considerar que el mismo incumplía una de las normas fijadas en las bases del concurso”, informaron desde el consistorio. De esta forma, la diseñadora Ana Felipa Silva pasó a obtener el primer premio (500 euros) y Mabel Álvarez y Amerlia Morán los dos accésits, dotados con 150 euros cada uno.

La fórmula del concurso, a debate

El concurso de la Volta se dividía en dos modalidades: logotipo y cartel, el primero valorado en 400 euros y el segundo en 200 euros, más un certificado acreditativo expedido por la asociación. “La cuantía en metálico puede ser sustituida a elección del ganador, por su asistencia y participación en dos etapas de la VCV a elegir, con alojamiento y manutención para una persona, y con acceso a zona VIP de una de las etapas a elegir para 2 personas”, se indica en las bases de la convocatoria. Este tipo de convocatorias han sido duramente criticadas por los profesionales, concursos especulativos que, a diferencia de los procesos de llamada a proyecto, demandan la presentación de un trabajo terminado en lugar de abrir un proceso de selección de un diseñador/estudio.

Esta no es la primera vez que un concurso de este tipo ha facilitado la vía a aquellas obras de dudoso origen. El estudio valenciano de diseño Kilo, compuesto por Carlos del Pozo y Maite Canet, se vieron envueltos en una polémica no buscada cuando descubrieron que su cartel para las Fallas de 2010 había sido copiado por el ganador de un concurso convocado por Metrovalencia entre alumnos de Bellas Artes. También el cartel para las Fallas de 2011, elaborado por David Yerga, sirvió de ‘inspiración’ para la imagen de las fiestas de Sant Sebastià (Palma de Mallorca), seleccionado a través de un concurso convocado por el consistorio. Estos son solo dos ejemplos de tantos que, especialmente cuando se trata de ilustrar eventos festivos, surgen de los concursos convocados por las institución.

Si bien desde la asociación de diseñadores se ha trabajado de la mano de la Generalitat Valencia y Ayuntamiento para afinar los procesos de llamada a proyecto y erradicar los concursos, una nueva convocatoria publicada por el Instituto Cartográfico Valenciana que ha sido rechazada frontalmente por la ADCV por “especulativo y denigrar a los profesionales del diseño y comunicación visual”, un concurso para la renovación de la marca corporativa dotado en 6.000 euros.   

Noticias relacionadas

DISEÑO PARA EL PENSAMIENTO

Rediseñando la burocracia

Por  - 

La administración puede ser más competitiva rediseñando sus trámites y por tanto su relación con la ciudadanía

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email