X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

en caja alta

Divergir cera, converger cera

Descubrimos la faceta más intelectual del diseño: los tipos de pensamiento divergente y convergente, complementarios para poner en marcha el famoso ‘design thinking’

13/08/2018 - 

VALÈNCIA. Intelectual, sí. El diseño es una actividad intelectual que resulta de un proceso que nace del pensamiento para poder proyectar. «El diseño es el pensamiento hecho visual», que decía el diseñador gráfico estadounidense Saul Bass, quien  fue un referente en el desarrollo y posterior reconocimiento de los títulos de crédito como pieza cinematográfica de singular valor creativo. Un proceso que va desde observar hasta prototipar soluciones, bien hablemos de un cartel, una silla, un logo, una página web o un servicio digital.

Hasta llegar a ese resultado estético, que entendemos como la fase final de la solución de un problema, el diseñador ejercita eso que popularmente —y por desconocimiento de una profesión joven— se conoce como creatividad, que poco tiene que ver con las musas, con el don o con la magia, y mucho con el ejercicio mental, el análisis, los estímulos y las ideas. Y, por supuesto, trabajo, trabajo y trabajo. Con todo esto, acordaremos que considerar el diseño como algo frívolo es quedarse con un aspecto muy superficial.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Al psicólogo norteamericano Joy Paul Guilford le debemos, de mediados del siglo pasado la definición de los tipos de pensamiento divergente y conver,gente para esta resolución creativa de problemas. Repasemos estas dos maneras de pensar que, pese a ser opuestas, son también complementarias pues de combinarlas surge el design thinking.

* Lea el artículo completo en el número de agosto de la revista Plaza

Noticias relacionadas

DISEÑO PARA EL PENSAMIENTO

Carta de amor al diseño valenciano

Por  - 

Nunca sabré cuándo el diseño valenciano entró en mi vida, porque probablemente ya estaba allí en aquellos efervescentes años 80 en los que, como los propios profesionales reconocen hoy, estaba todo por hacer

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email