Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 5 de diciembre y se habla de ABENGOA OCIO NOCTURNO coronavirus LOMLOE
GRUPO PLAZA

el cudolet / OPINIÓN

¿Dónde están Los Viveros en la València del siglo XXI?

29/02/2020 - 

Encontrar Los Viveros, Jardines del Real, en un lugar preferencial de la València a la Calatrava, es un objetivo prioritario, en todo su conjunto, de la sociedad valenciana. En la década de los ochenta los Jardines fueron perdiendo fuelle, tras la reconversión del antiguo cauce del Turia en un ajardinado pulmón verde, hoy escenario recreativo de máxima prioridad y del que participan los habitantes que han sintonizado con el ejercicio diario de un nuevo ocio practicado al aire libre. Desde entonces, los eclipsados Viveros no han levantado cabeza. Soterrados de la prima escena valenciana, los jardines han envejecido en el taconeo del tiempo, sin una ubicación destacada en los primeros puestos de la pole del Google Maps. En los últimos días el vivero de noticias sacudidas por el estornudo político ha situado a los Jardines en la semántica del rótulo informativo, llegando incluso a distorsionar, por momentos, hasta la verdadera causa de un desgraciado accidente laboral ocurrido en el interior del verde recinto en el año 2017 

 El  debate de siempre, de antinatural naturaleza que un trabajador fallezca realizando su oficio o actividad profesional, como que una madre vea sepultar a un hijo. El asunto del triste accidente ha acabado judicializado. Sentando en el banquillo al máximo responsable político, medida que ha llevado al Concejal de Cultura Festiva a retirarse de la primera línea política hasta la celebración de juicio y posterior  resultado de la sentencia. La decisión de Pere Fuset, creo que oportuna, ha sido personal y decisiva para liberar endorfinas, ejemplarizante, a la valenciana, rozando los niveles de alto contenido emocional democrático de su paisano ya fallecido, el ministro Antonio Asunción cuando dirigía la cartera de Interior ¿Se acuerdan de la fuga de Roldán? Menudo declive moral de los que en su día vistieron de pana el vestidor decorado por la rosa de los vientos. Aunque el motivo de la reflexión de esta columna de opinión, a puertas del inicio del mes de la fiestas josefinas, tiempo que añoran por excelencia los valencianos, es otro.  

El principal motivo es el de reubicar, orientar y dar sentido, en el desplegable de una ciudad de postal, al ancestral y denostado vivero del ocio capitalino, de cuyas instalaciones han disfrutado varias generaciones de valencianos al otro lado del río. Aún mantengo vivo el preciado recuerdo de mi primer contacto con ellos. Antes incluso de haber visitado Mestalla, Camp del Valencia, en un España-Honduras gracias a la invitación de Miguel Martínez, amigo personal de la familia, en mi primeriza inter actuación con la tribuna lateral, localidad que disfruté próxima al Fondo Norte del templo valencianista. Arrastrado por mi madre, inconsciente, vestido de gala, con pantalón corto, aderezado por unos calcetines de perle hasta las pantorrillas, calzando zapatos de charol, indumentaria clásica de la época, de una España seatizada, caminando por la gravilla, y buscando darle un puntapié a un balón de plástico, ambientado por el sonoro ruido de fondo de los pájaros que habitaban enclaustrados en el interior del recinto del Pla del Real. 

Hablaba precisamente esta semana con mi colega Merchina Peris.  Ella me saca algunos años en edad, memoria y experiencia, y le preguntaba sobre lo que representaron en su vida los Jardines del Real. Además de recordar y relatar celebraciones de bodas, bautizos y comuniones de muchas de las familias valencianas en el restaurante Viveros, refrescaba con la jovialidad que atesora, gesto habitual que le caracteriza, la gran cita que allí vivió en ese cenador de la alta gastronomía, celebrando en 1967 el futbol español un homenaje al irrepetible Vicente Peris. En la actualidad el enganche de la sociedad con los Viveros es a través de los conciertos, los libros o participando en el festival de los camiones comida. Degradados a los galones de soldado raso, devolvamos a los Jardines al rango que se merecen. Reivindiquemos allí un espacio singular para muchos artistas y músicos que quieren exhibir sus obras y se encuentran con muchas dificultades para poder hacerlo. Potenciemos la gastronomía interior y démosle un toque musical,  cultural y artístico casi a diario, concentrando en Los Viveros el talento e ingenio de nuestros artistas independientes valencianos. Antonio Machado nos lo agradecerá, la Ciencias naturales también. Disfrutaremos del aroma del paseo.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email