GRUPO PLAZA

hasta el 5 de abril

'Dones de barri': fotografía con perspectiva de género en Nazaret

La muestra rompe con los estereotipos que inundan al barrio de Nazaret desde la cotidianeidad de mujeres del barrio

8/03/2021 - 

VALÈNCIA. Aislado desde el punto de vista urbanístico y estigmatizado en lo social, el barrio de Nazaret es una isla en València, un lugar que quiere también reivindicarse frente a los prejuicios y falsos mitos. Este es el punto de partida del nuevo proyecto de la fotógrafa Laura Encursiva, que acaba de inaugurar una exposición en la Biblioteca Municipal del Mar, en colaboración con la Associació de Veïns y Veïnes de Nazaret y Ambit. Se trata de Dones de Barri, y no solo se plantea bajo el paraguas de esa ruptura con el estigma que acucia al barrio, sino también alrededor del papel de la mujer en Nazaret. De hecho, el proyecto se inscribe en una iniciativa mayor, en red, que lleva por nombre Arte Inclusivo. Se podrá visitar hasta el 5 de abril.

La idea de Laura Encursiva es sencilla: se ha dedicado a tomar un total de 32 fotografías de distintas mujeres del barrio. No hay un criterio más allá que el de mostrar la diversidad que integra a la zona desde un punto de vista femenino, de manera que la exposición incluye fotografías sin distinciones generacionales, ni de raza, ni de ideología política. El objetivo de Encursiva no era dar voz a un segmento de las mujeres más o menos discriminado, sino a todas las mujeres, independientemente de todo lo demás. Y lo hace desde la cotidianeidad de un barrio que, según ella, “no tiene nada del prejuicio que se le atribuye”.

Foto: LAURA ENCURSIVA

Romper el prejuicio desde una perspectiva de género

Una panadera, una profesora de yoga, una ciclista, una camionera, un par de señoras mayores tomándose una cerveza en una terraza, una pareja de extranjeras que escogió Nazaret como lugar donde vivir… Encursiva ha tratado de plasmar mediante su selección de fotografías la realidad de su barrio. “Nazaret es un barrio que siempre se ha visto de forma negativa, como un suburbio o una zona de delincuencia. Hemos aprovechado el Día de la Mujer para romper con todos esos prejuicios, como homenaje a todas las mujeres del barrio, para darles visibilidad, cada una desde su forma de vivir en Nazaret”.

La fotógrafa explica que ella misma hace de menos al barrio en algunas ocasiones. En ese sentido, un proyecto como este “es interesante en la medida en que hemos conocido a todas esas mujeres”. Eso les ha permitido redescubrir la zona, y las conclusiones que extrae contradicen totalmente la narrativa imperante: “Las mujeres fotografiadas trabajan muchísimo, se preocupan constantemente por ir hacia adelante. Tienen un gran sentimiento de pertenencia al barrio y se ayudan mucho entre vecinas”. El resultado ha sido “tan interesante” que Dones de Barri no terminará con el cierre de la exposición a principios de abril, sino que tan solo es el inicio de un proyecto mayor que tendrá el mismo fin: hacer ver a la sociedad que Nazaret no es un mal barrio, y hacerlo con perspectiva de género. Para ello, ya se han llevado a cabo multitud de encuestas a distintas mujeres acerca de su papel en relación con conceptos como el de la familia, el trabajo, el amor hacia los hombres… Esto dará lugar a una serie de charlas que todavía están por desarrollar. Al fin y al cabo, resalta la fotógrafa, todo depende de con qué ojos mires lo que te rodea. “Yo he querido transmitir una imagen amable y cariñosa de las mujeres del barrio”.

Una exposición “despolitizada”

Desde el primer momento Laura Encursiva deja claro que con su proyecto buscaba reflejar a todas las mujeres de Nazaret: “No quería que ninguna ideología, raza o pensamiento se viera excluida. Quería despolitizarlo todo y unir a las mujeres de diferentes edades, personalidades, culturas, religiones…; porque la unión viene solo del hecho de ser mujer, de nada más. Probablemente todas han tenido sus problemas en ese sentido”.

Culturplaza pregunta a la fotógrafa qué mujeres le han llamado más la atención de entre todas las fotografiadas. En primer lugar, habla de Catalina, una señora muy mayor que fue misionera: “Me explicó que toda la vida ha ayudado a personas musulmanas a integrarse. Me enseñó unas fotos de cuando era joven. Hace cincuenta años se dedicaba a ayudar a personas transgénero. En aquella época ya estaba inmersa en el apoyo a las minorías, y eso que no era fácil siendo mujer. Su mentalidad, tan avanzada, me dejó anonadada”.

Por otro lado, Gema trabaja como operadora portuaria. Tere es la modista de toda la vida del barrio. “Nos hacía los trajes de fallera cuando éramos pequeñas -cuenta-. Todas tienen su historia, y pese que la mayoría sean comunes, son muy interesantes”. Margaret y Sandy son pareja. Una viene de Nueva Zelanda y la otra de Londres. Una es artista y la otra se dedica a las ayudas en sanidad. “Decían que escogieron vivir en este bario por lo tranquilo y amable que es. La gente de fuera valora Nazaret sin los prejuicios que están establecidos para los de aquí”, explica Encursiva. De entre todas esas mujeres, ha visto una limitación. 

Foto: LAURA ENCURSIVA

Del dicho al hecho

Laura Encursiva explica que cuando era pequeña tenía que decir en muchas ocasiones que vivía “en la zona de la Avenida del Puerto” para que no se le mirara con mala cara. Ahora, asegura que “ve Nazaret como un barrio más seguro que muchos otros. Tiene una gran diversidad racial, lo cual es muy positivo, y está lleno de gente humilde que se aleja enormemente de ese peligro que se le atribuye”.

Fruto de este estigma, el barrio de Nazaret ha tenido que abanderar durante años luchas contra políticas de urbanismo masivo cuyo efecto era un aislamiento todavía mayor. Muestra de ello es la Associació de Veïns y Veïnes de Nazaret, que colabora en la exposición y que la fotógrafa conoce especialmente por su madre, que es miembro. Además de esta asociación, la creadora de Dones de Barri explica que con los años han surgido infinidad de “iniciativas interesantes y creativas” fruto de que se trate de un barrio “un poco apartado del resto de la ciudad. Habla, en concreto, de ejemplos como “los muchos colegios que han hecho talleres contra la discriminación social y racial, murales para el Día de la Mujer, iniciativas para personas con problemas de inclusión, centros de formación profesional de mayores, cursos de idiomas, y un largo etcétera”. En este sentido, Dones de Barri es una excusa para “dar voz a las mujeres, que son siempre las que están metidas ayudando en todo esto”, subraya la fotógrafa.

Pese a todo ese esfuerzo que defiende la fotógrafa, denuncia por otro lado que desde el gobierno municipal se deberían hacer más esfuerzos para ayudar al barrio: “No está muy bien cuidado, creo que hace falta que nos hagan un poco más de caso. Si no fuera por las asociaciones vecinales, las peticiones y las denuncias, nadie se fijaría en nosotros”.

Pese a ello, ve el futuro de Nazaret con optimismo. “Los vecinos se preocupan mucho por todas esas iniciativas que he explicado. Hay mucho interés en que jóvenes y no tan jóvenes desarrollen sus capacidades a nivel creativo. Mi exposición es muestra de ello. Quiero pensar que todo esto traerá algo positivo, poco a poco iremos teniendo más visibilidad”.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email