GRUPO PLAZA

informes sobre el impaco de la aplicación

Dos visiones sobre la tasa: la UA, la descartó; Nexe, para cruceristas y pisos turísticos

26/12/2021 - 

VALÈNCIA/ALICANTE. La aplicación de una hipotética tasa turística en la Comunitat Valenciana está en el centro del debate político después de que el pasado lunes, Les Corts acordarán diseñar una propuesta para aplicar esa tasa de voluntaria y con carácter municipal. Por el momento, no existen estudios que cuantifiquen ni detallen el impacto de la medida en este contexto de crisis sanitaria. Sí que se elaboraron con anterioridad. En concreto, se conocen dos. Uno de la Universidad de Alicante, de 2016, que desaconsejaba la aplicación de la tasa. Otro de la Fundación Nexe, considerado el think thank de Compromís, que sí la recomendaba para todos los alojamientos turísticos, pero especialmente para los apartamentos turísticos y para los cruceros.

¿Por qué la desaconsejó la Universidad de Alicante? Entonces, el Instituto Universitario de Investigaciones Turísticas habló de dos problemas. El primero "de imagen ante los  turistas por su asociación a una especie de peaje por uso de nuestro entorno". El segundo, el hecho de cargar con más impuestos a aquellos que cumplen estrictamente con sus obligaciones fiscales, como son los hoteles o los alojamientos reglados. 

No obstante, ese informe, que fue encargado por la entonces directora general de Turismo, Raquel Huete, de la UA, sí que recomendó, como primera medida, centrarse en el esfuerzo de control para regularizar la cantidad de  alojamientos turísticos ilegales, lo que incrementaría de manera muy notable  la recaudación. Es más añade, que solo entonces, con el ánimo de seguir profundizando en la regularización, podría plantearse esa tasa turística que ahora, aunque la UA insistió en su momento esa tasa perseguía "un afán que parece solo recaudatorio, poco eficiente, injusto para el sector  regulado, que es el mayor soporte de la economía de la Comunitat Valenciana,  y probablemente desmotivador para algunos de los más importantes operadores turísticos que trabajan con la Comunitat". Y de ahí que el informe de la UA insistiera en esos dos problemas: empeorar la imagen y focalizar el esfuerzo recaudatorio en los alojamientos que ya cumplen. 

En cambio, la Fundación Nexe, a través del estudio realizado en 2019 por el profesor Asensi Descals i Tormo, de la Universitat de València, sí que defendió la aplicación de la tasa. Además, consideraba que había razones para aplicar la tasa. A juicio de Descals, por dos razones: razones de equidad impositiva, pues quien asume este impuesto es el consumidor directo de ese servicio, y no la población en general, y razones de eficiencia, pues a su juicio, debe ser el propio sector turístico quien asuma los efectos negativos de la propia actividad y sobre el territorio. Nexe también ponía el foco en los apartamentos turísticos como fenómeno a regularizar por el efecto de diseconomía que ejercen sobre determinados barrios de una ciudad  y la posibilidad de incorporarlos al sistema tributario y contribuir a él.

Las conclusiones de Nexe es que se podía aplicar una tasa de dos euros por turista y día y que debería gravar a todos los alojamientos turísticos, especialmente en los apartamentos y en los cruceristas. Y en todo caso, aplicar exenciones en las zonas rurales o con riesgo de despoblación.

En su análisis, Nexe sostuvo en su momento que la tasa no impactaría en las pernoctaciones. Es más, aseguró que el número de pernoctaciones no ha hecho más que subir desde 2008 pese a que el precio por habitación medio ha pasado de los 100 a los 114 euros de 2017, incluyendo la crisis económica de 2010-11. También consideró que es un instrumento que puede ayudar a paliar otras diseconomías que genera la propia actividad turística, como la necesidad de nuevas infraestructuras o impacto en el paisaje; diseconomía de concentración y aumento de residuos; y aumento del coste de los servicios que no asume el sector y que presta la administración.

La UA, en todo caso tasa local

El informe de la UA sí que introduce matices, aunque finalmente desaconseje la implantación de la tasa. Por ejemplo, admite que se trata de un "impuesto  extendido  y justificado principalmente a nivel local, en ciudades con atractivos  específicos, arquitectónicos, históricos, naturales, etc., que las hacen menos  vulnerables a ligeros aumentos en los costes asociados a la estancia del  turista".

Sin embargo, añade la UA, la fortaleza del turismo de la Comunitat es el sol y playa y por tanto, "si la oferta es exclusivamente sol y  playa, la única estrategia posible es el precio, y en precio podemos tener  dificultades futuras", reconoce el informe. Por ello, la UA recomendaba en 2016 poner en valor y apoyar infraestructuras que permitan  evolucionar el turismo actual de sol y playa hacia un modelo que, sin obviar  este concepto que es, sin duda, una de nuestras señas de identidad y de  nuestras ventajas competitivas, hacia un turista que aprecie adicionalmente  una oferta más completa y diferenciada y esté dispuesto a pagar por ella.

Así que entre los beneficios de aplicar la tasa, según la UA, estaría el incremento de la recaudación fiscal, básicamente procedente de fuera de la Comunitat Valenciana y la posibilidad de establecer una tasa finalista (para invertir completa en  la mejora del sector turístico: promoción, infraestructuras, etc.). En cuanto a los inconvenientes, según la UA, la tasa es discriminatoria e injusta (castiga a las plazas reguladas, favoreciendo el intrusismo en alojamientos irregulares); parece una tasa solo recaudatoria, con visión de corto plazo; y plantea dificultades para repercutir, al menos en el primer año, la tasa al cliente (muchas plazas están contratadas con mucha antelación por touroperadores, con precios muy ajustados, sin posibilidad de repercutir la tasa a los clientes en los viajes ya contratados, lo que  significa que la tasa irá directamente contra la cuenta de resultados de  las empresas).

Por ello, la UA considera que la tasa sólo puede tener sentido en destinos maduros, con atractivos únicos, con un control exhaustivo de plazas de alojamiento y elevada rentabilidad, "que no es nuestro caso", puntualizó. Es más, añade el informe, que en el caso de la Comunitat se corre el riesgo de que los touroperadores elijan otros destinos competidores con nuestra oferta básica de sol y playa, aun insuficientemente diferenciada a nivel de la Comunitat. En su día, la UA también consideró que el argumento de evitar la masificación usado en otros destinos, no era aplicable en nuestro caso que, en general, "no tenemos problemas  graves de masificación en ningún destino".

En cambio, la Fundación Nexe defiende (o defendía) que la tasa no repercutiría en la ocupación, ni en el gasto del turista por estancia y que además, ayudaría a que una parte del sistema (los apartamentos turísticos, gestionado por plataformas) contribuyera al sistema tributario.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email