GRUPO PLAZA

la constructora ingresó 61 millones y ganó 3 con barreiro como ceo

Ecisa dispara su facturación un 70% y da beneficio por primera vez en una década

6/10/2022 - 

ALICANTE. La constructora alicantina Ecisa, ahora propiedad del grupo inmobiliario cotizado Urbas, logró salir de pérdidas en el ejercicio 2021, un hito que no se producía desde el ejercicio 2012, hace una década. El buen resultado, obtenido en el último año que Enrique Barreiro ejerció como consejero delegado de la firma (abandonó Ecisa y Urbas en enero de 2022), se logró después de incrementar notablemente la facturación hasta volver casi a niveles precovid, y tras una importante operación de refinanciación con el apoyo, a través de Urbas, dos fondos de inversión basados en Estados Unidos.

Así lo explica la memoria de las cuentas anuales de Ecisa Compañía General de Construcciones SA correspondientes al pasado ejercicio, consultadas por Alicante Plaza. Por primera vez desde que la constructora se convirtió en cabecera de su propio grupo (con filiales de concesiones, de instalaciones de eficiencia energética, en el extranjero...), la sociedad no ha consolidado las cuentas de sus participadas, al haber pasado a formar parte de Urbas. En todo caso, varias de esas filiales han arrojado también resultados positivos, como Hispana de Instalaciones

Pese a haber dejado de consolidar, la comparativa con las cuentas individuales de Ecisa para el ejercicio 2020 refleja un incremento del 70% en el volumen de negocio hasta los 61,6 millones de euros (36 millones en 2020, cuando su facturación se hundió a la mitad por la pandemia), y la reversión del resultado, de 16,3 millones de pérdidas a 3 millones de beneficio. Como referencia, en 2020 la facturación consolidada de Ecisa fue de 36,75 millones y las pérdidas consolidadas se quedaron en 15 millones.

La recuperación del beneficio que Barreiro se había marcado para 2020 tuvo que esperar un año, al irrumpir la pandemia, pero en cualquier caso se logró el objetivo aún con un volumen de contratación algo inferior al previsto. No es una cuestión menor: entre su salida de Qatar, el 'pufo' de Chile y una estrategia equivocada en España hasta el 'giro' de 2018, Ecisa llevaba una década sin arrojar beneficios, primero con la familia Peláez como propietaria, luego con el holding catarí Al Alfia y el último año ya con Urbas.

Obras a cargo de Ecisa en el PAU-1 de Alicante, este verano. Foto: AP

A la espera de ver si el resultado positivo se consolida en el ejercicio en curso tras la salida de Barreiro, la memoria de las cuentas de 2021 señala que, a la fecha de formulación de las cuentas, Ecisa contaba con una cartera formalizada pendiente de ejecutar de 93 millones de euros, diez millones más que un año antes, de la que estimaba realizar un 76% durante 2022. La mayoría en suelo español, pues en Argelia solo tuvo una obra activa el pasado ejercicio. En cuanto al ejercicio actual, el plan de negocio apuntaba a rozar los 100 millones de facturación e incrementar un 8% el Ebitda, mejorando incluso el resultado neto.

Tras la compra por parte de Urbas, Ecisa refinanció toda su deuda: además de regularizar los impagos a entidades financieras y reclasificar un millón de euros a largo plazo, Ecisa obtuvo nueva financiación ICO por importe de 3,5 millones de euros a largo plazo, y 6,95 millones con líneas de confirming y pólizas. A todo ello hay que añadir el respaldo financiero de Urbas, que en 2021 firmó una importante operación de financiación por valor de 123 millones de euros con dos fondos de inversión estadounidenses. Durante 2021, Ecisa empleó a 162 personas (137 un año antes, en plena pandemia), casi el 70% con contrato fijo. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme