GRUPO PLAZA

tras perder un 50% de su negocio en 2020 por la pandemia

Ecisa espera salir de pérdidas en 2021 con una contratación de 125 millones de euros

18/11/2021 - 

alicantina ALICANTE. La constructora alicantina Ecisa, integrada este verano en el grupo cotizado español Urbas, sufrió especialmente los rigores de la crisis sanitaria del coronavirus en el ejercicio 2020, todavía en manos del holding catarí Al Alfia. Si bien la empresa se había marcado el pasado ejercicio como el punto de inflexión para reequilibrar su negocio, la pandemia obligó a posponer los planes, y previsiblemente será en 2021 cuando la empresa que ahora preside Enrique Barreiro alcance el punto de equilibrio, tal como adelantó el ejecutivo hace un mes en una entrevista con Alicante Plaza.

De hecho, la pandemia recortó la facturación de la constructora hasta niveles nunca vistos desde que comenzó su proceso de internacionalización y disparó su negocio de la mano de Al Alfia (todavía, por entonces, con la familia Peláez como socia mayoritaria), ni siquiera cuando la renuncia al negocio internacional (excepto el Magreb) hizo caer en picado los ingresos en 2018. Así, según las cuentas consolidadas de Ecisa Compañía General de Construcciones, la firma ingresó 36,75 millones en 2020, algo menos de la mitad que un año antes (75,9 millones), y perdió 15 millones (18,3 un año antes).

No obstante, tras conocerse las cuentas del ejercicio pasado, fuentes de la compañía reafirmaron en declaraciones a Alicante Plaza que Ecisa alcanzará al cierre del ejercicio en curso el ansiado punto de equilibrio, dejando atrás las pérdidas de los últimos años. En este sentido, al cierre del primer semestre la firma ya había facturado en torno al 70% del objetivo anual (83 millones), y la previsión es finalizar este año con un volumen de contratación de alrededor de 125 millones de euros. Al finalizar el tercer trimestre, la empresa ya sumaba 100 millones de euros en nuevos contratos cerrados durante este año.

En cuanto al ejercicio 2020, los malos resultados obligaron a Al Alfia a inyectar recursos en el balance de la constructora un año más, al no ser capaz de absorber los costes de estructura con el negocio del año de la pandemia. Concretamente, 13,4 millones de euros, que no obstante no paliaron las necesidades financieras de la compañía tras la declaración del estado de alarma en España. Si bien Ecisa tenía adjudicadas a principios de año suficientes obras como para cumplir su plan de negocio, la pandemia obligó a cambiar de planes: reenfocar su cartera de clientes hacia obras rentables, refinanciar su deuda para obtener liquidez suficiente frente a las tensiones de tesorería, y buscar alianzas con otros grupos.

Fruto de este cambio de estrategia, Al Alfia llegó a un acuerdo con Urbas para venderle el 100% de la constructora alicantina a cambio de una participación en el accionariado (y el consejo) del grupo cotizado, que se hizo efectivo el pasado mes de julio. Eso sí, de la venta se excluyó la participación de Ecisa en el negocio del transporte ferroviario en el extranjero a través de Steconfer, que se vendió a Al Alfia con una valoración de 5 millones de euros, tal como recoge la memoria. 

Una vez integrada en Urbas, la intención es que Ecisa se convierta en la marca de cabecera del grupo para toda aquella actividad relacionada con la edificación residencial o la obra civil en su área de influencia, fundamentalmente en el arco mediterráneo, aunque la constructora mantiene varios contratos en Madrid. Tal como adelantó Barreiro en la citada entrevista con Alicante Plaza, la constructora alicantina mantendrá su autonomía de funcionamiento dentro del grupo y su identidad propia, y ya ha acometido el proceso para trasladar su sede en la ciudad al edificio azul de la avenida de Alfonso X el Sabio.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email