GRUPO PLAZA

El Ayuntamiento y Reciclaceite firman un convenio para colocar contenedores exclusivos

Economía circular: Riba-roja lanza una campaña para convertir el aceite usado en biodiesel

26/06/2021 - 

VALÈNCIA. Un solo litro de aceite puede contaminar 1.000 litros de agua. Durante años, la práctica de lanzar el aceite de cocina al fregadero ha estado muy extendida en los hogares españoles, que no prestaban verdadera atención a la problemática ambiental que esto puede generar. Pero, más allá de la contaminación, este gesto tan simple también tiene su impacto en el entorno urbano más inmediato. Y es que, los restos de comida y aceite que discurren por el alcantarillado pueden convertirse al mismo tiempo en un criadero para ratas u otro tipo de plagas. 

Así, desde hace unos cuantos años, empresas e instituciones están trabajando en atajar esta práctica y buscar maneras de conseguir que el aceite usado no acabe en las tuberías. De este modo nació el contenedor naranja, que tiene como objetivo facilitar a los ciudadanos el reciclaje del aceite usado. Lo único que tienen que hacer es tirar ahí sus botellas de plástico con los restos, y luego la empresa gestora se encarga de recogerlos y de reciclar los envases. Diversos municipios valencianos cuentan ya con este servicio, incluida València capital. 

El último en unirse ha sido Riba-roja, de la mano de la empresa especializada Reciclaceite, perteneciente al grupo Reciclamas. Luis Mas, gerente de la empresa, explica que el proceso de reciclaje del aceite pasa por eliminar entre el 10 y el 20% de agentes impropios, hasta que el producto no presenta más de un 3% de impureza y un 2% de agua. Así, el aceite es filtrado y luego sometido a temperaturas de 70 grados para que él solo se separe del agua. Finalmente, se elimina el agua y el producto queda listo para su siguiente paso. 

Y es que, el objetivo de Reciclaceite va más allá de sacar el residuo de la red de alcantarillado para evitar que llegue a las depuradoras, "lo que tiene un coste altísimo", según Mas. Así, la verdadera intención es darle una segunda segunda vida y cerrar el ciclo de la economía circular. De este modo, el aceite previamente tratado en sus instalaciones de Quart de Poblet es vendido al por mayor a otras empresas para que puedan dedicarlo a hacer biodiesel

El biodiesel es una materia de origen ecológico que sirve para hacer funcionar los vehículos a diésel, aunque sus emisiones son mucho más bajas. En este sentido, el gerente de Reciclaceite expone que lo venden en tandas de 25.000 litros a otras empresas que están especializadas en la conversión: "Ellos mezclan el producto que nosotros les hemos vendido con glicerina y otros reactivos, y luego lo vuelven a separar. Lo que queda ya es apto para la utilización, y se aprovecha prácticamente la totalidad de la cantidad inicial", expone al respecto. 

Facilidades e importancia de la concienciación

"El reciclaje de aceite no es nada nuevo, nosotros llevamos más de 20 años trabajando en ello y alrededor de 100 municipios ya cuentan con contenedores naranjas", relata Luis Mas. Sin embargo, reconoce que todavía es una práctica menos extendida de lo que debería, por eso pone el acento sobre la importancia de las instituciones a la hora de concienciar sobre el problema y sobre todo para poner facilidades. 

En este sentido, el Ayuntamiento de Riba-roja ha anunciado que habilitará un total de siete contenedores naranjas dentro del casco urbano, lo que permitirá a los vecinos tener siempre alguno relativamente cerca de casa y acudir con la frecuencia que necesiten. Hasta ahora, la única manera que tenían de reciclar el aceite era esperar a que pasara el ecoparque móvil. Asimismo, el consistorio también está barajando la colocación de otros dos contenedores especializados en las urbanizaciones. 

Otra de las acciones será la puesta en marcha de una campaña informativa para que todos los ciudadanos puedan conocer la ubicación de los contenedores y también la importancia de depositar allí el aceite. Por su parte, Reciclaceite se encargará de la recogida de los residuos y también de velar por que los contenedores estén en buen estado, de manera que no haya derrames ni suciedades que puedan incomodar a los vecinos. 

El convenio entre el Ayuntamiento y la empresa durará cuatro años, y la recogida será totalmente gratuita tanto para los vecinos como para el consistorio. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email