X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

opinión

El bueno, el feo y el malo de las monedas refugio

El responsable de estrategia en divisas de Saxo Bank analiza lo que pueden dar de sí en la segunda parte del año el dólar, el euro, el franco suizo y el yen japonés

27/07/2016 - 

MADRID. La segunda parte del año será inestable para los mercados mundiales de activos. Lo será a medida que intentan cotizar la situación 'postBrexit', es decir, explorar si el 'Brexit' desata la siguiente fase de la crisis existencial de la Unión Europea (UE), además de navegar en una lenta y posiblemente más rápida devaluación de China y resultar en la exportación de la deflación. 

Al mismo tiempo, tendrán que darse cuenta de la posible sincronización y composición de una caída helicóptero en Japón y evaluar el resultado y las consecuencias de las elecciones presidenciales de Estados Unidos el próximo mes de noviembre.

El bueno: el dólar estadounidense

A lo largo del segundo trimestre del año, hemos abandonado prácticamente un panorama positivo para el billete verde en base a la mayor divergencia en la política, ya que la Reserva Federal probablemente no actúe en el corto plazo, incluso con una sola subida posible de los tipos en lo que queda del año si EE UU evita la recesión y los mercados se enderezan tras el 'Brexit'. 

Por el contrario, el potencial alcista del dólar estadounidense partir de aquí podría surgir de la búsqueda general de un lugar seguro, dado el abanico de incertidumbres que se avecinan. El dólar estadounidense parece ser el lugar más seguro en el tercer trimestre, dado que la Reserva Federal (FED) posiblemente no luche con la fortaleza del dólar en una temporada política, con una barra muy alta para las nuevas medidas en lo que respecta a la política. Una fuente posible de fortaleza adicional podría ser una mejora de las tasas reales de EE UU ante una menor inflación.

El malo: el euro

El euro se recuperó frente a la libra esterlina tras el resultado del 'Brexit' y podría ganar aún más a medida que los europeos busquen diversificarse lejos de las exposiciones del Reino Unido. Pero el euro a más largo plazo, de hecho, parece ser un pobre lugar seguro y puede tener peores rendimientos que el dólar norteamericano, en concreto.


El 'Brexit' puso nuevamente bajo el radar riesgos existenciales a más largo plazo en la Unión Europea. La economía más importante de la UE, Alemania, está extremadamente apalancada a su industria de exportación, con las exportaciones que representaron un 45,7% del PIB en 2011-15, de acuerdo con el Banco Mundial. Compárenlo con el 28,4 % para el Reino Unido y 13,4% para EE.UU. La ralentización del crecimiento a nivel mundial afecta a las economías productoras más que a las consumidoras, y la dependencia de Alemania de las exportaciones la colocará en el epicentro de cualquier nueva ralentización a nivel mundial.

El feo: franco suizo y yen japonés

El franco suizo (CHF) y el yen japonés (JPY) probablemente sean dos refugios feos para el tercer trimestre. Si el mercado se dejara a su suerte, el CHF y, especialmente el JPY, probablemente se apreciarían significativamente a partir de aquí si viéramos otra zona débil o peor para los activos mundiales. Para el CHF, tenemos el conductor adicional de plantear preguntas sobre la viabilidad de la UE a más largo plazo. El Banco Nacional Suizo ya está interviniendo activamente, tiene un carry negativo significativo y parece determinado a evitar el exceso de fortaleza del CHF. 

Al igual que con Japón, con el vuelco adicional que el Banco de Japón y el gobierno de Shinzo Abe pueden ser los primeros en lanzar el 'dinero helicóptero' (el estímulo fiscal compensado con las nuevas compras del Banco de Japón o las autoridades fiscales y monetarias operando abiertamente para estimular la demanda final en lugar de soportando meramente los precios de los activos), y esto podría suceder en el 3T si la presión sobre el JPY continúa siendo elevada.

John Hardy es jefe de estrategia en divisas de Saxo Bank

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email