GRUPO PLAZA

El líder de ciudadanos promete acabar el corredor y mejorar la financiación

El 'caloret' hace sudar a Rivera en un mitin de pequeño formato y promesas enlatadas

13/06/2016 - 

VALENCIA. El acto central de la campaña de Ciudadanos en Valencia distó mucho de ser multitudinario. Alrededor de 300 simpatizantes de la formación naranja acudieron este domingo a respaldar a su líder nacional, Albert Rivera, en un mitin de pequeño formato marcado por el intenso calor, una cuidada escenografía y las promesas estándar para todo candidato que pretenda ganarse al electorado valenciano. A saber, reformar la financiación autonómica y construir el Corredor Mediterráneo.

[FOTOGALERÍA DEL MITIN DE CIUDADANOS EN VALENCIA]

El partido de Rivera, que presumió de haber preferido estar con la gente en lugar de hacer un paréntesis en la campaña para preparar el debate a cuatro de esta noche, tampoco buscó un reventón de público y fue a asegurar. Cambió la Plaza del Patriarca de la anterior campaña por la de los Fueros, mucho más pequeña, y planificó un acto conservador, como sus expectativas electorales a la vista de las encuestas que apuntan a una repetición en la Comunitat del resultado logrado el 20D.

Sí se mimó la puesta en escena. Ciudanos plantó un gran escenario a los pies de las Torres de Serranos con dos pantallas gigantes a cada lado más propias de los mítines en grandes pabellones y tiró de cabeza caliente y gran angular para conseguir unos estudiados tiros de cámara. La más repetida fue la imagen de Rivera frente al atril con los otros ciudadanos al fondo, los que ajenos al aprovechaban el domingo sobre el antiguo cauce del Turia.

Las Torres dieron mucho juego. El acto arrancó, de hecho, con Albert Rivera atravesando la histórica puerta acompañado de las caras visibles de su partido en la Comunitat, entre ellos el portavoz municipal, Fernando Giner, y los cabeza de lista por Alicante, Marta Martín, y Valencia, Toni Cantó. Toda una metáfora de cómo Ciudadanos pretende acabar entrando en Valencia.

El actor recurrió al simbolismo de la puerta y la muralla en varios momentos de su discurso. Lo hizo para atacar al Consell del 'Frente Popular' por "vender humo", generar "cabreo", y "enchufar" a sus amigos, pero también para lamentar la "vergüenza" que el PP hizo pasar a los valencinos por sus casos de corrupción o el hilarante episodio del caloret que la exalcaldesa Rita Barberá protagonizó en ese mismo punto.

Rivera y sus fieles sufrieron este domingo mucho de ese caloret. El líder de Ciudadanos subió al escenario tras las intervenciones de Giner, Martín y Cantó, superado ya el mediodía y con el termómetro encaramado a los 30 grados. Los simpatizantes sólo dejaron de abanicarse para aplaudir algunas de las frases de Rivera, especialmente las relacionadas con cuestiones identitarias y las críticas al nacionalismo.

Como cuando aconsejó a los valencianos "que no pierdan" su capacidad para sentirse a la vez orgullosos de ser valencianos y españoles o cuando sostuvo que los problemas entre la educación concertada están "inventados por quienes quieren dividir" a los valencianos. "No permitan que en Valencia hagan lo mismo que los nacionalistas en Cataluña", subrayó.

El líder de la formación naranja se desenvolvió con la soltura que acostumbra, pero sudó literalmente para intercalar en sus mensajes habituales algunos guiños en clave local. "No me gusta hacer promesas", confesó antes de lanzar dos compromisos tan previsibles como "vitales" para la Comunitat: el de acabar "de una vez" el Corredor Mediterráneo y la reforma de la financiación autonómica.

Sobre la segunda, Rivera evitó profundizar en cuestiones que en el pasado le han originado más de un quebradero de cabeza en la Comunitat, incluso interno, como la cuestión de la deuda histórica.

En cambio, defendió la necesidad de reformar el sistema para garantizar una atención sanitaria homogénea a todos los españoles sean de donde sean y propuso crear un "fondo de cohesión social y territorial" para atender la sanidad y la dependencia.

Pichar la "burbuja política"

En el apartado de las propuestas para el conjunto del país, el líder de Ciudadanos aseguró que su formación pondrá como condición un pacto nacional por la educación como compromiso previo antes de llegar a acuerdos con otros partidos.

"Modernizaremos la economía reformando la educación", lanzó Rivera, que prometió una inversión de 2.300 millones en I+D esta misma legislatura y una rebaja de tres puntos en el IRPF a partir de 2018.

Rivera también lanzó su habitual oferta a los votantes desencantados del PP y del PSOE para que se sumen al "cambio" que propone Ciudadanos, reiteró su idea de eliminar las diputaciones y el resto de "chiringuitos políticos" y presentó a su formación como la única capaz de "regenerar" la política porque tiene las manos "libres y limpias". "Si quieren llegar a acuerdos con nosotros hay que pinchar la burbuja política", advirtió.

Al finalizar el acto, Rivera se detuvo para charlar a la sombra de las Torres de Serranos con los periodistas que siguen la campaña del partido naranja. Casi a la vez, por megafonía, los organizadores requerían la presencia de un médico para atender a un hombre que se desvaneció entre el público a causa del calor.

A los periodistas, Rivera les comentó su intención de dormir ocho horas con la excusa del debate de esta noche o la de encontrar un hueco para relajarse en la piscina. Después aún se paró para hacerse varios 'selfies' antes de marcharse entre algunos gritos de "presidente, presidente".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email