GRUPO PLAZA

la resistencia de la compañía castellonense

El caso de Bit2Me, el único 'exchange' español que sigue vivo

25/07/2022 - 

VALÈNCIA. Después del cierre definitivo de 2gether tras sufrir un segundo hackaeo con la consecuente sustracción de criptodivisas, Bit2Me, la empresa cripto fundada por Leif Ferreira en 2014, se erige como el único exchange con vida surgido en nuestro país.

Subrayar también que cerca de 8 años de supervivencia no es poco. No sólo por la elevada tasa de mortalidad de las startups, sino también porque nació mucho antes que exchanges de la talla de Binance (2017) y poco después de Coinbase (2012). Otra de sus peculiaridades corresponde al hecho de no ser un proyecto surgido dentro de los principales ecosistemas nacionales, como son Valencia, Barcelona o Madrid, sino que se gesta en un pequeño pueblo de Castellón.

Allí grabó Ferreira el primer video para dar a conocer la idea disruptiva que se traía entre manos: la posibilidad de poder canjear bitcoin por euros en cualquier cajero automático. Crearía así la primera empresa del mundo en unir el protocolo bitcoin a la infraestructura bancaria de los cajeros.

En el vídeo salían un grupo de amigos testando la solución, entre ellos la que todavía hoy es su novia. En ese momento, Leif Ferreira tenía 28 años, se presentaba como CTO y único fundador y emplazaba la sede de Bit2Me en Entropy Factory, un espacio de trabajo compartido con otras startups ubicado en la localidad de Les Coves de Vinromá (Castellón). 

En cuanto al capital invertido para arrancar el proyecto, contaba haber dispuesto solo de la cantidad de 2.000 euros. “No poseo millones que me respalden. He tenido que usar el ingenio y el conocimiento”, declaraba.

Lo que ha hecho

Otro comentario que se nos quedó grabado del primer contacto con Leif Ferreira fue:“La gente no es lo que dice, es lo que hace”. Puede que en esos momentos la frase sonara algo inflamada, pero lo cierto es que el tiempo ha demostrado que Ferreira no iba de farol. 

Tras aceptar la entrada de Andrei Manuel en enero de 2015 como socio, Bit2Me no ha parado de crecer. Aunque no son dados a prodigar datos relativos a la facturación, ya en 2017 la empresa se declaraba “bastante rentable”. Más eufóricos se muestran otros, como el emprendedor en serie e inversor Carlos Blanco, quien apuntaba en otro artículo a Bit2Me como posible candidato a convertirse en unicornio en 2024-2025.

Ahora, con 36 años, Leif Ferreira se halla al frente de una empresa con más de 250 empleados, que mantiene la sede principal en Castellón pero con oficinas también en Barcelona, Madrid y, fuera de España, en Brasil. Bit2Me es, asimismo, la primera empresa reconocida por el Banco de España como proveedor de servicios de moneda virtual, con más de 20 soluciones para su compra, venta y gestión; cuenta con clientes en más de un centenar de países y, solo en en 2021, transaccionaron cerca de 1.100 millones de euros.

Pero hace tiempo que Bit2Me dejó de dedicarse solo a la compraventa de  criptomonedas para escalar el proyecto hasta convertirse en un ecosistema de soluciones cripto de todo tipo. “A nosotros nos gusta decir que ofrecemos un ecosistema con un enfoque 360 de productos, pero también 360 de tipo de clientes”, dice Ferreira. Entran aquí desde su academia de formación de bitcoin y criptomonedas, de la que presumen de ser la mayor del mundo en habla hispana, hasta Bit2Me Suite, que se postula como el primer criptobanco español dirigido a empresas y particulares; o Commerce, la pasarela de pago cripto online presentada hace unos días.

De todos estos desarrollos se encuentra cada vez más alejado Ferreira, a quienes algunos incluyen dentro de los 50 mejores programadores de blockchain de Europa, ahora más centrado en la parte del negocio. “Ahora hay gente en el equipo que sabe de programación bastante más que yo”, reconoce.

“Es como jugar en el nivel super difícil de un videojuego”

Por otro lado, nunca ha contemplado Ferreira la posibilidad de trasladar la sede de Bit2Me ni en otro lugar que no sea Castellón y, menos aún, fuera de España. “Nosotros, en cuanto a regulación se refiere, siempre hemos querido hacer las cosas bien y, como compañía, siempre vamos a cumplir escrupulosamente con la regulación”, sostiene el CEO.

Esta actitud, loable para unos, es la misma que disuade a otra parte de los inversores cripto de apostar por el exchange nacional. Saben que si las autoridades les reclaman información, están en la obligación de mostrarla, algo bastante más complicado de conseguir en un paraíso fiscal. Las circunstancias les sitúan, pues, entre dos fuegos y en clara desventaja con respecto a otros exchange que operan en países con una regulación más amigable. De aquí la comparación de Ferreira: “Siempre digo que esto es como estar en el nivel super difícil de un videojuego”.

Pero, por muchas críticas que les lluevan, no creen en Bit2Me que se hayan desviado del propósito original, el cual, según el CEO, sigue marcando los pasos de la compañía. “Nuestro objetivo siempre ha sido potenciar el uso de las criptomonedas en la sociedad actual y avanzar hacia una adopción mayoritaria. Yo creo más en el cripto como un cambio social, como un nuevo ecosistema en el que nosotros nos proponemos como el barco o la bicicleta que te conduce. Queremos que la gente aprenda, que sepa lo que es una criptomoneda, que prueben y operen con ellas sin miedo y que, al final, elijan lo que quieran”.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme