Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

buscando una solución

El cine Metropol divide al Govern de la Nau; Ribó quiere salvarlo 

Foto: KIKE TABERNER
29/03/2018 - 

VALÈNCIA. Presumía esta semana el concejal de Desarrollo Urbano de València, Vicent Sarrià, de que no existe un movimiento social masivo que reclame que se salve el cine Metropol. Desde los números, el concejal socialista minimizaba la contestación en redes sociales que pide que se preserve el último cine de València de antes de la Guerra Civil, creado por Goerlich para Carceller. Lo único que podría parar la demolición es la presión ciudadana y, por el momento, las más de 5.000 firmas y el manifiesto firmado por una veintena de asociaciones contra el derribo no son suficientes.

Esta semana Sarrià dio explicaciones al alcalde Joan Ribó y al resto de sus compañeros de por qué se debe autorizar la demolición. Exhibió informes que justifican que se destruya una sala por la que en su día pasaron Miguel Hernández u Orson Welles. Con los papeles en la mano, Sarrià argumentó uno a uno los pasos dados por su regidoría para permitir a la propiedad derrumbar el cine. Con los papeles en la mano, dicen quienes estuvieron en la reunión, Sarrià tiene razón; al menos con los papeles que exhibió. El cine no estaba protegido. Nadie lo reclamó hasta ahora. Fin de la historia.

Sin embargo sus argumentos no bastaron para convencer al alcalde. Dicen desde el entorno de Joan Ribó que al alcalde no le gusta la idea de que el cine sea derribado. No encaja con su modelo de ciudad. “Compromís no haría eso”, sostienen; “eso es una medida del PSPV”, aseguran echándole las culpas a Sarrià y la formación que lidera Sandra Gómez. Están cargando baterías para elecciones. Si el Metropol es demolido, sus dedos señalarán al PSPV. 

Al margen de cualquier cuestión partidista, Ribó prefiere que el Metropol siga en pie. No se va a quedar sentado de brazos cruzados. Por eso ha pedido que se busquen soluciones que contenten a todas las partes y que permitan que la piqueta no destroce el cine. Su margen de maniobra es escaso, dicen, pero lo quiere intentar. Ribó es consciente de que si el Metropol es derribado se le podrá acusar de que no existe ninguna diferencia entre el Govern de la Nau y los ayuntamientos de Rita Barberá. Ya hay voces en ese sentido.

En València En Comú comparten la tesis del alcalde. Como él, comprenden las justificaciones dadas por Sarrià. Les convencen también los reparos exhibidos por el concejal socialista a una medida retroactiva como declarar al cine Bien de Relevancia Local, propuesta por el Síndic de Greuges, por el miedo a una demanda por prevaricación. Con la vida política judicializada, existe auténtico pavor a saltarse la más mínima reglamentación. Igualmente, comprenden los recelos ante una hipotética expropiación. Las expropiaciones pendientes del PP son un roto en las cuentas municipales. Pero en la formación que lidera María Oliver recuerdan que son sensibles a la ciudadanía, prestaran oídos y actuaran en consecuencia.

Sobre el tapete, como paso previo a cualquier medida, en el Ayuntamiento de València se ha planteado la necesidad de que primero habrá que compensar a los propietarios. A fin de cuentas, dicen, no tienen la culpa de que el cine no estuviera protegido. Este jueves, según confirmaron fuentes municipales, está previsto que se celebre una reunión con el abogado de los Montoro, dueños del inmueble, familiares que no socios de los propietarios del Grupo Montoro. En el consistorio quieren sondearles.

Igualmente, a primera hora, sobre las ocho y media de la mañana, está prevista una reunión entre el abogado Andrés Goerlich, cabeza visible de la familia Goerlich, y el concejal de Actividades, Carlos Galiana. Sarrià se ha desentendido del tema y lo ha dejado ahora en manos Actividades. Según él, su concejalía no puede impedir la demolición. No, ajustándose a la ley. Tendrán que ser otros los que salven el cine. Le ha pasado la pelota a Galiana.

El tiempo corre contra el Metropol. Desde el Govern de la Nau ya han rechazado la primera posibilidad de salvarlo. Este miércoles el pleno desestimó una moción de urgencia presentada por el concejal de Ciudadanos Narciso Estellés. Desde la formación que lidera Fernando Giner se propuso una comisión interdisciplinar para que se analice las razones para declarar al cine Bien de Relevancia Local, tal y como reclamaba el Síndic de Greuges, y actuar en consecuencia. La formación naranja le ofreció una salida al Govern de la Nau. El Govern de la Nau la rechazó. Fue su primera foto con el pulgar hacia abajo, la foto que Ribó no quiere.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email