GRUPO PLAZA

las empresas piden impulsar la formación y facilitar la movilidad de perfiles específicos

El clúster valenciano del microchip busca talento: "No crecemos más porque no podemos contratar"

23/05/2022 - 

VALÈNCIA. El clúster valenciano del microchip necesita talento. Las empresas de microelectrónica y semiconductores agrupadas en el Valencia Silicon Cluster para posicionarse ante la inminente convocatoria del Perte de semiconductores han trasladado al Ministerio de Economía la imperiosa necesidad de formar perfiles altamente cualificados para este sector si España quiere aspirar de verdad a convertirse en una potencial mundial en diseño y fabricación de microchips.

Con independencia del crecimiento que pueda experimentar en el futuro, la falta de perfiles profesionales es ya un serio problema para las multinacionales especializadas en diseño de microchips con sede en València, por lo que urgen al Ministerio de Economía, responsable de asignar los recursos del mayor Perte desplegado hasta ahora (11.000 millones), a que la formación del capital humano sea un elemento centran en la convocatoria y la asignación de las ayudas.

"No crecemos lo bastante rápido porque no podemos contratar especialistas", resume Mayte Bacete, directora de Maxlinear Hispania y coordinadora del documento que su empresa y otras cinco firmas de referencia del sector –Analog Devices, Bosch, VLC Photonics (Hitachi High-Tech), Ipronics y Gobernanza Industrial– han elaborado junto a la UV y la UPV para recoger las prioridades que debería contemplar ese Perte.

Para ejemplificar el rápido crecimiento de esta industria y la demanda aparejada de trabajadores, Bacete pone el ejemplo de lo ocurrido en su empresa, con sede en Paterna. "A finales del año pasado éramos 88 personas y ahora somos 112 empleados, pero tenemos problemas para cubrir los puestos que necesitamos", explica.

En ese documento, además de tratar de exponer las potencialidades de València para convertirse en epicentro de este sector estratégico, ponen negro sobre blanco las acciones que se deberían tomar y cómo se debería invertir el dinero del Perte para, además de generar talento local, facilitar la movilidad de los profesionales y, a medio plazo, incluso poder contar con una fábrica auxiliar de microelectrónica que complete la pujanza que ya existe en el terreno del diseño.

Foto: VLC PHOTONICS

València, recuerda Bacete, cuenta ya con cuatro multinacionales punteras en microelectrónica y con el clúster de fotónica, pero se necesitan más titulados de máster y grado con especialidad en microelectrónica y semiconductores. "Apuntamos a la mejora de la formación en la universidad, tanto del alumnado como de los profesores. Por ejemplo, hemos sacado un título de postgrado en la UPV que tienen que impartir nuestros propios empleados. Proponemos que se forme también a los profesores para que puedan dar estas especializaciones", explica la coordinadora del documento.

Entre sus propuestas al Gobierno, que la semana pasada hicieron llegar al Ministerio de Economía a través de Ametic, también aparecen las de fomentar los doctorados industriales y traer de vuelta a los profesionales expatriados.

"A quien le gusta este sector, en su mayoría se ha tenido que ir fuera porque aquí no teníamos las empresas que tenemos ahora. Estamos hablando de países como EEUU, Francia o Inglaterra con los que es muy complicado competir en salarios", explica Mayte Bacete. Por eso, otra de sus peticiones consiste en aplicar incentivos fiscales que permita a las empresas españolas competir en igualdad de condiciones para que compense regresar a España aunque sea con un salario menor.

Agilizar los visados de las empresas de chips

Para solventar la carencia de perfiles especializados, las empresas están teniendo que contratar en el extranjero, pero tampoco así pueden incorporar profesionales a la velocidad que necesitan por la lentitud en los tramites burocráticos. En concreto, el problema está en la tramitación de los visados profesionales, que en algunos casos se extiende durante meses.

"Están tardando hasta cinco meses. Incluso tenemos algunos esperando desde noviembre. Por ejemplo, el perfil de especialista en software embebido, el que se desarrolla para que los chips hagan algo dentro de las placas electrónicas, es muy específico y no hay tanto en España, pero no se agilizan porque se identifican con el software en general, donde sí hay más disponibilidad de profesionales", explica la directora de Maxlinear.

Por ese motivo, otra de las cosas que han pedido al Gobierno central es que, cuando la petición de visados venga de una empresa de semiconductores, esta se agilice por parte de la Administración si de verdad existe la intención de que este sea un sector estratégico.

"No queremos que se olviden de València y que nos ayuden a crecer y hacer proyectos punteros. Lo primero es que se nos conozca en Madrid y se entienda en potencial que esto puede tener. Hay que potenciar la educación, la formación y apoyar el crecimiento de las empresas de diseño para empezar a poner granos de arena en la parte de fabricación, aunque fuera de algo muy específico", resume la experta, quien insiste en la necesidad de alimentar este ecosistema.

Además de València, ciudades como Málaga, Barcelona y Madrid también se están movilizando para captar parte de los 11.000 millones del Perte de semiconductores. En este sentido, Bacete cree que la dotación es tan alta que "puede haber para todos", por lo que el Valencia Silicon Cluster también está poniendo acciones en marcha para explorar posibles colaboraciones.

"Tenemos opciones pero creemos fundamentales determinadas acciones que de colaboración entre empresas y universidades porque, si no se crece desde el talento y la formación del alumnado, va a ser complicado", asegura Bacete, quien confía en que el Perte que el consejo de ministros tiene previsto aprobar este martes tenga en cuenta sus propuestas.

En este sentido, el Aula de Microelectrónica de la UPV, también implicada en el lanzamiento de la propuesta, es un ejemplo de cooperación entre empresas, universidades y centros de investigación y se perfila como una de las bazas específicas de la propuesta valenciana por su énfasis en la formación.

El documento técnico preparado por las multinacionales del sector en la Comunitat Valenciana, presentado a la Generalitat el pasado 9 de mayo, establece una descripción por niveles del ecosistema valenciano y demuestra cómo su fortaleza se apoya en la preponderancia nacional de su capital humano y la presencia territorial de varios líderes internacionales en la etapa de valor más prestigiada y relevante de todo el ciclo de producción de chips: su diseño.

El diseño de microchips, tanto fotónicos como microelectrónicos, es la capacidad mas destacable del ecosistema valenciano. Este factor dota de una sobresaliente cualificación a dicho ecosistema, pues la fase de diseño concentra el 50% de todo el proceso de valor, así como un 53% de toda la I+D de un sector con dosis ya de por sí muy elevadas de intensidad tecnológica.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme