Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

la Comunitat, única autonomía al margen de la compra conjunta de 2.500 millones en material

El Consell rechaza unirse al megacontrato sanitario del Gobierno por excluir a las empresas valencianas

6/08/2020 - 

VALÈNCIA. La Generalitat irá por libre en la compra de material sanitario para hacer frente a posibles rebrotes de la Covid-19 y dotarse de una reserva estratégica ante futuras pandemias. La Comunitat Valenciana es la única región española que ha decidido quedarse al margen del acuerdo marco impulsado por el Ministerio de Sanidad para adquirir material y equipos de protección individual por un valor de más de 2.500 millones de euros.

El Ministerio que dirige Salvador Illa publicó este martes los nuevos pliegos, en los que recogen las peticiones manifestadas en los últimos días por las comunidades de Murcia, Galicia, Cataluña y País Vasco, las cuatro autonomías que se han sumado a las doce que ya participaban en esta compra conjunta desde el principio.

Esta nueva licitación sustituye a la que fue anulada hace una semana para, según Sanidad, "poder atender las peticiones de adhesión de distintas CCAA que, aunque inicialmente no habían manifestado su interés en participar en el acuerdo, comunicaron finalmente su voluntad al INGESA".

A ello se suma, además, la controversia que habían generado las elevadas exigencias previstas en el pleno para las empresas que aspirasen a participar en el acuerdo marco, unos requisitos que en la práctica suponía dejar fuera de este gran contrato a muchas empresas españolas, particularmente de la Comunitat, que en los últimos meses han realizado un esfuerzo por reorientar su actividad a cubrir las necesidades de material surgidas con la pandemia.

Este es, de hecho, uno de los principales motivos de la decisión del Consell de mantenerse al margen del acuerdo marco del Ministerio de Sanidad. A su juicio, a pesar de que el departamento de Salvador Illa asegura haber revisado los pliegos para propiciar una mayor concurrencia de empresas, los requisitos siguen siendo inalcanzables para muchas empresas valencianas.

Por ejemplo, para acreditar la solvencia económica, se exige a las empresas que el volumen anual de negocios sea igual o superior al valor estimado de los lotes a los que se presenta. En el caso de las batas, uno de los productos que ya fabrican empresas textiles de la Comunitat Valenciana, ninguno de los lotes baja de los 150 millones de euros y algunos llegan a los 360 millones. Además, el acuerdo marco nacional exige a los licitadores un volumen de suministros en los tres últimos ejercicios por importe igual o superior al valor estimado de los lotes a los que se presenten.

Por ese motivo, el Consell tomará razón este mismo viernes, en su último pleno antes del parón estival, de un acuerdo marco propio de la Generalitat para la compra de material sanitario fungible "que permitirá que las pymes valencianas puedan participa". Así lo explica la comisionada de la Generalitat para las compras de emergencia vinculadas a la pandemia, María José Mira, quien el cluster sanitario valenciano surgido con la pandemia es "estratégico" para el Gobierno valenciano.

Material para seis meses

Pero, además de esta suerte de argumento protesta por las condiciones impuestas por el Gobierno, lo cierto es que la Comunitat Valenciana es una de las regiones que más acopio de material ha realizado en los últimos meses, tanto en compras a empresas españolas como en adquisiciones a firmas chinas.

Salvador Illa. Foto: EDUARDO PARRA (EP)

Las más de 6.500.000 batas, 625.000 buzos, 3.500.000 calzas, 530.000 delantales, 640.000 gafas, 1.200.000 gorros, 105.000.000 guantes o 55.000.000 mascarillas almacenados actualmente en Feria Valencia cubren, según el Consell, las necesidades que puedan surgir durante los próximos seis meses, incluso ante un rebrote del coronavirus.

La Comunitat Valenciana, con más de 200 millones de euros gastados hasta el momento, es una de las regiones que más recursos ha destinado a este acopio de material.

Plazos ajustados para las empresas

El acuerdo marco del Gobierno central tiene una duración de un año con posibilidad de prórroga por un segundo año y, al tramitarse por emergencia, acorta los plazos para que una parte importante del material adjudicado esté a disposición de los servicios de salud antes de finalizar el mes de septiembre, lo que también aprieta los tiempos de los licitadores.

Al ser un procedimiento agregado para todo el Estado, se calcula un ahorro de más de 300 millones al fijar precios unitarios máximos calculados teniendo en cuenta los que hay en el mercado, previa consulta a los servicios de salud de las comunidades autónomas.

Según Mira, el Acuerdo Marco para el suministro de material de protección personal para la post-emergencia covid y posibles rebrotes que pasará por el pleno del Consell de este viernes, "garantizará que las pequeñas y medianas empresas valencianas, así como las españolas, que han reorientado su producción como consecuencia de la pandemia para fabricar material sanitario, puedan participar en la licitación al flexibilizarse las condiciones, entre otras, sobre la solvencia en la fabricación y volumen de venta de este tipo de productos en los últimos tres años, así como las condiciones de solvencia financiera y las fianzas".

Valora la proximidad, no solo el precio

El acuerdo marco autonómico para la adquisición de material fungible establece que, además del criterio del precio, que es el fundamental, cuando se produzca una ruptura del stock o la necesidad de suministro inmediato se tenga en cuenta la proximidad por la capacidad de entrega rápida.

El acuerdo autonómico incluye mascarillas, batas y buzos, los tres productos que ya se fabrican en la Comunitat. Excluye gafas, al disponer de acopio suficiente, y guantes, que se siguen adquiriendo a empresas de fuera de la Comunitat.

Frente a ello, a juicio del Consell, el acuerdo marco estatal anunciado este miércoles sigue siendo demasiado restrictivo en las condiciones, por lo que solicita al Ministerio de Sanidad que se flexibilicen las condiciones para que las pymes valencianas que se han adaptado a la pandemia puedan entrar también en la licitación estatal. 

La responsable de las compras de la Generalitat recalca que la Generalitat se habría incorporado al acuerdo estatal si no hubiera sido incompatible con el valenciano, pero para el Consell, el cluster sanitario valenciano, que garantizó material cuando el acceso a los mercados exteriores era muy complicado, resulta "estratégico". 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email