X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 18 de febrero y se habla de forinvest 2020 FACEPHI ley del juego CÓMICS puerto de valencia
GRUPO PLAZA

el tintero / OPINIÓN

El discurso del Rey

Un año más, fieles a la tradición, millones de españoles siguieron el discurso del Rey Felipe VI que en apenas diez minutos apeló a “la reconciliación y la concordia; el diálogo y el entendimiento; la integración y la solidaridad” con un claro mensaje de fondo

26/12/2018 - 

Es un clásico, una tradición que algunos considerarán caduca o protocolaria, pero que realmente tiene un valor más profundo del que en esas horas de aperitivos y preparativos familiares, solemos darle a las palabras que el monarca, el jefe del Estado, pronuncia a todos los ciudadanos. Como cada año, la fecha de Nochebuena, donde la cultura occidental y especialmente los países de tradición católica celebramos el nacimiento o natividad de Jesús, la Navidad. Los líderes y Jefes de Estado se dirigen de manera solemne a la nación para repasar de manera global y sucinta, pero con importantes afirmaciones y matices, la realidad actual. 

Felipe VI ha centrado este año su discurso, en una palabra: convivencia. Algo que se supone que debe regir una sociedad civilizada, democrática y pacífica pero que no siempre se da. Pensemos que los últimos cuarenta años en España y pese a las altas cotas de bienestar y progreso alcanzadas, hemos sufrido el constante ataque,chantaje y amenaza de un grupo terrorista (ETA) que ha asesinado a casi mil inocentes, mutilado y herido un número elevadísimo de personas y alterado de manera brutal, atroz y permanente la vida de miles de personas que se han visto obligadas a salir de su tierra, de su pueblo o ciudad hacia otras partes de España. Eso ha sido sin duda el mayor ataque a la convivencia de nuestra reciente historia. 

Y por supuesto, si ampliamos el recuerdo, en el último siglo, el enfrentamiento fratricida, la guerra civil, supuso el mayor ataque a nuestra convivencia y la ruptura de lo más valioso que hay en una sociedad: el derecho a la vida, la paz y el respeto a las personas.Por ello, la obra fruto de la transición española, nuestra Carta Magna, la Constitución de 1978 tiene un valor de reconciliación y concordia mucho más importante que el que muchos líderes políticos y mediáticos,la mayoría nacidos después de la fecha en que se aprobó, quieren darle. Ninguneando e infravalorando no sólo la letra del texto constitucional, sino el espíritu y la valentía que sus protagonistas supieron transmitir e imprimir. Por ello creo que es bueno recordar estas palabras que Felipe VI pronunció esta Nochebuena:

"Una convivencia que se basa en la consideración y en el respeto a las personas, a las ideas y a los derechos de los demás; que requiere que cuidemos y reforcemos los profundos vínculos que nos unen y que siempre nos deben unir a todos los españoles; que es incompatible con el rencor y el resentimiento, porque estas actitudes forman  nuestra peor historia y no debemos permitir que renazcan; una convivencia en la que la superación de los grandes problemas y delas injusticias nunca puede nacer de la división, ni mucho menos del enfrentamiento, sino del acuerdo y de la unión ante los desafíos y las dificultades".

El Rey Felipe VI en los Premios Jaume I, Foto: EVA MÁÑEZ

Creo que es muy necesario desterrar el rencor, ese “resentimiento arraigado y tenaz” que es letal para la armonía social, que busca abrir heridas cicatrizadas y olvidadas por el natural paso del tiempo y que enciende las reacciones más bajas y primarias de una sociedad.Sinceramente, el mensaje de Felipe VI contiene una profunda reflexión dirigida no sólo al persistente y preocupante nacionalismo independentista catalán sino a la actitud de la izquierda española, representada por Podemos y el PSOE y que desde su exigua mayoría parlamentaria están intentando socavar el gran legado de la transición: la reconciliación entre españoles, la convivencia dentro de una Europa que debe recuperar sus valores fundacionales y la convivencia entre las distintas generaciones. Eso también estaba implícito en el mensaje de nuestro jefe del Estado que como es lógico, ve con preocupación los movimientos políticos y sociales que atacan la unidad nacional.

En el capítulo de análisis del entorno y las formas, me pareció muy positivo los tres detalles más característicos del escenario: la foto con la Princesa de Asturias leyendo la Constitución, una clara muestra de la continuidad de la monarquía parlamentaria que algún día tendrá una gran reina; la bandera de España junto ala de la Unión Europea, pero delante de ésta y con gran presencia,demostrando la idea de la necesaria fortaleza de los estados-nación dentro de la Europa del siglo XXI y la imagen del Nacimiento de la colección privada recordando que en estos días no festejamos otra cosa que la llegada al mundo de Jesús.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email