X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

exposición en 2020

El diseño vuelve al IVAM

7/12/2019 - 

VALÈNCIA. Fue en 1994 cuando, comisariada por Juli Capella y Quim Larrea en su sede del Centre del Carme, el Institut Valencià d’Art Modern (IVAM) desplegó una gran exposición que ponía negro sobre blanco el talento valenciano en el sector del diseño. El proyecto llegaba bajo el nombre 20 dissenyadors valencians, una muestra que sumó algunos de los nombres clave para la profesión, como Paco Bascuñán, Sandra Figuerola o Ximo Roca. Esta fue la última gran exposición del museo, ahora dirigido por José Miguel G. Cortés, vinculada al sector. Hasta ahora. El diseño vuelve al IVAM en 2020 con un proyecto comisariado por el experto Xavier Giner que busca completar ese discurso iniciado hace casi tres décadas, así como retomar una línea expositiva en el centro que se ampliará en los próximos años con nuevos proyectos. Será en la subsede del museo en Alcoi la que acoja el próximo mes de abril la exposición El diseño de producto hoy, una muestra que se erige como un nuevo pilar en la reconstrucción del relato del sector en la Comunitat.  

Aunque la exposición de 1994 es el primer referente, no es el único. En la concepción del proyecto, Giner también ha tenido muy en cuenta muestras como la del Museo Reina Sofía en 1998, que realizaba un exhaustivo recorrido por el diseño industrial español, o Suma y sigue del diseño en la Comunitat Valenciana, que en 2009 reunió en el MuVIM más de 200 piezas entre diseño industrial y gráfico. En este caso el foco está puesto en el diseño de producto, con un muestrario que pasa por aquellas piezas de uso cotidiano que, gracias al poder de la peana, serán entendidas mejor. “Queremos que la gente observe los objetos que normalmente rodean su vida con otra mirada. El buen diseño es el que funciona sin llamar la atención. Queremos exponer el material de una manera tal que la gente lo reconozca pero desde un punto de vista museístico”. Así, en las salas de la subsede del IVAM se podrán ver desde lámparas a carritos de la compra, con presencia de diseñadores como Jaime Hayón, afincado en València, o Inma Bermúdez, que trabaja para clientes como Ikea, o empresas como la Premio Nacional Actiu. ¿El objetivo? Que el gran público se acerque con naturalidad al diseño. “El diseño es una profesión discreta. Es importante que se entienda que estas piezas cotidianas también se pueden ver como un objeto ‘bello’ y que, aunque no vamos a exponer procesos, detrás de cada uno hay una cabeza y unas manos”. Proyecto de Inma Bermúdez para Lladró.El proyecto viene envuelto por la designación de València como Capital Mundial del Diseño, aunque se viene gestando desde antes de que se conociera la decisión de la World Design Organization. Con todo, se incluye en un contexto singular para el sector, con una capitalidad que suma a otros proyectos, como los European Design Awards, que acogerá València el próximo año, un momento dulce por lo que respecta a la divulgación del sector y, también, a su desarrollo. “Ha sido una década prodigiosa, una década muy importante para el diseño valenciano. El resultado es es este momento que estamos viviendo, con cuestiones como la capitalidad. También han sido los años de una crisis que ha demostrado dos cosas: que las empresas valencianas que apostaron por el diseño antes de que llegara y que internacionalizaron su producción sortearon la crisis con solvencia. Por otro lado, el sector diseño ha entrado en una fase de madurez”, expresa Giner. Sobre los retos del futuro, apunta el comisario, apunta a una necesaria internacionalización de los diseñadores, no solo de las empresas, para lo que proyectos divulgativos como exposiciones o la propia capitalidad son “clave”.  

La muestra contará con un núcleo central bajo el lema ‘Territorios del diseño’, una sección que sumará aproximadamente 130 piezas y que dibuja aquellos espacios privados, de encuentro o públicos, así como los objetos que los habitan. A este eje principal se suman tres secciones ‘satélite’. La primera, una selección de ‘piezas clave’ del diseño de la última década, productos que han marcado “un antes y un después” en el sector, como el proyecto de Culdesac para Lladró o la silla de Carlos T´scar para Capdell. En segundo lugar, con guiño al mundo de la poesía, llegan los ‘novísimos’, que da su lugar a los diseñadores más jóvenes, una apuesta por visibilizar la nueva hornada de talento valenciano y que, elevando la mirada, puede servir de antesala a la siguiente gran exposición de diseño. La última sección, ‘Fuera de serie’, salpicará toda la subsede del IVAM con piezas únicas, de serie corta, que se encuentran en el límite, explica Giner, entre lo que es diseño y lo que no. 

Con esta muestra impulsada por el experto en diseño Xavier Giner se busca así hacer una radiografía de la última década de diseño en la Comunitat Valenciana, una fotografía que tiene que ver tanto con la autoestima del sector como con la necesaria divulgación de una profesión que no forma parte de manera regular en los centros expositivos, un acercamiento hasta ahora anecdótico que en el contexto de la capitalidad mundial del diseño se espera sea más frecuente. 

Proyecto de Andreu World.

Y, ¿un museo del diseño? 

La puesta en marcha de este gran proyecto expositivo en torno al diseño nos lleva inevitablemente a preguntarnos por el futuro del museo del diseño valenciano planteado por el gobierno autonómico, un centro del que todavía poco se sabe pero que supondrá el gran pilar para la divulgación de la profesión. “Un museo del diseño es necesario, pero también creo que un museo tiene que nacer desde la iniciativa de la sociedad civil. No puede ser un contenedor vacío, que cada cuatro años cambie la dirección, el enfoque… los proyectos culturales requieren estabilidad en el tiempo para que se consoliden y eso pasa por estructuras autónomas. El ejemplo del MuVIM es claro, un museo sin proyecto que va dando bandazos dependiendo del político de turno”, defiende Giner. Pone como ejemplo el Museu de Disseny de Barcelona, un centro que nace de una colección, con una base sólida, condiciones que, de hecho, dice que sí se dan en València. 

Durante la conversación hace referencia a distintas colecciones como la que custodia la Escuela de Artes y Oficios de València o la Alfaro Hofmann, aunque advierte que es el cómo la clave para generar un buen proyecto divulgativo en torno al diseño. “Hay material, pero es más importante el modelo de gestión”, asevera. Sobre contenido Xavier sabe un rato. Es él uno de los actores que, de manera silenciosa, están levantando el Arxiu Valencià del Disseny, un ilusionante proyecto a partir del que reconstruir la historia del sector. Sobre su vinculación con la muestra que está confeccionando para el IVAM destaca que “coincide en que son dos maneras de poner en valor el diseño”, aunque son independientes. “No estamos archivando lo contemporáneo… aún”. De momento, en 2020, más diseño valenciano. 

Para saber más

Noticias relacionadas

30 aniversario

El corazón oculto del IVAM

Por  - 

Más que lo que vemos, el IVAM (Instituto Valenciano de Arte Moderno) es lo que no vemos, las miles de obras que se custodian en los almacenes y que constituyen todo un tesoro oculto y prácticamente desconocido

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email