X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

La nave de los locos  / OPINIÓN

El enigma Juan Carlos I

¿Quién es Juan Carlos I? Nadie lo sabe. Debemos cuestionar la versión edulcorada que los cortesanos nos han contado del personaje. Es demasiado perfecta para ser verdad. Algunas certezas y muchas dudas nos dejó su largo reinado. Hoy asistimos a su decrepitud. La sentencia de la historia tardará en conocerse  

2/09/2019 - 

El único monárquico que he tratado en vida fue mi tía Remedios, a quien Dios haya acogido en su seno. En la familia no había nadie más con estas credenciales. Mi tía presumía de cartearse con don Nicolás Cotoner, el primer jefe de la Casa del Rey tras la instauración de la democracia, y admiraba a quien le sucedió en el cargo, el general Sabino Fernández Campo. Cada jueves compraba el Hola para informarse de los últimos acontecimientos de las casas reales europeas. No dejaba tampoco de adquirir libros sobre la monarquía española, algunos de los cuales pertenecen a mi biblioteca, la criatura que más amo. 

Tengo demasiados años como para solo haber tratado a un monárquico. Curioso país en el que, pese a su larga tradición monárquica, hay muy pocos partidarios de la realeza. Razones no faltan. Lo mismo cabe decir de los republicanos, que siguen siendo una minoría un tanto ridícula. La mayoría de la población es indiferente a una forma u otra forma de gobierno. Son accidentalistas sin saberlo. 

Mi tía Remedios murió sin asistir al declive físico de don Juan Carlos. Eso que se ahorró porque envejecer es una cosa patética, y en contra de lo que se suele afirmar, la vejez no nos hace más sabios ni generosos sino al contrario: nos carga de manías, miedos y egoísmos. Los viejos se convierten en una caricatura de lo que fueron, y así también nos sucederá a nosotros. 

El rey emérito ha envejecido muy mal. Sus últimos años son una crónica de partes médicos. Quizá los excesos de una vida se pagan cuando uno menos lo espera. Hace más de una semana fue intervenido, a corazón abierto, para implantarle un triple  bypass. Al informar de ella, la Casa Real ocultó al principio la gravedad de la intervención. Las televisiones, con la pública a la cabeza, han relatado, casi minuto a minuto, la evolución del paciente y las visitas que ha recibido en el hospital privado en el que fue ingresado. Todo un ejercicio de periodismo cortesano, ese que tanto critica el abuelo Peñafiel y que ha hecho un flaco favor a la imagen del padre de Felipe VI.   

 

La prensa, al servicio de Juan Carlos I

Después de los escándalos de los últimos años hay interés por blanquear la figura del rey emérito, antes de que se produzca el fatal desenlace, que un diario nacional adelantó por error. Esto no es una novedad. Durante gran parte de su reinado, la prensa renunció a criticar al Borbón. Al ocultar la faceta controvertida del personaje, los medios, con la complicidad de la élite política, creían contribuir a la consolidación de la democracia. Nos llegó, entonces, una imagen sesgada e idealizada de Juan Carlos I, presentado como el artífice de la transición de una dictadura a una modélica democracia. Todo era demasiado bonito para ser verdad. Un cuento para niños en el que el protagonista reúne todas las virtudes de un caballero medieval.  

En realidad, ¿qué sabemos de Juan Carlos I? Casi nada. Hubo un tiempo, por suerte ya lejano, en que me interesé por su figura. Leí el interesante libro de José Luis de Vilallonga y la hagiografía de Paul Preston, y poco saqué en claro de ambas lecturas. Seguía sin saber quién se escondía detrás del monarca campechano. 

Coincidiendo con los últimos años de su reinado, tocado y hundido definitivamente su prestigio tras aquella cacería en Botsuana, mis dudas sobre el sucesor de Francisco Franco se acrecentaron. Tengo muy pocas certezas sobre él. La principal es que como cualquier Borbón es un profesional del vivir, en un doble sentido: como vividor y como superviviente. Con un olfato admirable, don Juan Carlos salió indemne de muchas situaciones comprometidas. Sus rivales, empezando por el desgraciado Alfonso de Borbón y Dampierre, se fueron quedando en el camino… o en una pista de esquí. 

Segundo hijo de don Juan, no parecía estar predestinado a ocupar el trono en España. Siendo adolescente, en un accidente mató a su hermano Alfonso de un disparo. Durante años jugó a dos barajas, la de su padre y la de Franco, hasta que traicionó al primero al aceptar del segundo su sucesión a título de Rey. Después traicionó a Franco, a quien prometió respetar los principios del Movimiento Nacional. Y todavía ignoramos si alentó de alguna manera el golpe de Estado del 23-F. 

A diferencia de su abuelo Alfonso XIII, que se echó en brazos de Primo de Rivera, lo que le llevó a perder la corona, Juan Carlos fue respetuoso con el orden constitucional, por convicción o por astucia política. La jugada le salió bien. Fue saludado como el hombre que salvó la democracia frente a la intentona golpista. Es la versión oficial, tantas veces escrita y escuchada, con muchas lagunas sin aclarar. Ayudado por las circunstancias, su reinado coincidió con un periodo de paz y prosperidad.

 

La vida privada del emérito

¿Qué decir de su vida privada? ¿Ha sido el mujeriego pertinaz del que hablan algunos periodistas del corazón? ¿Y qué decir de su honradez? ¿Damos crédito a informaciones que la cuestionan y lo presentan como un comisionista? ¿Influyó su vida privada y esas supuestas comisiones en su abdicación? ¿Abdicó o lo abdicaron?

Estas y otras preguntas sin respuesta ponen al descubierto la naturaleza misteriosa de este hombre de poder que ha construido, al igual que todos, una telaraña de mentiras, medias verdades y silencios para ocultar su identidad.  

Cuando muera de verdad —algo que no deseamos—, recibirá toda clase de honores y será despedido como una figura egregia de la historia de España. El pueblo, convenientemente manipulado, acudirá en masa a darle su último adiós. Se verán largas colas de ciudadanos en el Palacio Real. Llorarán sus familiares, incluida la reina consorte. Luego, su recuerdo se irá desvaneciendo poco a poco, año tras año, hasta confundirse con el olvido. Y llegará el día en que Juan Carlos I sea tan sólo el nombre de una avenida. Para entonces la Historia, caprichosa e imprevisible en sus designios, lo habrá puesto en su sitio. 

Después de los escándalos de los últimos años hay interés por blanquear la figura del rey emérito, antes de que se produzca el fatal desenlace

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email