Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 19 de septiembre y se habla de EDUCACIÓN coronavirus aguas residuales AYUNTAMIENTO DE VALENCIA
GRUPO PLAZA

conversación con sus directoras, Meritxell Barberá e Inma García

El festival 10 Sentidos resiste: "Hemos rehecho todo el trabajo de un año"

30/06/2020 - 

VALÈNCIA. Cuando el pasado año el festival 10 Sentidos anunció su lema para la edición de 2020, dedicado a los jóvenes y su visión del futuro, poco podían imaginar la que se venía encima. De 'Soñadores' va la cosa. Quizá más que nunca. Las coreógrafas y bailarinas Meritxell Barberá e Inma García, directoras del festival, también tuvieron que hacer ese ejercicio de mirar al futuro cuando, hace unos meses, tomaron la decisión de cambiar el formato del proyecto, cuya celebración estaba prevista para el pasado mes de mayo, a causa de aquello que ustedes ya saben. Sin embargo, en un contexto plagado de cancelaciones, 10 Sentidos resiste. Diferente, sí, pero también igual. Este año sus propuestas salpicarán la programación cultural de València hasta el mes de diciembre, un calendario que incluye entre sus platos principales propuestas como Kind, de la compañía belga Peeping Tom, que habla de los sueños y presiones de los más pequeños; el viaje al pasado de Anne Teresa de Keersmaeker, que recupera una de sus primeras piezas; Future lovers, que da voz a un grupo de jóvenes de los 2000 o Rito, con la que abren programación en septiembre. Bueno, aunque no del todo, porque en realidad el festival lleva semanas de recorrido. 

Por casualidad, uno de los proyectos con los que el festival se ponía en marcha este año era con Future Desires, un proyecto virtual que recoge los deseos de jóvenes de todo el mundo, bien sea en forma de imagen, texto o vídeo y que, a la postre, ha sido el único que ha podido ponerse en marcha con normalidad, un proyecto que no es el único virtual, pues hay que sumar Blindwiki, el mapa sonoro impulsado por Antoni Abad. Completa la programación un ciclo de cine y conciertos, que sumará a Carlota, Lisasinson o Mueveloreina, en el Centre del Carme, entre otras propuestas. Con las cartas sobre la mesa, hablamos con Meritxell e Inma. La primera pregunta, claro, es de cajón: ¿cómo han conseguido salvar la cita?

-Meritxell: Realmente ha sido mucho más fácil de lo que podríamos imaginar por la generosidad y la actitud que han tenido tanto los teatros e instituciones que acogían la programación como las compañías y artistas programados. Hemos tenido que hacer un encaje de bolillos absoluto. Con Peeping Tom, por ejemplo, que inauguraba el festival -y ahora lo clausura- llevamos tres años buscando una fecha. 

-Inma: Hemos tenido que rehacer todo el trabajo de un año, pero ahí te das cuenta de que cuando hay voluntad y ganas salen las cosas. Hemos salvado prácticamente toda la programación, un 90%. Se vivirá de otra manera, pero nuestra intención es que todo el mundo sienta que hay 10 Sentidos y no un evento aislado. 

-Desde el punto de vista comunicativo, ¿cómo trabajáis mantener la visibilidad de la marca con una programación no concentrada? 

-Meritxell: La marca 10 Sentidos está afianzada, tenemos un discurso muy particular. Por otra parte, el lema 'Soñadores' también ayuda a poner el foco. Seguramente haya cosas que se pierdan, claro, pero también otras que ganaremos y todavía no sabemos. Debemos estar expectantes de forma positiva. Habrá aportaciones interesantes, aunque no queremos cambiar el formato del festival. 

-Inma: Además de la exhibición, 10 Sentidos siempre ha puesto el foco en la reflexión. Todo este proceso nos ha hecho reflexionar mucho, con proyectos participativos que se presentarán y que han ido cambiando su discurso. Vamos a aportar una mirada mucho más profunda. 

-Los teatros están reabriendo de manera tímida y con limitación de aforo, ¿cómo habéis gestionado esta cuestión?

-Inma: Como festival nos hemos adaptado a la realidad de previsión de aforo prevista. Esto es algo que tenemos que aceptar. Nos da cierto margen que los platos fuertes del festival, que acoge el Principal o el TEM, cuenten con grandes aforos y estén más de un día, algo que hemos hecho por primera vez este año.

-Meritxell: Es una pena, claro, pero más pena daría no hacerlo. Nos preocupa más que haya un rebrote y que sea imposible celebrar las actividades que la limitación de aforo, porque ya estamos instaladas en eso. 

-El lema de este año, 'Soñadores', habla de las preocupaciones e ilusiones de los jóvenes, ¿cómo se lee ahora?

-Meritxell: Para que te hagas idea, ya tenemos prácticamente ideado el lema de 2021, porque si no sería imposible ir trabajando en la programación. Así que ha sido una premonición absoluta. El lema gana, coge fuerza. Ahora hay un futuro más incierto, los jóvenes tienen que estar viviendo de una manera acelerada una crisis tras otra. A nosotras nos ha dado tiempo a acabar la carrera y poder vivir la vida con un poquito más de imaginación, de creer que las cosas eran posibles. 

-Inma: Sea cual sea el contexto, ese es un momento vital, cuando acabas la universidad. Es un momento de parálisis, de mucha incertidumbre. 

-Meritxell: Pero antes, incluso en un contexto difícil, había capacidad de decisión. La incertidumbre ahora es muy grande. Creo que esto también tiene mucho que ver con la ecología. El lema tiene que coger fuerza a ese nivel. De hecho, en el proyecto que ya se ha iniciado, 'Future Desires' en Las Naves, que recoge los deseos de la gente joven, hay muchísima gente que nos habla de este tema. Es tan necesario...

'Kind' © Olympe Tits, Peeping Tom

-Una de las señas de identidad del festival es que salpica toda la ciudad, tanto en espacios cerrados como abiertos.

-Meritxell: Lo único de la programación con lo que no contamos este año es con la plaza del Ayuntamiento. Es complicado porque genera una masificación de gente y eso nos daba un poco de miedo. Esperaremos a 2021. El resto de espacios se mantienen. Estamos además especialmente contentas con Las Naves, donde hemos programado tres proyectos.

-Aunque el calendario está ahora expandido, hay una cita clave como 'apertura' que sería Rito, de Otradanza.

-Meritxell: Nos parece muy interesante este trabajo de Asun Noales porque, precisamente, habla de religiones, de cómo pasa el legado de generación a generación, etc. Con un formato instalativo que ofrece oportunidades muy interesantes. Quedará precioso en San Miguel de los Reyes. Justo después tendremos a Anne Teresa de Keersmaeker que es un hito de la danza contemporánea. Lo que ha hecho es reponer varias obras de su repertorio de los inicios, en concreto traemos Fase. Por el lema también es muy interesante ver cómo la danza se transmite de generación en generación, ver cómo se puede mantener. 

-En este caso la apertura prevista pasa a ser clausura, Kind de Peeping Tom, ¿por qué es importante esta pieza en este 'Soñadores'?

-Meritxell: Forma parte de una trilogía, la tercera después de Padre y Madre. Esta pieza era perfecta porque habla de las nuevas generaciones, qué mundo estamos dejando a nuestros hijos.

-Inma: Peeping Tom siempre trabaja en este sentido, del existencialismo. Esa reflexión está siempre en ellos, la de mirar al mundo y preguntarse: esto qué es, quién somos y qué queremos. 

-Meritxell: Acabaremos con subidón. 

-Hablábamos el año pasado de la ambición del festival de "cruzar las fronteras valencianas", ¿en qué punto está?

-Meritxell: La idea siempre está ahí y nuestro trabajo va encaminado a eso. Es un festival que ya es conocido a nivel local, la gente ha sabido valorar nuestra propuesta un tanto particular. En el ámbito nacional ya está completamente asentado y cada vez nos damos cuenta, también desde la compañía de danza cuando viajamos, que es más conocido de lo que nosotras creemos. Nuestra parte de dirección coreográfica también hace que se extiendan esos tentáculos hacia otros lugares, generando puentes. Por ejemplo, para 2021 tenemos una colaboración interesante con una compañía que es de Beirut que también tiene un festival allí. 

-Inma: Por otra parte, el certamen coreográfico es un foco de internacionalización total. Movilizamos a muchos creadores que se mueven por todo el mundo. Es satisfactorio que València sea un lugar donde la danza contemporánea y las nuevas tendencias están sucediendo. Es un escaparate para ver qué se está haciendo en el mundo. La mirada al exterior es fundamental. 

'Fase' © Anne Van Aerschot

-Precisamente uno de los pilares del festival es el certamen coreográfico, ¿cambiará?

-Meritxell: No ha variado en nada, por suerte. Las mismas compañías seleccionadas han aceptado venir, atentas a las restricciones, claro, pero de momento todo sigue igual. Además es en septiembre, un mes que da cierta tranquilidad a nivel internacional. Ahora toca acostumbrarse a vivir en una incertidumbre constante. Siempre hay que tener un plan B. 

-Inma: Exacto. Hemos aprendido que el control es una cosa relativa. 

-Meritxell: Este año, además, vuelve a La Mutant, que es el espacio idóneo por sus dimensiones. Nos hace mucha ilusión. 

-Las artes escénicas, la danza, el teatro, la música... han sufrido mucho con la crisis sanitaria. En los últimos días ya se han concretado las ayudas del Ayuntamiento de València, también la conselleria ha desarrollado el plan 'Reactivem', ¿qué análisis hacéis de las medidas tomadas por la administración?

-Meritxell: Agradecemos que se hayan tomado medidas para ayudar al tejido cultural. Ahora hay que estar alerta porque lo que no puede ser es que se quede en una ayuda económica puntual. Desgraciadamente esta crisis parece que va a perdurar en el tiempo. Por eso la ayuda no solo debe ser económica, sino que también pasa por la gestión de la programación cultural. Varapalos vamos a llevarnos, pero espero que no más que cualquier otro sector económico. También hay que hacer autocrítica en el sector, estar más unidos que nunca e invertir tiempo en reunirnos para que esa activación no dependa solo de las propuestas de la institución, sino que sea un diálogo. 

-Inma: Hemos estado siempre en este estado de precariedad, de batalla y recursos mínimos. Estamos acostumbrados. Pero es importante tener en cuenta que el sector cultural está compuesto de muchísimos profesionales, de muchos niveles, desde que se abre la puerta del teatro. Necesitamos un plan a largo plazo. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email