GRUPO PLAZA

stator management, revela una participación del 51% en lantania, que ya factura 100 millones

El fondo de Máximo Buch despega con una cartera de 300 millones en obra pública heredada de Isolux

6/03/2020 - 

VALÈNCIA. Lantania, la empresa creada por un grupo de directivos para rescatar el negocio de construcción en España de la quebrada Isolux, es la primera gran inversión del fondo creado por el empresario y exconseller Máximo Buch para reflotar empresas. Stator Managent, cuya única inversión conocida hasta el momento era una firma mejillonera (Paquito SL), reveló este jueves que posee el 51% de la constructora especializada en obra civil, que en su primer ejercicio completo de vida ya ha superado los 100 millones de facturación y cuenta con una cartera de obra en curso de 300 millones de euros.

La firma fue fundada a finales de 2018 por un grupo de exdirectivos de Isolux que aprovecharon el troceamiento de esta firma de ingeniería para quedarse las unidades de negocio de construcción, agua y energía en España, incluida la deuda. La operación supuso en su momento un desembolso de 26 millones de euros, pero la empresa ya contaba entonces con una cartera de obras de 200 millones y cerca de 70 millones en activos.

La entrada de Satator Management se enmarca dentro del proceso de reestructuración del pasivo de la firma. Según explicaron a Valencia Plaza fuentes de la compañía la toma del 51% de Lantania se realizó mediante deuda, una operación valorada en 13 millones de euros.

La operación, atendiendo al potencial de crecimiento de la firma por la cantidad de contratos en cartera y sus planes de crecimiento mediante compras, supone el despegue del fondo creado por el exconseller de Economía del Gobierno de Alberto Fabra. Según las últimas cifras ofrecidas por su CEO Federico Ávila, la empresa cuenta con 11 millones de euros para adquisiciones como la que cerró el pasado mes de mayo con la cartera del quebrado grupo Velasco.

Hasta el momento, la única inversión revelada por este fondo de inversión de Máximo Buch era Paquito SL, en la que entró con un 60% a finales de 2018. La empresa, con sede en Boiro, A Coruña, se dedicada a la cocción de mejillones y al rebozado de anilla de calamar y ahora factura alrededor de 10 millones anuales, lejos de los 30 millones en ventas que alcanzó en sus mejores años.

Al frente del equipo directivo de Lantania está Federico Ávila, antiguo responsable de la filial estadounidense de Isolux y posteriormente director general corporativo. El cuadro de mando lo forman una dirección general corporativa con Andrés Álvarez; una dirección general de Agua e Infraestructuras al frente de la cual está José Alberto Carrasco; y una dirección general de Energía, controlada por Luis Manuel Corrales.

Según explicó este jueves la compañía a través de un comunicado, la constitución del consejo de administración de Grupo Lantania se produce como resultado de ese crecimiento y con el objetivo de "profesionalización" del holding. Al frente del mismo figura como independiente y presidente no ejecutivo el abogado Felipe Guardiola (presidente de la Asociación Nacional de Sociedades Financieras, Ansofi), mientras que Stator está directamente representado por Máximo Buch como vocal y el equipo directivo, que controla el 49% de la empresa, está representado por Ávila, como consejero delegado y primer ejecutivo.

120 millones de facturación prevista

Lantania cerró 2019 con un aumento del 71% en sus ingresos hasta alcanzar los mencionados 100,4 millones de euros. El grupo de infraestructuras, agua y energía superó sus previsiones y registró en 2019 un EBITDA de 10,3 millones, un 34% más que el ejercicio anterior. La compañía prevé crecer este año un 20% y facturar 120 millones, un 44% más que lo inicialmente establecido en su plan de negocio.

La empresa ya alcanzó en 2019 una cartera de obra en curso por valor de 285 millones, lo que supone un aumento del 40% sobre su cartera inicial. Entre otros proyectos, se ha adjudicado la construcción de la nueva estación de Cercanías de Albal (Valencia) por 5 millones de euros y participó en UTE en el concurso de la futura L10 de Metrovalencia.

A lo largo del pasado año, Lantania se adjudicó obras por importe de 110 millones de euros, casi cuatro veces más que la cifra obtenida en el 2018 y duplicando el objetivo marcado. El 55% de la nueva contratación proviene del sector público, principalmente la administración central, y un 45% del privado. Entre los nuevos proyectos destaca la conservación del área de accesos del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas para Aena, por importe de 13 millones de euros y una duración de dos años, que realizará en UTE con Saglas, Obras y Servicios.

A él se suma la ampliación de la Autovía A-66 en Asturias por 22,2 millones de euros, que llevará a cabo junto a Asch Infraestructuras y Servicios, la remodelación de las estaciones de tren de Mérida y Badajoz y la electrificación del primer tramo del AVE a Extremadura. Proyectos a los que se unen, entre otros, la construcción de una subestación eléctrica en Taradell (Barcelona) y la reforma de la sede del RACE (Madrid).

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email