X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

bombas gens, la ceramo, ciudad fallera...

El futuro es Benicalap: los proyectos que harán del norte de Valencia un foco cultural

23/12/2016 - 

VALENCIA. Municipio independiente hasta finales del siglo XIX, Benicalap fue, como otros tantos, absorbido por la capital valenciana y convertido en pedanía. Lejos del casco histórico y separado por Campanar de ese río Turia que actúa como gran arteria verde de la ciudad, los vecinos del norte miran a un futuro –cercano- que tiene tres nombres propios, el de tres grandes proyectos culturales por despegar. Bombas Gens, La Ceramo y Ciutat Fallera son los tres focos transformadores de una zona que está a punto de vivir una revolución de contenedores y contenidos basada, no en la creación, sino en la rehabilitación de aquellos espacios que marcaron y pueden volver a marcar la diferencia del barrio. Lejos de los sueños de futuro, los proyectos no están lejos de ser una realidad, por lo que el pleno del Consell Valencià de Cultura (CVC) ha animado a generar “una atractiva ruta” en el área norte de la ciudad una vez se pongan en marcha los centros.

Así se refleja en el informe aprobado por el organismo ayer jueves, en el que celebran "los esfuerzos realizados" por el Ayuntamiento de Valencia para ampliar el grado de protección del complejo industrial La Ceramo, así como que se hayan desarrollado tareas de consolidación y se haya abierto la puerta "a un proyecto completo de rehabilitación, que en su día dará paso a un proyecto sociocultural vinculado con la tradición cerámica". En esta línea, la institución ha animado al consistorio a proseguir sus "esfuerzos" en el proceso "hasta ver culminado el proyecto que se configura", al tiempo que ha destacado que la continuidad de estos esfuerzos por parte de las diversas administraciones "es el camino perfecto para realizar proyectos que forzosamente se extienden a lo largo del tiempo".

Tras años de desidia, en los incluso llegó a caer parte del tejado de la fábrica, de cuyos hornos han salido las piezas que hoy decoran la estación del Norte o el Mercado de Colón, la concejalía de Desarrollo Urbano y los Servicios Centrales Técnicos han llevado a cabo en los últimos meses los trabajos arqueológicos y de consolidación, con una inversión aproximada de 45.000 euros, paso previo a una rehabilitación total que, según el equipo de gobierno, se ejecutará antes de que acabe el presente mandato. Así, la siguiente casilla es la redacción del proyecto de rehabilitación y usos, que incluye la recuperación de los antiguos hornos, un espacio que, tal y como avanzaron desde el Ayuntamiento, se dedicará a distintos usos relacionados con su historia y su función: usos artesanales, talleres de cerámica y un espacio para salas de exposiciones y de interpretación de la historia de la cerámica en su época. Además, se pretende reservar también un espacio para la ubicación de piezas cerámicas procedentes del Museo Nacional de Cerámica.

Bombas Gens, una realidad en primavera

Nacido en 1885, el complejo fabril, que se presenta con una inconfundible portada en arco de medio punto y decorada con mocárabes, yeserías nazaríes, columnillas con motivos neoegipcios y dos torrecillas de traza gótica, se prepara para despegar tras las reivindicaciones de numerosas entidades, muchas de ellas impulsadas por la asociación Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural. Quejas atendidas, sí, aunque todavía queda parte del camino por andar. A pesar de los trabajos de consolidación que han asegurado el espacio, el megaproyecto ha quedado fuera de los presupuestos municipales para 2017, en los que sí se han destinado partidas concretas para rehabilitación de inmuebles históricos. Si La Ceramo es un proyecto en marcha pero a medio plazo, es Bombas Gens la primera joya de esta ruta norteña propuesta por el CVC y que se podrá disfrutar más pronto que tarde.   

De esta forma, el Consell estima que "este futuro centro cultural, ligado al de Bombas Gens, no lejano, puede configurar una atractiva ruta en el área norte de la ciudad", y espera que la colaboración del Museo Nacional de Cerámica González Martí "dé los mejores resultados en un proyecto cultural que se centrará en las ricas tradiciones valencianas". Si bien los edificios “han estado en riesgo de desaparecer”, destacó Francisco Pérez Puche, la conversión de Bombas Gens en sede de la Fundació per Amor a l’Art no solo ha resultado en la cura de sus heridas –que no eran pocas-  sino en una nueva vida que dará sus primeros pasos este año.

El centro, en pleno proceso de rehabilitación, pasará a ser un espacio multidisciplinar que nadará entre el ámbito cultural y social, pues contará con un centro de día destinado a jóvenes en riesgo de exclusión social, un espacio de arte, una sala que servirá para almacenar documentación sobre investigación la enfermedad de Wilson y otras afecciones raras y un restaurante gastronómico capitaneado por el chef Ricard Camarena, que cupará un espacio de entre 600 y 700 metros cuadrados -casi seis veces la superficie actual del local de Ruzaf--, con áreas ajardinadas y mucha luz natural. Casi nada. Las obras continuarán hasta la primavera de 2017, fecha en la que está prevista la reapertura apertura de la fábrica, un proyecto que cuenta con el beneplácito de los descendientes de Carlos Gens Minguet, fundador de la antigua fábrica construida en 1930.

Artesanía fallera

La puesta en marcha de estos grandes proyectos podría dar la vuelta a la tortilla y mejorar la situación de Benicalap por lo que respecta a su actividad cultural. Así, según el informe Valencia: industrias creativas y culturales (Fundación Inndea, 2014), el “área norte” no es especialmente atractiva para este sector pues, con 304 actividades creativas se sitúa en la parte baja de la tabla frente a Ciutat Vella, L’Eixample o Extramurs que superan cada holgadamente el millar. De esta forma, Benicalap concentra el 9,1% de actividad cultural de la ciudad.

Foto: Eva Máñez.

La tercera pata de esta revolución viene con el proyecto previsto para revitalizar la Ciudad del Artista Fallero (CAF), de cuyos talleres cada vez hay menos artistas. Con la declaración de la fiesta como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por parte de la Unesco, el interés por el ámbito festivo ha puesto el foco en todo aquello por hacer y por poner en valor, aunque, si bien, el proyecto se inició hace ya meses. A propuesta del grupo municipal Ciudadanos, todos lo partidos firmaron un acuerdo para poner en marcha un plan de revitalización que acabe con la situación de emergencia denunciada por el gremio, un documento que indica la necesidad de colaborar con los centros universitarios y urge a la conselleria de Cultura a poner en marcha la Ley de Mecenazgo.

Tras la firma del documento en 2015, la primera medida para revitalizar la zona fue anunciada en noviembre: la adecuación de la señalítica de la ciudad, con huellas tematizadas para distinguir los elementos falleros y convertir así la zona en un reclamo turístico cultural. Con el mismo objetivo, anunciaron desde el Ayuntamiento, el equipo de gobierno llevará a término otro intervenciones durante 2017. A esta acción se suman los proyectos de mejora de los accesos, la customización puntual de autobuses de la EMT para que la gente tome conciencia de los acontecimientos que se hagan en esta zona, así como la redacción de una nueva ruta para el bus turístico que contemplaría una paro en este distrito culturales

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email