Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 5 de diciembre y se habla de ABENGOA OCIO NOCTURNO coronavirus LOMLOE
GRUPO PLAZA

EL CUDOLET / OPINIÓN

El Jardín de José Benlliure Gil

5/10/2019 - 

Es la Casa-Museo que más frecuento, realizo el ejercicio con asiduidad y además reconozco ser un apasionado visitador turístico del Centro Arqueológico de l’Almoina. Me siento orgulloso de la heráldica artística de una estirpe familiar procedente de la fachada marítima que tanto ha costado integrar en el cristalino mapa de la ciudad. Ha pasado la época de los excesos, del bogavante, de la impaciencia y de las continuas o esquizofrénicas luchas internas por abrir el balcón de València al mar. Las aguas del Mediterráneo abren ya paso en la cultura diaria del valenciano, recuperada la cordura, solo falta plasmar sobre el terreno la rehabilitación integral del Cabanyal marinero. Me complace recorrer paso a paso las estancias del unifamiliar del arte, solo, acompañado, o en grupo, parada obligatoria en la ruta interior de una ciudad postal a la Calatrava. Aunque la adquisición de la vivienda por parte del pintor fue anterior, José Benlliure Gil establecería el hogar familiar a principios del siglo XX tras su regreso de Roma, en el número 23 de la calle Blanquerias, a espaldas del Convento del Carmen, en el borde del viejo cauce del río Turia. 

A propósito de la reciente exhumación por un litigio familiar del cuerpo del brillante escultor Mariano Benlliure, hermano de José, como anécdota, en una de mis estancias conversando con un funcionario municipal me explicaba que a veces tenía que reintegrar  al forastero que lo exigía, el importe abonado en la visita al tour de la memoria por la confusión creada en torno la residencia del escultor. Pese a que la Casa-Museo cuenta con una amplia colección de obras de arte del propio Mariano u otros artistas universales de la talla de Joaquín Sorolla, o Antonio Muñoz Degrain, la residencia familiar de Blanquerias morada particular de los Benlliure Gil-Ortiz. A finales de los años cincuenta, el Ayuntamiento adquirió parte de la valiosa colección del legado de obras de la saga Benlliure gracias a la entente cordial con María Benlliure Ortiz, heredera e hija del pintor fallecido. Estando de alcalde el socialista Ricardo Pérez Casado, el Consistorio incorporó el Palacete de Blanquerias a la red museística de la era postfranquista. 

València ciudad jardín integra el selecto club de las modernas capitales europeas, disfrutando los valencianos de varias casas museos de cierto rango de ilustres personajes universales del arte o la literatura, la del prolífico escritor Vicente Blasco Ibáñez o la coplista Concha Piquer. El Palacio ajardinado de los galácticos pintores pertenece a una excelente generación de artistas. El estado de forma de los cimientos de la  Casa-Museo de Blanquerias es formidable. El adosado urbano dispone de un edificio que tres de sus plantas están abiertas al público, exhibiendo enseres de la época y destacados óleos, dibujos y esculturas. En la parte trasera, al desnudo, se encuentra un precioso patio de recreo, ajardinado, silencioso, oloroso y alimentado por cipreses, jazmines, limoneros y naranjos. El Jardín de José Benlliure conecta con el estudio-taller, allí trabajaron padre e hijo. Antes de subir las estrechas escalinatas de piedra que conducen al estudio, al traspasar el umbral de la puerta no esperas ser embrujado por la acogedora y selecta biblioteca familiar rodeada de objetos curiosos y utensilios de pintura.  

Tras mi primera visita al parnaso artístico de la escuela valenciana de pintura, realicé una consulta popular entre mis allegados con el deficiente resultado obtenido que uno de cada diez no había visitado la Casa-Museo. Durante años ejercí de guía particular de algunos de ellos realizando una tarea personalmente satisfactoria. Tras el carrusel de costumbres con el cambio de siglo se ha institucionalizado en nuestras vidas la American lifestyle, tradición de gran desarraigo en la cultura mediterránea. Desenterremos el ocio basado en la visita dominical a las grandes superficies o por lo menos participemos activamente en la vida orgánica de la ciudad, frecuentado de vez en cuando la amplia red de museos de València. Mañana es domingo, no esperemos al lunes, los museos estarán al sol.  

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email