X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 5 de abril y se habla de el callejero estado de alarma coronavirus COMERCIO AUTÓNOMOS
GRUPO PLAZA

TRIBUNA LIBRE

El largo camino recorrido por la Bienal de Arte Martínez Guerricabeitia

7/12/2019 - 

VALÈNCIA. Se han cumplido prácticamente treinta años desde la creación por iniciativa del empresario Jesús Martínez Guerricabeitia en 1989 del patronato que llevaría su nombre (Patronato Martínez Guerricabeitia; PMG), que quedó integrado en la estructura de la Fundació General de la Universitat de València (UVEG),  y de la inauguración en mayo de 1990 de la primera edición de la Bienal de Pintura Martínez Guerricabeitia (Bienal MG), con la que se puso en marcha un proyecto singular que pretendió, desde el inicio, ser un fomento del arte contemporáneo, incentivando la creatividad de jóvenes artistas españoles, con una clara voluntad de mecenazgo. Desde su fundación, el PMG persiguió la finalidad de fomentar y difundir el arte contemporáneo e incrementar el patrimonio artístico de la UVEG en esta vertiente artística, mediante diversos instrumentos y estrategias. Casi diez años después, en julio de 1999, la familia de Jesús Martínez Guerricabeitia tomó la decisión de donar a la UVEG su colección de arte contemporáneo formada por más de cuatrocientas piezas entre obras únicas y obras gráficas, realizadas por unos doscientos autores distintos, que narraba la historia del arte contemporáneo en la segunda mitad del siglo XX, paralela a las preocupaciones de los artistas, muchos de ellos pertenecientes a las diversas corrientes figurativas de los años sesenta y setenta, especialmente por aquellas más próximas al arte intelectual e ideológicamente comprometido (realismo social y/o crítico, figuración narrativa), reflejando la represión que, en muchos ámbitos, la sociedad española padeció en esa época. La Bienal MG ha sido el instrumento que ha permitido no solo fomentar el arte contemporáneo, sino también incrementar paulatinamente, mediante la adquisición de obras (27 en total) entre las presentadas en las trece ediciones celebradas hasta el momento, los fondos de la Colección Martínez Guerricabeitia (CMG), donada por la familia de Jesús Martínez Guerricabeitia en 1999.

La Bienal MG ha seguido desde sus inicios un sistema organizativo propio que la distingue del resto de convocatorias parecidas que existen en España. Para las dos primeras ediciones, el PMG propuso un comité externo de selección formado por cinco o seis críticos o historiadores del arte de reconocido prestigio, que recibió el encargo de seleccionar los artistas y las obras que se presentaron en las mismas. Con motivo de la 3ª Bienal, esta fórmula se modificó al incluir también a galeristas en dicho comité de selección, que quedó formado, desde ese momento hasta la presente edición, por cinco críticos y cinco galeristas, distintos para cada Bienal y propuestos procurando seguir criterios de distribución geográfica lo más amplios posible a nivel nacional e incluso internacional en alguna edición (la 5ª en concreto), que elegían cada uno de ellos dos obras de dos artistas distintos, con lo que el número de obras presentadas en cada edición ha sido siempre de veinte a partir de ese momento. Desde la 5ª Bienal, los criterios fueron nuevamente modificados en el sentido de que, junto con los integrantes del comité de selección, el PMG propuso, además, un lema que ilustrase una temática crítica y comprometida con la actualidad, en sintonía con el criterio que Jesús Martínez Guerricabeitia y su familia tuvieron a la hora de elegir y adquirir las obras que configuraron la colección de arte contemporáneo donada a la UVEG. La propuesta de un lema perseguía también el objetivo de establecer un hilo argumental que permitiese dotar de la mayor coherencia posible al conjunto de obras elegidas por los distintos comités de selección en cada Bienal. Así pues, desde ese momento las sucesivas ediciones fueron convocadas bajo los siguientes lemas: “Mirándonos desde fuera” (5ª Bienal; 1999), “ConcienciARTE” (6ª Bienal; 2001-2002), “Violencias” (7ª Bienal; 2004), “Robos” (8ª Bienal; 2005-2006), “Inmigración-emigración” (9ª Bienal; 2008), “Contra natura” (10ª Bienal; 2010),  “Nulla aesthetica sine ethica” (11ª Bienal; 2012), “Avaritia omnium malorum radix” (12ª Bienal; 2014), y “Supersticiones y manipulaciones” (13ª Bienal; 2016).

Treinta años después, nos encontramos inaugurando la décimo cuarta edición de la muestra. A lo largo de estos años, la Bienal MG ha ido creciendo y consolidándose, consiguiendo situarse en un lugar destacado dentro del panorama de los eventos artísticos nacionales, gracias a la seriedad y coherencia conceptual y organizativa que han caracterizado a las ediciones realizadas hasta el momento, habiendo recibido el apoyo de críticos de arte, galeristas, artistas, investigadores universitarios y público muy variado. Las Bienales MG han supuesto una oportunidad para observar las últimas tendencias de la creación, proponiendo, además, una invitación al espectador para que reflexione sobre temáticas sociales muy diversas a través de la pintura y otras expresiones plásticas, razones por las que se ha convertido en un acontecimiento clásico en el panorama del arte contemporáneo de Valencia.

La décimo cuarta Bienal MG vuelve a un espacio, el Museo de la Ciudad, que acogió en el pasado cinco ediciones consecutivas de la muestra (de la 7ª a la 11ª), revelándose como un entorno óptimo, por múltiples razones, para albergar el evento, gracias al convenio de colaboración suscrito con el Excelentísimo Ayuntamiento de Valencia que, además de facilitar el uso de las magníficas instalaciones del Museo de la Ciudad, patrocina decididamente la organización de la Bienal MG. En esta ocasión, el lema elegido por la Comisión Académica asesora de la Colección Martínez Guerricabeitia, que desde 2016 sustituye en cierta medida las funciones del extinto PMG, fue “Naufragios”, para ilustrar el fracaso, la frustración, el desastre, la pérdida, o la ruina…., efectos y sensaciones que son consecuencia de proyectos fallidos de todo tipo (sociales, educativos, políticos, económicos…) que los individuos o los colectivos humanos pueden acometer con la mejor de las intenciones, pero que, en muchas ocasiones, por razones inconfesables e intereses bastardos terminan por hundirse, arrastrando al fondo del piélago de la ignominia todas las ilusiones y expectativas que en su momento hubieran generado. Se consideró que “Naufragios” era un lema adecuado para la presente edición de la Bienal MG, ya que cumplía con el objetivo perseguido de ilustrar temáticas críticas y comprometidas con la actualidad, en consonancia con lemas previos tal como se ha comentado con anterioridad en este texto.

El Comité de Selección para la 14ª Bienal ha estado integrado por las galerías Artnueve (Murcia), Espai Tactel (Valencia), Gema Llamazares (Gijón), La Gran (León), y Pilar Serra (Madrid) y los críticos y/o profesionales de prestigio en el campo del arte contemporáneo Paula Achiaga (Madrid), Susana de Blas (Madrid), Ángel Calvo Ulloa (Pontevedra), Javier Castro Flórez (Murcia) y Regina Pérez Castillo (Granada), que han elegido obra de los siguientes artistas y/o colectivos: Aggtelek, Marta Beltrán, Gabriela Bettini, María Carbonell, Arturo Comas, Sandra Paula Fernández, Alejandra Freymann, Marco Godoy, Patricia Gómez y Mª Jesús González, Carlos Maciá, Enrique Marty, Paloma Pájaro, Guillermo Peñalver, Javier Pividal, Sergio Porlán, Amparo Sard, Vicky Uslé, Marina Vargas, Daniel Verbis y Juan Zamora. Cada artista ha abordado desde su perspectiva y enfoque personal, la idea de los naufragios contemporáneos (¡y no tan contemporáneos!) de ideologías, proyectos materiales e inmateriales, iniciativas políticas, económicas y sociales, a distintas escalas geográficas y humanas, optando por una amplia variedad de técnicas y soportes para plasmar su particular visión sobre el tema.

Diego del Pozo, Deconstruyendo el odio, 2013

Ha sido un largo recorrido el que nos ha llevado hasta la décimo cuarta edición de la Bienal MG, en absoluta sintonía y coherencia con los esquemas de funcionamiento y los principios y planteamientos ideológicos fundacionales propuestos por Jesús Martínez Guerricabeitia, pero en un marco humano y organizativo diferente al existente hasta no hace mucho. En primer lugar, con el fallecimiento el 7 de septiembre de 2015 de Jesús Martínez Guerricabeitia, desaparecía la figura del referente humano imprescindible al que recurrir en cualquier situación potencialmente problemática o conflictiva, aunque, ni que decir tiene, que su memoria y legado material e intelectual estarán siempre con nosotros. Ello implica, necesariamente, que el marco humano sea diferente a partir de este momento. Pero también ha cambiado el marco administrativo. Por razones de índole legal la FGUV experimentó una importante reorganización que ha conducido, entre otras cosas, a la disolución de los diferentes patronatos originalmente integrados en su estructura, entre los que se encontraba el PMG. En principio, ello no ha significado cambio significativo alguno en el funcionamiento de lo que hasta ahora ha sido el PMG (la marca Patronato Martínez Guerricabeitia, PMG, fue reemplazada por la de Colección Martinez Guerricabeitia, CMG), ya que, de momento, continúan inalterados tanto los planteamientos ideológicos y conceptuales originales como los objetivos perseguidos y las actividades de índole diversa llevadas a cabo, inspirados e implementados en su momento por Jesús Martínez Guerricabeitia.

Obviamente no habría sido posible llegar hasta aquí sin el esfuerzo y dedicación de todos aquellos que han trabajado y continúan trabajando para hacer realidad la Bienal MG, los diferentes proyectos expositivos, y el resto de actividades que lleva a cabo la CMG, superando obstáculos y limitaciones humanas y presupuestarias, con grandes dosis de imaginación y entusiasmo, haciendo suya la inspiración y el legado de Jesús Martínez Guerricabeitia. Por supuesto, de nada serviría el esfuerzo humano sin un patrocinio económico. En este contexto, hay que destacar y agradecer las inestimables ayudas aportadas por el Excelentísimo Ayuntamiento de Valencia, el Banco Santander y la Fundación Cruzcampo del Grupo Heineken, mediante las que se han sufragado los costes que generan la organización de las Bienales y otras actividades que hasta ahora ha venido realizando el PMG. Sin lugar a dudas, han sido treinta años de ilusionante actividad, no exentos, en especial los más recientes, de momentos de duda y zozobra por la continuidad del proyecto global de la CMG que, hasta el momento, se han superado con mayor o menor éxito. El horizonte que se vislumbra no permite augurar que las incertidumbres no vuelvan a hacer acto de presencia en un futuro más o menos próximo. Más bien todo lo contrario. Confiemos en que el lema elegido para la XIV Bienal MG, “Naufragios”, no sea un malhadado presagio y que la propuesta de Jesús Martínez Guerricabeitia pueda continuar vigente por muchos años más.

José Pedro Martínez García
Comisario de la 14ª Bienal Martínez Guerricabeitia
Director de actividades de la Colección Martínez Guerricabeitia Fundación General de la Universitat de València

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email