X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

El nuevo Mercedes-AMG GLE 53 4MATIC+

9/03/2019 - 

VALÈNCIA. Mercedes-AMG inaugura su oferta de modelos de altas prestaciones de la nueva generación del GLE introduciendo el GLE 53 4MATIC+ (consumo de combustible en el ciclo mixto: 9,3 l/100 km; emisiones de CO2 en el ciclo mixto: 212 g/km)1. La fórmula que permite ofrecer el dinamismo de conducción típico de AMG está formada por el motor de seis cilindros en línea y 3,0 litros con 320 kW (435 CV), la tracción integral completamente variable, el ágil cambio automático de 9 marchas, los programas de conducción específicos de AMG y el tren de rodaje con suspensión neumática AMG ACTIVE RIDE CONTROL, basado en el sistema AMG RIDE CONTROL+ y con estabilización electromecánica del balanceo incluida. La calandra del radiador específica de AMG con 15 barras verticales acredita a primera vista la pertenencia del vehículo a la familia de modelos AMG. Numerosas opciones, como el sistema de escape Performance conmutable o las teclas AMG en el volante, hacen aún más sugestiva la experiencia de conducir este vehículo.

«Hemos inventado el concepto de SUV de altas prestaciones y aspiramos a seguir liderando este segmento con la nueva generación del GLE, tanto en el campo de la innovación como en el del dinamismo, la individualidad y el diseño. El primer paso en esta dirección es el nuevo Mercedes-AMG GLE 53 4MATIC+, con el que ofrecemos a nuestros clientes más potencia que en el modelo anterior y, además, nuestra tecnología de tracción integral completamente variable. Con la llamativa calandra, nuestro nuevo GLE 53 acredita su pertenencia como miembro de pleno derecho a la familia AMG», comenta Tobias Moers, Presidente del Comité de Dirección de Mercedes-AMG GmbH.

Poderío en toda la línea: motor de seis cilindros con sobrealimentación doble

El núcleo del SUV es el motor electrificado con 3,0 litros de cilindrada y sobrealimentación doble mediante un turbocompresor por gases de escape y un compresor adicional eléctrico. El motor de seis cilindros en línea desarrolla 320 kW (435 CV) y pone a disposición un par máximo de 520 Nm. Su alternador arrancador EQ Boost puede entregar brevemente hasta 16 kW de potencia y 250 Nm de par adicionales, y asume al mismo tiempo la alimentación eléctrica de la red de a bordo de 48 voltios.

El alternador arrancador EQ Boost combina las funciones del arrancador y el alternador en un potente motor eléctrico, incorporado a la cadena cinemática entre el motor y el cambio. Esta innovación y la sobrealimentación doble inteligente —formada por un compresor adicional eléctrico (eZV) y un turbocompresor accionado por los gases de escape— persiguen un mismo fin: no solo incrementar las prestaciones y el dinamismo de conducción típicos de AMG, sino también reducir el consumo y las emisiones. Con éxito. El GLE 53 4MATIC+ acelera en solo 5,3 segundos de 0 a 100 km/h y alcanza una velocidad máxima de 250 km/h, limitada electrónicamente.

Siempre bajo presión con el compresor adicional eléctrico

El compresor adicional eléctrico aumenta la presión de sobrealimentación sin retardo alguno antes de que entre en acción el turbocompresor grande accionado por los gases de escape. Gracias a esta intervención escalonada, el motor de 3,0 litros reacciona con gran espontaneidad y asegura una respuesta de gran dinamismo, sin caída de potencia en la sobrealimentación. Una ventaja adicional es la gran suavidad de marcha del motor de seis cilindros en línea.

Nueva y electrizante: la red de a bordo de 48 voltios

Pero el alternador arrancador EQ Boost puede mucho más. Por ejemplo, alimentar la red de a bordo de 48 voltios con la corriente eléctrica necesaria. La red convencional de 12 voltios recibe su energía asimismo de la nueva red a través de un convertidor CC/CC. Con la incorporación de la batería de 48 voltios aumenta la capacidad de los acumuladores eléctricos instalados en el vehículo, por lo que es posible poner a disposición más energía eléctrica. Una ventaja adicional de la tensión eléctrica más elevada es que la intensidad disminuye a la cuarta parte para un mismo nivel de potencia. Como consecuencia, los cables pueden ser más finos y más ligeros, lo que contribuye de forma indirecta al ahorro de combustible. Se conserva al mismo tiempo la red convencional de 12 voltios, que se utiliza para alimentar algunos consumidores como el alumbrado, el puesto de conducción, los indicadores de los sistemas de infoentretenimiento y las unidades de control.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email