Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

ANÁLISIS

El oro calienta motores para salir disparado al alza

15/02/2018 - 

CASTELLÓN. La última vez que hablé del oro en esta sección resalté que el precio había conseguido realizar la ruptura de la tendencia bajista de largo plazo, que había construido desde los máximos del verano del 2011 en torno a los 1.900 dólares por onza. Sin embargo, advertí que lo correcto era esperar a que se desarrollada el proceso correctivo a modo de throw-back a dicha tendencia bajista. Dicho proceso se puede definir como la situación de vuelta de los precios a la tendencia bajista recién rota para comprobar que tras testearla, efectivamente hay dinero suficiente como para provocar un cambio la tendencia de fondo en el mercado. Y esto es precisamente lo que parece que está ocurriendo.

Si bien es cierto que el throw-back no ha llegado hasta el punto exacto esperado, la reacción tras apoyarse en la media móvil de largo plazo y posterior nuevo máximo deja evidencia el cambio de fondo que está ocurriendo en el mercado del oro. A fin de cuentas, la inflación vendrá tarde o temprano y eso será gasolina para romper definitivamente la zona en torno a los 1.400 dólares por onza que es el azote de los últimos casi cinco años.


No creo que sea una ruptura inmediata porque va a llevar su tiempo. Sobre todo porque los niveles de inflación actualmente aún no son apreciables para el 'metal de los Dioses'. De hecho, si nos fijamos en el gráfico adjunto, veremos una formación triangular enorme que retiene a los precios bajo presión por la parte superior. Este triángulo está pronto a alcanzar su punto óptimo de ruptura en los próximos meses y por lo tanto implica que no debemos ver un nuevo apoyo a la base inferior en los 1.205 dólares por onza.

Si estoy en lo cierto, entonces la corrección máxima que veo ahora será solo hasta los 1.300 dólares y entonces asistiremos al ataque de la parte superior del triángulo. Así que puede hacer dos cosas: esperar a comprar ante la reacción alcista ante los 1.300 dólares o aguantar tranquilamente a ver que el triángulo es roto al alza y el precio se coloca por encima de los 1.378 dólares la onza. Entonces, sí que habrá que correr tras el precio del oro porque no tendrá quien le frene hasta los 1.527 dólares.

Eduardo Bolinches es director de Bolsacash

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email