GRUPO PLAZA

el cudolet / OPINIÓN

El Perelló: territorio de embajadores

10/04/2021 - 

El Perelló es una población marinera cercana a la ciudad de València. Muchos de ustedes la conocerán. No voy a descubrirla. Seguramente la han visitado y se habrán pegado un chapuzón en las aguas del Mediterráneo que blindan su costa. Y estoy seguro que el paladar no les ha dejado indiferentes si han degustado el tomate valenciano que se cultiva en la zona. Delicioso. Excelente trabajo de los agricultores locales. Si por algo se caracteriza a El Perelló es por ser un pueblo acogedor. La comunidad rumana forma parte de la vida ordinaria. Son muy visibles. Vinieron para quedarse. Y ahí están dándole a la azada, entre otras actividades profesionales que desarrollan.

Personajes de la talla del Maestro Serrano o Juan Genovés han dejado huella en la historia local. Ysabel Meseguer, bibliotecaria, también la dejará. A su manera. Ama los libros. Se le nota. El centro está muy cuidado. Siempre con las últimas novedades literarias. Siempre manteniéndonos informados. Da gusto. Es de esas funcionarias que uno querría fichar para su empresa y blindarla con una cláusula de rescisión impagable. La dona es muy trabajadora. Reservada. Culta. Y me atrevería a decir algo tímida. Le pasa lo mismo que a un amigo mío, su problema es que tiene exceso de memoria de la historia local. Y no por ello deja de seguir investigando cada día que pasa.

En colaboración con Pau Mompó, estudiante de periodismo, han realizado un trabajo fantástico de investigación sobre un período corto de tiempo que vivió El Perelló. Han rescatado del baúl de la memoria el relato de las embajadas extranjeras ubicadas durante la Guerra Civil Española en la localidad costera. Hablamos para situarnos del año 1937. Les envidio por lo conseguido. Memorable. Aunque ya no es noticia porque un medio de comunicación dio la primicia, se merecen una estatuilla. No me voy a centrar mucho en la investigación, el trabajo es de ellos, pero sí citar los países que  instalaron las delegaciones.

La mayoría de las embajadas ocuparon chalets de segundos residentes. Por poner un ejemplo, la de los Estados Unidos ocupó una propiedad de Julio Llópis, e incluso alzó una bandera para ganar mayor visibilidad y así evitar los posibles bombardeos. La delegación francesa estaba situada en La Cataoria, cerca del actual polideportivo. Y tanto la inglesa como la soviética se localizaron en el interior.  Quiero dedicarles esta columna para rendirles un pequeño homenaje por el estudio realizado. Pau e Ysabel, seguid con el exceso de memoria, los valencianos lo agradeceremos. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email