GRUPO PLAZA

Se suspende el juicio hasta el viernes tras aceptarse la petición de Crespo y 'El Bigotes' 

El PPCV de Camps al borde del colapso por los pactos en Gürtel

18/01/2018 - 

VALÈNCIA. El jefe de la Gürtel, Francisco Correa, hería de muerte al exsecretario general del PPCV, Ricardo Costa, al acusarlo con nombres y apellidos de ser el cerebro de la estrategia de los pagos en B del Partido Popular valenciano en la segunda jornada del juicio, pero el resto de cabecillas de la trama corrupta, Pablo Crespo y Álvaro Pérez, podrían darle la puntilla este viernes no solo a Costa, sino a toda una época de dirigentes populares valencianos.

La sesión del miércoles se esperaba con especial atención ya que, el día anterior, Correa había ‘cantado’ todo lo que nadie había querido admitir hasta ahora: que el PP se ‘dopó’ con dinero de empresarios a través de la empresa Orange Market y que quién dio esa orden fue Ricardo Costa, y tras esas revelaciones era el turno de Crespo y Pérez.

Todas las defensas estaban a la expectativa de cuáles iban a ser las declaraciones sobre todo de Crespo, pero antes de comenzar el juicio, los letrados de ambos pidieron reunirse con el magistrado presidente, José maría Vázquez Honrubia. Casi hora media de debate que generó no pocos nervios entre abogados y procesados.

A las doce del mediodía, comenzaba una sesión que quedará en los anales de la historia entre los populares campsistas. La excusa para suspender el juicio hasta el viernes fue que según el artículo 747 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, las declaraciones de Correa suponen un incidente que cambia el transcurso del juicio, y como nota jocosa del abogado de Crespo, José Miguel Durán, que “su defendido necesitaba reflexionar”.

 

Costa

El problema para Ricardo Costa es que ese ‘periodo de reflexión’ realmente se trata de 48 horas para pactar una estrategia de ‘cante’ milimetrado por parte de Crespo y Pérez. Una voladura controlada, una confesión que sirva para reducir sus futuras condenas por esta causa pero que no dinamite futuras estrategias de defensa en otras piezas de Gürtel pendientes de juicio.

Según ha podido saber Valencia Plaza, una de las respuestas que espera la Fiscalía Anticorrupción para poder modificar la calificación fiscal, y reducir la petición de condena, es, obviamente, que ambos señalen a Costa y al resto de investigados. Ello es así porque tan Crespo como Pérez, pero sobre todo Pérez, eran las personas que trataban directamente con los dirigentes valencianos.

El resto de los principales encausados, el ex vicepresidente del Consell Vicente Rambla, la mano derecha de Costa en el PPCV, David Serra, y la exgerente del partido Cristina Ibáñez también esperan las declaraciones para saber si tienen, o no, que cambiar su estrategia de defensa de cara al resto del juicio. Este viernes, cuando se reanude la sesión, quedará despejada la X de quiénes ordenaron la financiación irregular.

La pregunta que sobrevolaba la Audiencia Nacional este miércoles era qué hará Costa en caso de que todos los cabecillas de Gürtel confiesen. Hay dos opciones, que siga aferrándose a su inocencia y niegue la mayor o que, por el contrario, quiera pactar una condena menor de los siete años que le pide la Fiscalía.

En el segundo caso surge otra cuestión vital para el PP de Mariano Rajoy. En caso de verse obligado a pactar Costa, ¿Solo hablará de Valencia o disparará hacia arriba? Hasta ahora solo ha salido su nombre en el transcurso del juicio, pero ¿permitirá que siga siendo así o hundirá a su compañero de banquillo Vicente Rambla?

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email