GRUPO PLAZA

CRÓNICA POR LOS OTROS / OPINIÓN

El presidente más pobre del mundo

La visita esta semana de Jose “Pepe” Mujica a València ha evidenciado la mediocridad de la clase política que nos rodea. Una de esas visitas que aportan, que suman y que suponen un soplo de aire fresco, de esperanza y de lucha por un “mundo mejor”. Toda una lección de amor

8/02/2020 - 

La visita de Mujica esta semana a València ha sido una lección maravillosa en todos los sentidos, y ha sido un gran aporte cultural y social a esta ciudad. Escuchar a representantes políticos con carisma, líderes y con un discurso construido es algo que hace mucho tiempo que no ocurre en nuestra Comunitat y en el resto del país salvo contadas excepciones.  Esperemos que haya sido, al menos, un aprendizaje para quienes gobiernan esta ciudad y esta Comunitat, y un halo de esperanza para quienes eligen a esos representantes políticos de que otro mundo es posible.

La visita de Mujica a València ha puesto en evidencia la mediocridad de nuestra clase política. Nos faltan líderes políticos de verdad, con carisma y que velen, cuiden y quieran a su pueblo.

El que fuera considerado “el presidente más pobre del mundo” para algunos por criterios económicas, es el “presidente más rico del mundo”, para otras,  si hablamos de humanidad, valores, humildad y sencillez. Uno de esos presidentes que soñamos para nuestro gobierno.

Jose “Pepe” Mujica ha visitado esta semana València para recibir el Premio de Derechos Humanos 2019. Una visita muy esperada y deseada que hace a València más humana, más bonita y más brillante. Y que más allá de las fotos y los actos organizados en torno a él ha tenido una doble lectura y ha evidenciado, entre otras cosas, la diferencia que hay entre un intelectual y un gestor a la hora de gobernar. 

En una misma foto hemos visto dos clases de políticos: los preocupados por el sistema económico por encima de todas las cosas, y los que apuestan por un sistema social como motor de todo lo demás.

Ahí radica la gran diferencia que se ha evidenciado más que nunca en cada uno de los encuentros, fotos y portadas de medios en torno a él y a su visita. Una evidencia que descubre y plasma maneras diferentes de gobernar, de dirigir y, sobre todo, de vivir,  de pensar y de querer este mundo que habitamos. 

Por ello en estos tres días en València Mujica ha tenido reuniones con políticos y políticas que aunque hayan ido a “hacerse la foto”, esperemos hayan absorbido algo de su sabiduría, su humanidad y su humildad. Mujica se ha prestado a estos encuentros más políticos sin descuidar los más sociales y sin dejar de disfrutar de escenarios valencianos como su visita a L´Albufera.  

De primeras da vértigo y da miedo ensalzar a cualquier persona sin conocerla, porque seguro que si rasco habrá cosas que no comparta, pero en líneas generales me atrevo a decir que hay personas y personas, referentes y referentes y, para mí, como para muchas otras personas, Mujica reúne y ensalza valores que yo quiero en mi mundo y con los que siento representada.

FOTO: EVA MÁÑEZ

"Pepe" Mujica

Escuchar a Mujica es escuchar a un sabio, a un erudito, a un analista, a un intelectual que, con más de 80 años a sus espaldas, sigue fresco y lúcido dando lecciones de vida allá por donde va aunque no sea esa su intención. Y es que su vida da para ello.  Ese optimismo desbordante y esa esperanza que no cesa de que “otro mundo es posible” son esas lecciones de vida que nos chutan de energía. 

Considerado para algunos como un filósofo y un intelectual, él se define a sí mismo como un “granjero frustrado metido a cambiador del mundo”.

Y en esas está, cambiando el mundo o al menos plantando una semilla entre quienes vamos a escucharle y queremos aprender. Rodeado de corbatas allá donde va cuando sale de su casa y con un protocolo estricto alejado de lo que en principio dicta y promulga en sus discursos, Mujica es muy respetuoso con un sistema con el que a priori no debe comulgar pero con el que convive cuando le debe interesar porque como bien dicta en sus discursos: “Somos profundamente interesados. Creemos que hacemos algo por los demás y lo hacemos por nosotros mismos. No somos tan generosos. El motor de la historia es el egoísmo.”

Es un placer escucharle, dejarle hablar… Esas frases perfectas, ese tono que nunca acaba, esa pausa y esas maneras… Me resulta complicado imaginarme algunos de los políticos y políticas con esas maneras.  Esas frases brillantes… que invitan a la reflexión y con las que una se siente totalmente identificada. Frases que me gustaría compartir con ustedes. 

”Al final este sistema nos hace ser un mero pagador de cuentas. No quieres que a tu hijo le falte de nada, pero le faltas tú. Tu hija necesita mimo y amor”

Algunas de sus frases magistrales se han referido a la situación política que vivimos en España. “España es contradictoria” para hacer referencia al año y medio sin gobierno que llevamos arrastrando. Además su discurso es humano y cercano, no habla de política, habla de la vida con una óptica muy humilde y sencilla como no podía ser de otra manera viniendo de un granjero que estuvo preso 15 años y que llegó a ser presidente de su país, Uruguay.

Como dice Mujica: “ser viejo tiene una ventaja y muchos inconvenientes”. Y esa ventaja, dice,  es tomarse su tiempo, las cosas con calma y que no le guste salir de casa, por eso quizá sea la última vez que visite España.  

 “¡Cuiden a su pueblo… Y que su pueblo les ayude porque los políticos no son magos “; “El optimismo es el grito de la naturaleza viva “; “Tenemos que pensar en la felicidad humana porque la vida se nos va”; “La lucha por los DDHH (Derechos Humanos) es una lucha permanente y siempre está en disputa.”; “La pobreza y riqueza son conceptos históricos y sociales que no se pueden comparar épocas.” 

“Yo no sé si hay globalización o no ¡Me importa un carajo! pero hay que tomar medidas globales para preservar la vida. Los desafíos y los Derechos Humanos están por delante de las nuevas generaciones. Hay un mal ecológico pero es consecuencia d los excesos de nuestra civilización basada en la acumulación de la ganancia. Porque hay que acumular ganancia. Hemos desatado un holocausto y fenómeno ecológico que no sabemos las consecuencias. “  Y así un largo etcétera de frases que grabaría a fuego en algunas cabezas pensantes… 

Quienes han estado junto a él y han compartido momentos de cercanía y privacidad me comentan que tan cercano y humilde es delante como detrás de los medios y de la exposición pública. Una persona sencilla, amante de la naturaleza. Una persona que ama la vida intensamente, que tiene el coraje y las agallas de vivir su vida como quiere. Es una persona comprometida con su pueblo y con las causas. Un ejemplo, una referencia e incluso un “héroe” para algunas porque como dice él: “Aprender que la vida es hermosa y que el milagro de estar vivo”.

Y no quiero hablar de Mujica sin hacer referencia a esa mujer que le acompaña. Como él dice su “viejita”, su compañera de viaje,  que en un perfecto segundo plano ha brillado también y ha destacado por su sencillez y su humildad. Lucía Topolansky casada con Mujica desde 2005 es dirigente histórica del Movimiento de Participación Popular, y que es vicepresidenta de Uruguay desde septiembre de 2017

El reconocimiento

Este año por vez primera la Fundación por la Justicia , se han unido al  Consejo Valenciano de Colegios de Abogados (CVCA), atrás quedó su vinculación con  Fundació Bancaixa. Pero el premio tiene y pretende seguir en la misma línea: reconocer la labor de personas por su trayectoria de defensa de los Derechos Humanos y defensa de la Justicia como valor, aspiración o compromiso. Recibir un premio de estas características, más que la cuantía económica (este año han sido 12.500 euros) es la difusión que conlleva. 

FOTO: Maria SelvaY yo este premio lo vivo muy de cerca y le tengo especial cariño por miembros del jurado que lo componen, por la Fundación que lo otorga pero especialmente porque hace dos años lo viví de manera muy intensa. Recibió el premio Omar Islam Ali. 

El emprendedor social Omar Islam Ali, recibió el premio por su intensa labor en defensa de los derechos de la población infantil de la isla de Lamu, en Kenia, a través del trabajo que realiza con su proyecto educativo, Twashukuru Eco –School, desde hace 15 años. Una escuela levantada sobre los cimientos de reciclaje con la que ofrece una vida digna a parte de su población. Ese premio fue otro de los sueños hecho realidad de la organización valenciana One Day Yes. 

Y sin salir de África termino con otra frase de Mújica: “ No les pido que estén de acuerdo conmigo... solo les pido que piensen! En 40-50 años más África será la mitad de la humanidad!”

La semana que viene… más! 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email