GRUPO PLAZA

negativa de la comisión de patrimonio

El proyecto de sede de la Fundación Castellano Comenge, en ‘stand by’

21/12/2021 - 

VALÈNCIA. València se prepara para dar la bienvenida a su nuevo museo. Y es que, al futuro Caixafòrum en el Ágora o Centro de Arte Hortensia Herrero, se ha sumado otro proyecto en la 'cola de espera', un espacio que también quiere cambiar el tablero cultural de la ciudad. Se trata de la sede de la fundación Juan José Castellano Comenge (JJCC), un nuevo centro que quiere desplegar en el casco histórico de València una colección de pintura valenciana del siglo XX que suma a artistas de renombre como son Soledad Sevilla, Manolo Valdés o Carmen Calvo, entre otros. Sin embargo, nadie dijo que el camino fuera sencillo y ya se ha encontrado con una primera piedra en el camino. La comisión de Patrimonio del Ayuntamiento de València, reunida hace unos días, declaró el proyecto presentado por el estudio 13 Arquitectos "desfavorable", alargando su puesta en marcha y dejando el proyecto en pausa.

"No se ajusta a las determinaciones de la ficha individualizada, las conclusiones del estudio previo, así como lo establecido en el Título VII: Normas de protección del catálogo de las NN.UU. del PEP Ciutat Vella". Con este breve texto le fue comunicado recientemente a los impulsores del proyecto la decisión de la comisión. Por su parte, el equipo de arquitectos se afana ahora por revisar cada detalle de un proyecto que, por el momento, está en ‘stand by’. El conflicto reside principalmente en dos puntos no poco relevantes: por un lado, la nueva volumetría que se plantea desde la fundación, generando nuevas plantas con las que la fundación quiere ampliar su espacio expositivo; y, por otra, la intervención que se plantea en una parte de la fachada, así como algunos de los materiales utilizados

Los impulsores del proyecto defienden que el edificio no tiene un especial interés artístico -el inmueble de la plaza del Autor donde se ubica lleva años abandonado y había sido un almacén- y que lo elementos protegidos se integran en la rehabilitación, al tiempo que lamentan que la "conservadora" normativa, tal y como la definen, limite su desarrollo. "No estamos haciendo viviendas, ni despachos, sino un centro cultural que tendrá un retorno para la ciudad. Ahora mismo no podemos enseñar esos cuadros", explica el empresario Juan José Castellano Comenge. Cabe destacar que fuentes municipales consultadas por este diario han reafirmado su interés por el proyecto cultural impulsado por la fundación, un proyecto que califican de “prioritario” y que esperan siga adelante -aunque con modificaciones- a pesar de esta primera negativa de la comisión.

Otro de los puntos calientes es la cuestión de usos de materiales, algunos no permitidos en el plan de protección aunque, apuntan sus impulsores, su uso "pondría en valor" el inmueble generando un espacio de arte contemporáneo "integrado" en el barrio aunque con "singularidad". En este sentido, el proyecto plantea una cubierta de espuma de aluminio, un material característico por su ligereza y su estética que se usa en otros centros como el Caixafórum de Sevilla. Desde la fundación plantean a la administración local que tenga en cuenta la excepcionalidad del proyecto para efectuar un cambio en la ficha del inmueble, una modificación que permitiría en última instancia llevar a cabo el proyecto cultural tal y como ha sido planteado por el despacho de arquitectos. Por el momento, la negativa de la comisión de Patrimonio deja la incógnita sobre la realización del mismo.

La renovación de la sede de la fundación se inspira en otros centros culturales, con un proyecto que busca de manera intencionada la convivencia entre tradición y modernidad. Entre el listado de inspiraciones se encuentra el proyecto de rehabilitación de la Torre de Huércal-Overa, renovada por la oficina Castillo Miras Arquitectos, o la ampliación realizada por Nieto Sobejano Arquitectos en el Museo Moritzburg, ubicado en la ciudad alemana de Halle, un centro expositivo que se levanta en un edificio histórico destruido en la Guerra Mundial.

Mientras se resuelve el proyecto, las alrededor de doscientas obras que dan forma a la colección de arte privada descansan repartidas por diferentes despachos y estudios de artista, lejos de los ojos del público, una colección que se compone de piezas de autores como Eusebio Sempere o Soledad Sevilla. Si bien la construcción de una sede propia es la principal y mayor de las ambiciones de la fundación, su actividad no está congelada ante este proceso. Cabe recordar que desde el año 2018 impulsa la Bienal de Pintura Juan José Castellano Comenge, dotada con 22.000 euros, convirtiéndose en uno de los certámenes artísticos con mayor dotación económica del país. Fueron Álex Marco y Toño Barreiro quienes resultaron vencedores en la última convocatoria con las obras 'Paisaje de Puerto Vallarta' y 'Flexia X', respectivamente. Sus obras se pudieron ver, precisamente, en las Atarazanas, un espacio dependiente del Ayuntamiento, a la espera de que la soñada sede les dote de un espacio expositivo propio.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email