Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

El PSPV acelera la aprobación del Estatuto para no cerrar la puerta al adelanto electoral

27/02/2019 - 

VALÈNCIA. El PSPV se resiste a enterrar la idea de adelantar las elecciones autonómicas. Este martes, el síndic de los socialistas en Les Corts, Manolo Mata, explicó en la rueda de prensa posterior a la Junta de Síndics que finalmente el pleno que se celebrará este mismo jueves incorporará un nuevo punto: la aprobación de la reforma del Estatuto valenciano que fue validado la semana pasada por el Senado y que adecúa las inversiones que realiza el Estado en la Comunitat Valenciana al peso poblacional de la autonomía. 

Un anuncio y maniobra que, a priori, podría parecer casual, pero que tiene cierto trasfondo. Para poder introducir este punto en el orden del día, decaerá otro: el de la supresión de obligatoriedad del segundo médico en los ‘bous al carrer’. Una iniciativa planteada por los propios socialistas la semana pasada (y que apoyaronPP y Ciudadanos), pero que en la junta de portavoces de esta semana decidieron ‘sacrificar’ y retirar para colar en su lugar la reforma del Estatut. 

Mata justificó el cambio en que todavía no se había recibido el criterio del Consell sobre la iniciativa de bous al carrer y, por tanto, no podía abordarse. Pero más tarde reveló que probablemente no lo llegarían a recibir porque la propuesta no supone gasto económico para la Generalitat. Un matiz final que ponía en entredicho que la retirada de ese punto se hiciera realmente por esta cuestión y no por insertar otro debate. 

Así, la selección del tema a introducir en el pleno no es casual. ¿Por qué los socialistas han acometido este cambio de última hora para quese debata ya la reforma de la Carta Magna? Por una mera cuestión de plazos que permitan al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, mantener viva la posibilidad de adelantar las elecciones autonómicas hasta el último minuto si así lo quisiera. 

Esto es, para poder adelantar las elecciones en la Comunitat Valenciana y que éstas se celebren a la vez que los comicios generales del 28 de abril, el president de la Generalitat tendría como fecha límite el 5 de marzo (próximo martes), ya que la Ley Electoral establece que la convocatoria de elecciones y disolución de una cámara debe realizarse a 54 días de la cita en las urnas. 

Con este escenario, si la reforma del Estatuto no se hubiese introducido en este pleno del día 28 de febrero, el debate sobre la modificación de la Carta Magna valenciana se hubiera tenido que dejar para la siguiente sesión parlamentaria que tendrá lugar el 6 y 7 de marzo, algo imposible si hay adelanto por la obligatoria disolución de Les Corts.   

Es decir, la probabilidad de adelantar las elecciones en la Comunidad Valenciana hubiera quedado completamente descartada porque se habría superado el margen temporal establecido por la ley. Y sin estar esta reforma del Estatuto aprobada, Puig no se podría plantear adelantar las elecciones y disolver la Cámara porque esta es una modificación histórica cuya tramitación se retrasó más de 40 veces en el Congreso de los Diputados y ha tardado en ver la luz más de siete años. Con estos mimbres, resultaba impensable que el jefe de Consell la hubiera desplazado a un cambio de calendario por razones simplemente electorales. 

De esta manera, con el debate produciéndose el próximo 28 de febrero, el botón nuclear del adelanto electoral también en la Comunitat se podrá apretar hasta el último día: el 5 de marzo. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email