GRUPO PLAZA

la opinión publicada

El virus que robó la Navidad

El problema no es ya un segundo confinamiento, sino si habremos aprendido algo, y no repitamos el error de pasar de medidas draconianas a una desescalada acelerada con el fin de salvar la temporada de ventas navideñas, celebrar las Fallas o cualquier otra ocurrencia

24/11/2020 - 

VALÈNCIA.-Segundas partes nunca fueron buenas. Por otro lado, el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Ambos aforismos están dolorosamente presentes en la actual segunda ola de la pandemia del coronavirus que estamos padeciendo en España. Allá por marzo, pasamos del pasotismo al estupor. La mayoría de la sociedad, y el Gobierno en primer plano, pasó de no hacer nada y mirar para otro lado a imponer un confinamiento muy estricto, que se alargó meses, y del que se presumía como «el más duro de Europa», como si eso fuera algo positivo. Pero antes de llegar ahí, y mientras estuvimos ahí, uno de los temas más recurrentes, al menos en València, era qué iba a ser de las Fallas. ¿Se cancelarían? Y, una vez se cancelaron... ¿cuándo se retomarían?, ¿en julio?, ¿en octubre?, ¿en 2021?

La desescalada que siguió al confinamiento estricto, y que ahora, retrospectivamente, es vista como uno de los principales errores en la gestión española de la pandemia, por precipitada y mal diseñada, también ofrecía un atractivo horizonte para el ciudadano: después del confinamiento y las horribles semanas que vivimos, plagadas de miedo, incertidumbre y cifras (de contagiados, hospitalizados y fallecidos) que no cesaban de subir y luego tardaron muchísimo en bajar, llegaría el verano. Y, con el verano, un merecido descanso. Un descanso que llegó, en el mejor de los casos, a medias, pues el virus en ningún momento dejó de estar presente.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

El año 2020 será recordado por todos aquellos que lo estamos viviendo, y no para bien. La resiliencia del virus, su capacidad para transmitirse y reactivarse al mínimo descuido, e incluso sin que medie descuido alguno —que sepamos, al menos—, su gravedad acumulativa (primero llega el incremento en las cifras de contagios, luego de hospitalizados, y finalmente de fallecidos), y sobre todo su enorme capacidad para condicionar casi todos los aspectos de nuestras vidas, obviamente, nos ha afectado en nuestra visión de las cosas. Y va a peor.

* Lea el artículo completo en el número de noviembre de la revista Plaza

Noticias relacionadas

DANIEL DUART
ya a la venta

Quico Catalán, presidente del Levante UD, portada de la revista Plaza

Por  - 

Una llamada inesperada convirtió a Quico Catalán en el presidente del Levante UD. Se puso así a la cabeza de un club en crisis, tanto en lo deportivo como en lo económico, que este año podría cumplir su sueño: quedar por delante del Valencia CF en la liga, mientras presume de estabilidad y unas finanzas saneadas. Además, en Plaza analizamos el Caso Divalterra, estudiamos la utilizada en las heces en la ciencia,  entrevistamos al gran Fernando Esteso... y mucho más

jorge crivillés

La conquista a nado de los océanos

Por  - 

Un gorro y unas gafas le han bastado para cruzar los distintos océanos del globo. Cuando atraviese el estrecho de Cook, se convertirá en el primer español que completa el desafío de los Siete Mares, que incluye además el canal del Norte, el de Molokai, el estrecho de Tsugaru, el canal de la Mancha, el de Santa Catalina y el estrecho de Gibraltar

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email