X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

cuadernos de campaña

El voto Uno y Trino

Foto: KIKE TABERNER
12/05/2019 - 

El final de unas elecciones es siempre el inicio de las siguientes. Las recientes elecciones generales han dejado un panorama político algo más claro que hace unos meses, pero en apenas unas semanas los perdedores y ganadores de las generales tendrán la oportunidad de oro de revertir sus derrotas -o incrementar sus ganancias- en las elecciones municipales, autonómicas y europeas. Además, dado el maratón de elecciones de estos últimos seis meses, este será el comienzo de una larga sequía electoral de casi cuatro años, una eternidad en política (piensen que hace cuatro años, ¡Rajoy aún era presidente con mayoría absoluta!). En vez de electoralismo, los partidos tendrán que hacer política, y las trincheras y posiciones que se ocupen ahora no se moverán en muchos años.

Para el Partido Socialista, el principal desafío es obvio: tiene que transformar su victoria en las urnas en una fórmula de gobierno, y aún no sabe cómo. Aunque las bases ya le gritaron a Sánchez “con Rivera no” en la noche electoral, los dirigentes del PSOE tienen buenas razones para preferir un pacto con Ciudadanos. Es mucho más cómodo un pacto con un solo socio que con tres o cuatro, Ciudadanos previsiblemente no querrá carteras ministeriales, si hay que ir a Bruselas a pedir favores es mejor hacerlo con un miembro de ALDE que con Pablo Iglesias del brazo, y con los resultados del 28A peligran muchos feudos socialistas que tal vez se puedan mantener con ayuda de Ciudadanos (atención aquí a las grandes ciudades, donde la suma PSOE+C’s puede tener mayoría y ser un factor de negociación). Y además este pacto desactivaría al principal rival por el voto del centro, y desarmaría toda la estrategia de las derechas de acusar a Sánchez de vender España a los independentistas. Por eso la estrategia socialista para esta segunda vuelta seguramente será crecer aún más por el centro (de forma que una bajada de Ciudadanos haga recapacitar Rivera), pero sin cerrarse la opción de un pacto de izquierdas.

El mayor perdedor de las elecciones generales sin duda ha sido el Partido Popular. Ha perdido la mitad de escaños con respecto a 2015-2016… y esas elecciones ya trajeron una pérdida de un tercio de lo logrado en 2011. Y por si fuera poco, ahora no solo pierde votos por el centro, sino también por la derecha. Los pánicos, ya sean en bolsa o en política, se retroalimentan y hunden marcas. Si el PP quiere evitar la debacle, tiene que lograr al menos dos objetivos en las siguientes elecciones: seguir siendo el segundo partido más votado, y mantener poder territorial y local. Eso garantiza presencia en los medios y relevancia. Para ello, Casado ha hecho un relativo giro al centro, exponiendo su flanco derecho a VOX, pero apostando por recuperarle terreno a Ciudadanos, la amenaza directa ahora mismo. La extrema derecha, desvelada al fin la incógnita de su verdadero tamaño (bastante inferior a lo estimado), tarde o temprano tendrá que someterse al implacable dictado de la ley electoral y del voto útil. Casado solo tiene que asegurarse de que el día que vuelvan al redil, ese voto útil siga siendo el PP.

Ciudadanos aparentemente ha pegado un gran salto adelante, pero ha sido gracias a una apuesta arriesgada que ahora puede volverse en su contra. La apuesta consistió en ponerle un cordón sanitario al PSOE y comprometerse a no apoyarle, y pretendía hacer el partido más atractivo para aquellos ex-votantes del PP hartos de la corrupción de los azules pero que no por ello querían apoyar a un gobierno socialista. Pero al mismo tiempo, esta estrategia ha incomodado a muchos de sus votantes más centristas: gente que vota a Ciudadanos porque cree que España necesita un partido de centro, llamado a superar la maldición de las “dos Españas”, y capaz de pactar con los dos “grandes” para que estos no necesiten ceder ante los nacionalistas. Para estos votantes, el cordón sanitario –que fuerza al PSOE a depender de los nacionalistas si quiere gobernar- es una caída de lleno en los peores vicios de la política de bloques. Una caída que además no ocurre por mor de unos ideales o por perseguir lo mejor para España –de hecho, y según la narrativa de Ciudadanos, ¡es malo para España!-, sino por motivos más bien espurios: Ciudadanos ve al PP a tiro de piedra y cree poder convertirse en un “grande” si le alcanza. Partido grande, ande o no ande. Pero el sorpasso que anunciaban algunas encuestas para las Generales no se ha producido, y pese a toda su retórica Ciudadanos sigue siendo el tercer partido.

Foto: MARGA FERRER

Por eso, para los de Rivera el 26M es una segunda vuelta para ver si logran el ansiado segundo puesto en al menos alguna de las dos elecciones de alcance nacional, las europeas o las municipales. Con sacar un solo voto más que el PP, podrán presentarse como líderes de la oposición, negarse a un pacto envenenado y aspirar al gobierno en cuatro años. En cierto sentido, Albert Rivera está donde estaba Pablo Iglesias en 2015. Le conviene no olvidar lo que le hizo la excesiva ambición, y que cuatro años sin elecciones (salvando las de Galicia y País Vasco, donde Ciudadanos carece de presencia, y Cataluña, donde seguramente deje de ser el más votado) pueden ser muy largos.

En Unidas Podemos, la fuerte bajada electoral ya estaba descontada, y eso hace que los 42 escaños sepan a mucho. Y sabrán a mucho más si logran hacerse valer para formar gobierno. Si nos esperan cuatro años de hacer política sin electoralismo, el mejor sitio para pasarlos es en un ministerio con burofax directo al BOE. Pero eso depende de un PSOE cuyos dirigentes miran a un lado y las bases al otro. Pablo Iglesias, al menos, ha aprendido algo de su experiencia en 2015, ha dado una imagen bastante más ministrable en los debates, y se ha limitado a hablar de “gobiernos de coalición” en vez del esperpento de dar ruedas de prensa con medio gobierno nombrado antes de negociar siquiera con Sánchez. Su segunda vuelta pasa por mejorar con respecto al PSOE, animando a votantes socialistas a votar en función del pacto que prefieren. Además, puede recuperar a mucho elector morado que optó por el voto útil para parar a las derechas.

Finalmente, la gran incógnita de las elecciones, el partido de extrema derecha VOX, ha quedado bastante por debajo de lo esperado, tras las expectativas creadas. Un chasco que han intentado excusar con el voto útil (y con bulos sobre un supuesto pucherazo que han recorrido las redes sociales). Pero ellos también tienen una oportunidad de mejorar los resultados, particularmente en las europeas, ya que para las municipales aún les faltará un tejido local que llegue a todos los municipios, aunque lo intentarán compensar haciendo el doble de ruido en las grandes ciudades. Como los votantes no sabemos muy bien para qué sirven ni lo que aportan estas elecciones, son ideales para indicar preferencias y aplicar correctivos políticos sin riesgo alguno. ¡Que se lo digan a Podemos! La gran apuesta de VOX para esta segunda vuelta está en ser el único partido de derechas que crezca. Factible, si Ciudadanos pierde voto en favor del PSOE y VOX arranca algunos votos más al PP. Llegando con ello a su techo electoral… pero la impresión es la que queda, y lo hará para los próximos cuatro años.

Que puede haber movimiento de unas elecciones a otras lo hemos visto precisamente en la Comunidad Valenciana. Los resultados han sido muy similares en ambas elecciones (izquierdas: 1,30 millones frente a 1,29; derechas: 1,30 millones frente a 1,25), pero con grandes variaciones dentro de cada bloque, particularmente entre las izquierdas. El voto es Uno porque permanece en el bloque, fruto de unas elecciones muy polarizadas, pero Trino dentro de él.

Carlos Jenal es analista político

Noticias relacionadas

Foto: EVA MÁÑEZ
‘XEITO I ESPENTA’ DESDE MADRID

Verano de jarrones chinos y segundas vueltas

Mucho me temo que hasta septiembre no habrá gobierno ni nacional, ni en algunos casos autonómicos,-por ejemplo Madrid-. Pero mientras tanto, tendremos en pleno apogeo a los jarrones chinos habituales transmitiendo todo tipo de mensajes con las meninges derretidas por los calores estivales

Foto: KIKE TABERNER
el tintero

La política es poder

Esa frase o muy similar recuerdo del breve y fortuito encuentro que tuve con el actual vicepresidente segundo del Consell y líder de Podemos, Rubén Martínez Dalmau. Y ha cumplido fielmente con su palabra y ha reclamado y logrado ese poder que anhelaba, una vicepresidencia y una conselleria para sus socios

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email