X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

opinión

Elecciones europeas, ¿prueba de fuego o llamada de atención?

Los europeos están llamados a las urnas este domingo 26 de mayo en pleno auge de los populismos -y 'antieuropeístas- en el Viejo Continente

22/05/2019 - 

MADRID. Cada cinco años, la Unión Europea (UE) pone a prueba su clima político con una votación continental en el Parlamento Europeo, la única institución elegida directamente por el bloque. Las elecciones de este año, del 23 al 26 de mayo, se siguen de cerca. Una minoría cada vez mayor de los 370 millones de votantes de la región parece lo suficientemente desilusionada como para votar por partidos que quieren derrocar a la unión política y económica de 62 años de Europa. Como en otras partes del mundo, la opinión política se polariza. Si bien el apoyo a la Unión Europea, el mayor bloque comercial del mundo, se encuentra en un nivel que no había estado tan igualado desde 1983 según el Eurobarómetro, el futuro de la UE rara vez ha estado tan en duda. La mayoría de los ciudadanos de la UE dicen ahora que es "muy probable" o "bastante probable" que el bloque se desmorone en dos décadas.

Hay signos de populismo en toda Europa. Alemania, Francia, Italia, Polonia (y el Reino Unido, asediado por Brexit) pueden elegir este mes a más antieuropeos para el Parlamento Europeo provocados, posiblemente, por una mezcla de temores sobre la inmigración, la austeridad, el estancamiento de los salarios y el empleo precario. Pero incluso este extremo del espectro está dividido entre los que están en contra de la existencia o expansión de la UE y los que quieren que ésta ofrezca más proteccionismo de alguna forma. La llegada generalizada del populismo (en particular) de derecha, y lo que el primer ministro húngaro Viktor Orbán llama "democracia antiliberal", está empezando a estimular una forma temprana de conciencia política proeuropea de lo que está en juego.

Las proyecciones para la votación de este mes son para un Parlamento Europeo de ocho grupos equilibrados en tres sentidos. Un bloque está formado por socialistas y eurodiputados verdes, un segundo bloque está formado por el Partido Popular Europeo (una alianza informal de conservadores sociales que puede ver su dominio de 20 años en un deslizamiento del Parlamento Europeo) y, por último, los partidos antieuropeos. Tres quintas partes del electorado de la UE considera que la política populista es una preocupación, según el Eurobarómetro. Sin embargo, incluso cuando los partidos tradicionales están perdiendo terreno frente a los populistas, las elecciones no han centrado suficientemente su determinación de coordinarse. Los nacionalistas, irónicamente, mientras están ocupados buscando formar conexiones internacionales, difícilmente forman un frente unido e incluyen elementos tanto de izquierda como de derecha con pocas perspectivas de coordinación ni de ponerse de acuerdo en nada más allá de su escepticismo europeo.


Aunque hay mucho debate sobre lo que esto significará, la Unión Europea ha superado retos importantes en los últimos años, y es poco probable que el resultado altere el statu quo de forma dramática. En comparación con la composición actual del Parlamento Europeo, lo más probable es que veamos una asamblea un poco más derechista y menos pro-europea.

Las elecciones de abril en España fueron observadas por si ofrecían una muestra de lo que vendrá. Aunque mucha atención rodeó la llegada de la extrema derecha al Congreso, el resultado fue que el PSOE aumentó su participación en la votación. El primer ministro en funciones del PSOE, Pedro Sánchez, aunque todavía no ha obtenido la mayoría absoluta, se encuentra ahora en una larga fase de negociación con las izquierdistas Unidas Podemos. Eso les dejaría potencialmente dependientes de los separatistas catalanes para formar una coalición.

La amenaza italiana

Por su parte, el viceprimer ministro italiano, Matteo Salvini, subrayó la semana pasada que su Gobierno está dispuesto a romper el compromiso del país de limitar su déficit al 3% del PIB y aumentar la relación deuda/PIB al 140% (frente al 132% actual). Los comentarios de Salvini subrayaron la discordia entre la coalición gobernante italiana y, en respuesta, el diferencial entre los rendimientos de los bonos alemanes e italianos a 10 años se amplió al máximo en tres meses la semana pasada.

Los 751 escaños del Parlamento Europeo incluyen 46 para el Reino Unido. Hasta que el Reino Unido abandone la UE, estos diputados británicos estarán en Bruselas y Estrasburgo cobrando un sueldo de la UE. Mientras tanto, el Partido Brexit, creado este año y comprometido a apoyar una salida sin condiciones de la UE, puede registrar el 32% de los votos británicos según las encuestas. Una vez que el Reino Unido se retire, estos escaños se asignarán a países que están subrepresentados, entre ellos Francia, España, Italia y los Países Bajos.


El problema es que el Parlamento del Reino Unido no puede ponerse de acuerdo sobre un modelo para la relación del país con la UE después de la adhesión. La consecuencia, como parece probable en las elecciones al Parlamento Europeo en el Reino Unido, es que los partidos con una posición clara a favor o en contra de la UE se beneficiarán, castigando al Gobierno británico y al Partido Laborista, de la opción más extrema de dejarlo todo a toda costa. A pesar de su caos, el Brexit ha dado al menos al resto de la UE un ejemplo vivo de las dificultades de la partida. Como señaló la canciller alemana Angela Merkel en una entrevista con el Süddeutsche Zeitung la semana pasada, si el Reino Unido quiere dejar la UE "tiene que haber una mayoría parlamentaria en Londres a favor, y no sólo en contra, de algo". En lo que probablemente será un Parlamento Europeo más displicente después de las elecciones de este mes, puede que esto no sea un mal lema para que la clase política europea lo recuerde en los próximos cinco años.

En todos los niveles de la UE se está desarrollando una versión del debate sobre la 'reforma o el despiece'. La necesidad de reformar la UE sólo se ha visto reforzada por el populismo en sus diversas formas. El autoproclamado portavoz de los reformistas es, sin duda, el presidente francés Emmanuel Macron, cuyos propios problemas internos con los manifestantes de los "gilets jaunes" durante los últimos seis meses han atenuado sus llamamientos a favor de un "nuevo acuerdo" europeo para abordar los desafíos socioeconómicos a los que se enfrenta el continente.

Proyecto político

Alemania se encuentra en una fase de transición cuando la Canciller alemana Angela Merkel ceda el testigo a su sucesora Annegret Kramp-Karrenbauer. Esa transición puede estar en proceso de acelerarse, ya que AKK, como se la conoce, según se informa, llamó la semana pasada a Merkel para que se retirara antes de que finalizara su mandato en septiembre de 2021. "Nos enfrentamos a corrientes... que quieren destruir la Europa de nuestros valores, y debemos hacer frente a ello con decisión", dijo Merkel a los periodistas el 18 de mayo tras unas grabaciones que parecían mostrar que el líder del Partido Liberal de derecha austríaco y el vicecanciller Heinz-Christian Strache prometían contratos públicos a cambio de la ayuda de un falso patrocinador ruso. 

El proyecto político europeo sólo puede sobrevivir y prosperar a largo plazo si los líderes actuales son capaces de articular una visión coherente y común de los problemas a los que se enfrenta Europa, que van desde la seguridad hasta el cambio climático, la migración o la prosperidad económica. Esta visión que fundó las instituciones de la UE hace más de seis décadas corre el riesgo de ser castigada por los votantes.

Stéphane Monier es director de Inversiones de Lombard Odier

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email