GRUPO PLAZA

El gran reto del azulejo: empieza a trasladar al producto el aumento de costes que padece

8/09/2021 - 

CASTELLÓ. Que el sector azulejero castellonense vive, en general, un proceso de auge y expansión no escapa a nadie. Grandes grupos lideran, desde la provincia, el sector en Europa y en el mundo; y las ventas, sobre todo en el extranjero, crecen desbocadas. Y lo mejor de todo ello es que las empresas manejan previsiones de que este crecimiento continuará al menos durante dos o tres años... si no hay sobresaltos inesperados. 

De hecho, el último ha venido muy bien a la industria castellonense: la pandemia ha puesto de relieve las cualidades higiénicas de los pavimentos y revestimientos cerámicos. Esto, por ejemplo, hace prever que los ejercicios venideros serán todavía mejores en mercados como el americano, donde la moqueta era hasta ahora el recubrimiento preferido -y donde además España es el exportador que más se beneficia del bloqueo al producto chino por la cláusula antidumping-.

"No hay más remedio"

En estas circunstancias, con perspectivas optimistas sobre todo para los grandes actores castellonenses, al sector se le presenta ahora un reto que pocas veces ha afrontado: trasladar este auge a la cuenta de resultados vía incremento de precio. Pero es que esto, además, se ha convertido en una necesidad. "No hay más remedio", reconocen a Plaza Cerámica fuentes del sector debido al inusitado incremento de costes que está experimentando el azulejo. 


Principalmente lastrado por el aumento de los costes del gas -que prácticamente ha quintuplicado su precio en un año-, pero también de la electricidad, así como de las materias primas y de materiales complementarios como los pallets o de los fletes marítimos, que tampoco tienen freno; en el sector asumen que todo esto "va a tener reflejo en las cuentas de resultados de este año". 

Entre un 3 y un 10%

De ahí que resulte imprescindible tratar de devolver la actividad a unos márgenes de rentabilidad. "De lo contrario venderemos más, pero no ganaremos dinero", indica el responsables de una de las grandes compañías del sector. Así, las notificaciones de los nuevos precios por parte de las compañías ya se están convirtiendo en habituales. 

De momento, la horquilla se mueve entre el 3 y el 10%. Así por ejemplo, Baldocer ya ha confirmado un incremento del 8%, mientras en Rocersa el aumento es del 5%. Asimismo, en grupo STN están barajando aplicar entre un 3 y un 4%, aunque han pospuesto la decisión a final de año. 


En otras compañías, como el gigante Pamesa, han comenzado a cobrar nueve euros por pallet, lo que, en función del peso de cada uno, puede rondar un 2 o un 3% de incremento. Pero en empresas asociadas al grupo reconocen que no van a poder evitar el aumento. 

Y esto no es malo. De hecho, siempre se le ha achacado al azulejo español que no era capaz de trasladar el esfuerzo y la inversión que cada año plasma en innovación a los precios, mientras sus competidores italianos tienen márgenes mucho más amplios. Aunque estos se han estrechado en los últimos años, en una industria que ha tomado por fin el toro por los cuernos y se ha convertido en un líder mundial, y a las puertas de Cersaie como el mejor escaparate para demostrarlo, la cerámica castellonense está dando pasos decisivos para seguir creciendo en el futuro. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email